Perfiles / Perfiles

Mariana Zaragoza: Modelo a seguir

Por: Álvaro Valadez

Mariana Zaragoza: Modelo a seguir

15.02.2018

FOTOS: JESÚS VILLANUEVA VARELA

Todos tenemos una historia que contar, relatos tan diversos y experiencias que se acumulan y conforman los pasajes personales de nuestra existencia. Hay historias que son extraordinarias y destacan de entre las demás, generalmente las personas excepcionales son quienes tienen -y crean- historias fuera de la norma.

Quienes nos dedicamos a la moda sabemos que es un trabajo que se vive y se hace los 365 días del año. Como afirmara alguna vez la emblemática estilista Grace Coddington (ex directora creativa de Vogue USA), “Siempre mantén los ojos abiertos. Sigue mirando. Porque todo lo que ves puede inspirarte”. Así, nuestra búsqueda de inspiración nunca termina, tomándonos por sorpresa en los lugares y momentos más inesperados.

En lo personal, mi  mayor fuente de inspiración a lo largo de mi carrera han sido las personas; mujeres y hombres que por una u otra razón brillan y se distinguen de los demás. Ya sea por su físico, su personalidad, su manera de escribir, de pensar, de hablar, de vestir, de crear… La individualidad siempre me ha resultado fascinante.

Recuerdo muy bien que en octubre del 2014 el joven diseñador de moda Omar Ruíz (entonces mi alumno en Centro de Diseño de Modas), lanzó su primera colección poco después de su triunfo en el concurso de ELLE México Diseña. Su campaña era protagonizada por una joven que inmediatamente captó mi atención por su exótica belleza. Rubia, frágilmente delgada, piel perfecta y unos grandes ojos azules. Rápidamente contacté a Omar para saber quién era la modelo. Tenía en puerta un proyecto editorial para Cream Magazine y ella TENÍA que ser la protagonista. Su nombre era Mariana Zaragoza, una “niña” de 14 años que acababa de ser descubierta por Diego Rentería de la agencia local Capital Models.

Al poco tiempo, realizamos la producción de fotos en donde conocí a Mariana y si no me equivoco fue de las primeras editoriales impresas de su carrera. Recuerdo muy bien que llegó con su mamá (quien hasta la fecha la acompaña a todos sus viajes), ambas siempre muy educadas y con la mejor disposición de aprender acerca del todavía nuevo “universo de la moda”.

Aún con su inexperiencia frente a las cámaras, trabajar con Mariana fue todo un placer. Desde entonces y hasta la fecha, su físico y personalidad enamoran a quienes trabajan con ella. Un diamante en bruto cuyo brillo estaba destinado a iluminar al mundo. Un par de meses después, se publicaron las fotos y recuerdo que al instante recibí mensajes de importantes agentes de modelos de México para contactar a Mariana o su agencia en Guadalajara.

A los días, Paragon (su agencia actual en la Ciudad de México) la anunciaba como su New Face. Vendrían desfiles para Carolina Herrera en México, Fashion Weeks nacionales y varios meses de trabajos que la prepararían para su gran debut internacional de la mano de Proenza Schouler en New York Fashion Week en septiembre del 2016. A partir de entonces su carrera se dispararía a la velocidad de la luz, logrando en menos de un año cerrar el desfile de Prada en Milán, caminar para Chanel o ser portada de revistas como L´Officiel Rusia, ELLE y Vogue México.

Hoy, a punto de cumplir la mayoría de edad, Mariana Zaragoza no sólo es la modelo mexicana más exitosa en las últimas décadas; sino una de las principales figuras nacionales que nos representa en el extranjero. Cada triunfo de Mariana nos llena de orgullo y de satisfacción. Lejos de la aparente frivolidad del modelaje, Mariana es una joven cuyo arduo trabajo y disciplina la han llevado a alcanzar metas que seguramente han superado sus más grandes sueños.

Una tapatía que independientemente de su éxito profesional, su verdadero valor radica en su sencillez, su don de gente y su profesionalismo. Una joven que se ha forjado a sí misma y que nos demuestra que las historias de éxito no son casualidad. Que los sueños siempre nos deben encontrar trabajando y sobre todo, que una vida extraordinaria le pertenece a un gran ser humano ¡Que sigan los éxitos Mariana!