Perfiles / Perfiles

Un centenario de logros

A 100 años de distancia, Carlos confía en su hijo, Juan Carlos Álvarez del Castillo Barragán, para compartir este gran trabajo.

Un centenario de logros

05.10.2017

El Informador

Un centenario de logros

 

TEXTO: ARACELY AGUILERA

FOTOS: JORGE SOLTERO Y ANDRÉS NÚÑEZ

 

Don Jesús Álvarez del Castillo confió en su hijo, don Jorge para continuar con el proyecto de El Informador, quien a su vez eligió a Carlos Álvarez del Castillo Gregory, el hijo menor, para seguir con esta tradición familiar. A 100 años de distancia, Carlos confía en su hijo, Juan Carlos Álvarez del Castillo Barragán, para compartir este gran trabajo.

 

Las 10 de Carlos Álvarez del Castillo

 

1. Inicios

Qué valiente fue don Jesús porque la ciudad estaba convulsionada y no había manera de informarle. No había radio, no había tele, se decían unos a otros lo que pasaba en una comunidad de 80 mil tapatíos. El periódico se vuelve atractivo al contener la nota internacional, pues Europa estaba en guerra.

México vivía la Revolución y en ese México, la comunidad francesa radicada en Guadalajara, generalmente comerciantes, proponen a don Jesús Álvarez del Castillo crear un periódico que informara tanto de la guerra europea como de la Revolución Mexicana; así don Jesús define valientemente el inicio de El Informador.

 

2. Padre y abuelo

“Yo soy el hijo menor, del menor de los hijos de don Jesús, a mí cronológicamente me tocó ver a mi abuelo solo seis años y era una figura monumental en todo el sentido de la palabra. Era grande. Un señor. Yo trabajo y me desarrollo con mi papá, don Jorge, un hombre administrado, muy avezado, práctico, valiente, pues si bien no le tocó la Revolución Mexicana sí vivió la revolución tecnológica. A mi padre le toca crear la primera redacción local, dándole importancia a las notas de la ciudad, labor que don Jesús inicia pero don Jorge culmina al formar la sección local”.

 

3. Periodismo

“Yo soy lector, periodista jamás. A mí me toca organizar el negocio, yo necesito que haya papel, tinta y dinero para las nóminas. ¿Qué tiene que ver eso con periodismo? Nada. De eso sí no puedo ni hablar. Como lector sí, hay los periodistas que me gustan como escriben y hay los que no me gusta cómo escriben. Yo soy el gran lector del periódico y jamás lo leo antes. Lo leo a la misma hora que todos nuestros clientes, de tal manera que sean justas mis opiniones y apreciaciones”.

 

4. Tecnología

“Toda se usa, todo sirve, El Informador está abierto a la tecnología, desde que la tecnología tuvo ese nombre. La primera computadora de 66 MB que hubo en Guadalajara, llegó a El Informador. Ahí cabía todo el periódico, no había gráficos, ni ilustraciones, ni fotografías. Era ordenar las letritas para que saliera de la manera más eficiente. Nuestra primera computadora fue una IBM 1130 que representó la revolución tecnológica en su tiempo. Después nos fuimos a una computadora especializada en periódicos de la marca Harris”. 

 

5. Familia

“Muy afortunado de haber tenido un papá que confió en mí para disfrutar del trabajo que su papá le confió. Yo, igualmente afortunado de tener un hijo que el que confío y que disfruta su trabajo en mi compañía. Espero esto sea una constante, que siempre haya un hijo de nosotros que le guste hacer lo que hacemos. Yo nunca pensé que iba a dirigir un periódico, tengo un hermano nueve años mayor y yo nunca creí que me tocara ni trabajar en el periódico. El día que lo conocí me encantó pero no estaba en mis planes. Yo andaba con ideas más tirando a animales, agricultura, sobre todo borregos, Australia y me quedé en Independencia #300 y 33 años de corbata, que me la quité hace 12”.

 

6. Caballos

“El animal más hermoso sobre la tierra”.

 

7. Inspiración

“Mi hobbie está aquí, con ustedes. Mi hobbie es el periódico, es la verdad. Disfruto mucho de la conversación acompañado de un Herradura Reposado. Dormir poco y vivir mucho”.

 

8. Arte

“Nací sin gracias. No sé cantar, no sé bailar, no sé pintar, no sé declamar, soy del universo de los “sin gracias”. Admiro lo que los demás sí hacen y hacen bien. Soy admirador del arte. A mí me ha tocado la enorme fortuna de que artistas locales y algunos internacionales les gusta mi manera de apreciar mi colección de caballos”.

 

9. Guadalajara

“Todo para mí. Gracias Guadalajara. Todo se lo debo a ella y a sus habitantes, por supuesto”.

 

10. Retos

“Envejecer con dignidad. Desarrollar los talentos de mis nietos. Ver a mis hijos madurar. Nada más”. 

 

DETRÁS DEL EMPRESARIO

 

Libro de cabecera: El Principito.

Qué no falta en tu baño: Head & Shoulders y jabón lirio.

Café o té: Té de manzanilla.

Ritual de la mañana: Dar gracias a Dios por haber amanecido y cumplir lo que me comprometo en el día.

Superstición: Muchas, pero sobre todo la sal, no recibo la sal nunca.

Mascota: Perro.

Bebida: Herradura Reposado.

Dulce favorito: Chocolate Carlos V.

Frío o calor: Tibio.

Blanco o negro: Gris.

Olor: Rosa.

Tinta: Azul.

Tipo de papel: Imprenta o revolución.

Dicho: El que persevera, alcanza.

Viaje: Guadalajara.

Recuerdo: El amor de los padres.

Red social: Instagram.

Platillo: Albóndigas.

Miedo: Mucho.

Mentira más grande: Son tantas que no recuerdo.

Tu encabezado sería: Disfruta la vida, se acaba.

 

 

 

Juan Carlos Álvarez del Castillo Barragán

El siglo que viene

 

¿Qué significa para ti ser la cuarta generación que toma las riendas de El Informador?

“Es un orgullo ser parte de este gran equipo. Creo que la cuarta generación somos todos los que trabajamos en El Informador y creo que no hay mejor equipo para el siguiente siglo”. 
 

Has pasado por muchos puestos en el periódico y conoces casi todos, platícanos un poco sobre esto:

“Como bien dices, he estado en varias áreas; aviso de ocasión, sistemas, diseño, diagramación. Pero independientemente de eso, me la vivo rondando por el periódico. Me encanta salirme de mi oficina e ir a platicar con la gente, aprender de sus actividades, ver en qué puedo apoyar. He hecho grandes amistades con muchas personas”.  
 

¿Cómo has tomado esta responsabilidad junto a la experiencia de tu papá?

“Es un placer trabajar junto a mi papá todos los días. Con una actividad y una fuerza que me hace sentir que tiene hasta más empuje que el gran equipo de jóvenes que se ha formado. Es un gusto levantarme a trabajar diario”. 
 

¿Qué has aprendido de él?

“Que nos debemos a la ciudad y los intereses de ella van antes que nada. Que nos debemos a nuestros anunciantes y a nuestros lectores; el trabajo nunca se acaba”. 
 

A tus 26 años y dirigiendo la parte comercial, ¿qué viene para El Informador después del  centenario?

“El siguiente día sacar el periódico. Viene una actualización constante, pero eso se ha hecho desde hace 100 años, lo que sigue es permanecer como el periódico de la ciudad, el líder, el referente. Que nuestros lectores reciban la información confiable y veraz en la plataforma de su preferencia, ya sea en un celular, una tableta o computadora o en de la forma más tradicional y rica; un periódico bajo la puerta de su casa”. 

  

¿Te sientes más empresario o periodista? 

“Empresario sin duda, las letras las dejamos a un gran equipo editorial que trabaja día a día para tener un gran Informador”. 
 

Sabemos que una de tus pasiones, además del periódico, son los caballos, cuéntanos de las competencias, ¿sigues practicando este deporte?

“Los sigo practicando, es mi deporte y es lo que me hace distraerme. Me encanta y mientras se pueda seguiré. He estado participando en competencias nacionales e internacionales, en julio de 2017 participé en un Festival Centroamericano representando a México en equipo y quedamos medalla de plata”. 
 

¿Cuál es tu hobbie?

“El amor en general por los animales, tengo dos perros y un lemur. Me encanta viajar, aunque lo hago poco, trato de salir el fin de semana a relajarme o divertirme a donde se pueda”. 
 

Este año será para ti importante, no solo por los 100 años de El Informador sino también en el terreno personal, ¿cuéntanos sobre eso?

“Es un año de muchas emociones, tengo la dicha de casarme en diciembre con la mujer más hermosa del mundo, Denisse de Alba”.  

¿Cómo te ves en 10 años y cómo ves tu participación dentro de El Informador?

“En 10 años me veo consolidado y maduro tanto en mi vida personal como dentro de la empresa. Veo hoy un grupo de jóvenes que nos estamos afinando para hacer el mejor equipo. Y con ellos veo en 10 años un Informador más fuerte que nunca, adaptándose a los cambios pero siempre con algunas características: 1. Manteniendo la confianza de anunciantes y lectores; 2. Seguir como medio líder y como medio de la ciudad; 3. Positivo, constructivo y orientador”.
 

NUMERALIA 

100 AÑOS DE EL INFORMADOR

20 AÑOS GENTE BIEN

4 AÑOS CÍRCULO INFORMADOR 

25,000 SUSCRIPTORES

46,000 EJEMPLARES DIARIOS 

600 EMPLEADOS EN EL GRUPO

 

+ DE JUAN CARLOS  

1. Drink: 7 Leguas blanco con agua mineral.

2. Mascota: Chimi (perro) y Tuba (lemur).

3. Marca: Apple.

4. Virtud: Honesto.

5. Mentira más grande: Última vez que...

6. Libro: L’Année Hippique.   

7. Recuerdo: Mi primer concurso de salto (me caí).

8. Lo que más odias: Falsedades.
9. Frase: Ánimo.

10. El mejor amigo: Jos Álvarez.

11. Viaje: CHIO Aachen, Alemania.

12. Color: Naranja.

13. App: UberEats.

14. Pecado de tu vida: Gula.

15. Fantasía: Un crucero con un concurso de caballos.

16. Ciudad: Buenos Aires.

17. Coche: Golf GTI. 

18. Mejor regalo: Una corbata y mancuernillas.

19. Fobia: Agradezco no tenerlas.

20. Platillo: Pollo con yogurt (Receta familiar, no se asusten está buenísimo). 

21. Defecto: Ansioso.

22. Película: Top Gun.

23. Hobbie: Golf.

24. Pasión: Salto a caballo.

25. Canción en la regadera: By the way de Red Hot Chili Peppers.

26. Admiración: Mis papás.

27. Fruta: Tuna.

28. Miedos: El miedo es horrible, no quiero tenerlo en mí.

29. Perfume: 212 VIP. 

30. Amor platónico: Blake Lively.