Perfiles / Perfiles

Jimena Longoria

¡Vales un hueval!

Jimena Longoria

03.04.2019

TEXTO: LIZ MORENO

FOTOS: ANDRÉS NUÑEZ

 

Divertida, alegre, carismática y muy fuerte, Jimena Longoria es una influencer originaria de Monterrey que utiliza su visibilización en Instagram para divertir a sus miles de seguidores, pero también para demostrarles que se puede ser feliz a pesar de las circunstancias.

 

 

Jimena estuvo en Guadalajara el pasado 2 de febrero, presentando su conferencia Vales un hueval en el Teatro Galerías y tuvimos la oportunidad de conversar con ella sobre su vida, sus experiencias y las redes sociales.

 

 

¿Cómo nace la idea de Jimena Longoria?

“Siendo yo. Yo soy así todos los días en mi casa, cuando estoy con mis amigas, pero me empecé a grabar. Comencé a fluir y las cosas funcionaron cuando me dejó de importar si me veía bien o mal, si me maquillaba o no, si hacía o no hacía, entonces vieron que era transparente, a ver que soy yo, y eso la gente lo siente”.

 

 

¿Hay alguna diferencia entre lo que muestras en redes sociales y tu vida fuera de los videos?

“Claro, en redes sociales yo siempre trato de ser positiva, creo que nadie se mete a redes sociales para buscar algo negativo o para ponerse triste, por eso me gusta hacer conferencias, porque ese es el otro 50 por ciento de Jimena, la que tuvo un pasado, la que lloró, la que tiene un lado oscuro que vale la pena contarlo porque la gente piensa que tengo una vida muy feliz y creo que es imposible estar feliz todo el día, entonces las conferencias están enfocadas en eso, en que “vales un hueval”, pero siendo tú, y que tienes días buenos y días malos”.

 

 

¿Qué es lo que te inspira para dar conferencias, mostrarte en redes y ser una figura que las personas quieren seguir?

“Mis seguidoras. Soy muy cercana a ellas, sí las leo, trato de contestar, leer sus historias y decir “yo pasé por esto y ellas no lo saben” o “a mí me bullean y ellas no lo saben”, entonces si ellas se identifican tanto al saber que yo también he estado como ellas, entonces verán que también pueden sonreír, y reír. Y me siguen muchas niñas chiquitas, entonces es padre poder influir en una manera positiva”.

 

 

¿Sientes responsabilidad al saber que niñas te siguen?

“Mucha, pero no siento un peso. Hay niñas que a lo mejor les cambio un día, entonces trato de ser positiva”.

 

 

¿Y cómo ha cambiado tu vida desde que empezaste a ser reconocida en redes sociales?

“Pues me saludan, como soy muy extrovertida en redes, la gente me saluda en la calle, me gritan, me bailan, entonces si un día yo estoy de mal humor en la calle, pues esto me demuestra que tengo que echarle ganas”.

 

 

¿Te han pasado cosas raras con tus seguidores?

“No, creo que a veces la emoción les puede ganar tantito, pero nunca me ha tocado algo raro”.

 

 

¿Qué piensa el Moffin de todo este movimiento mediático?

“La verdad me apoya mucho, pero él nunca creyó que también lo iban a empezar a seguir”.

 

 

Y tu familia también se involucra, ¿no?

“Claro, hoy por hoy ya me dicen “¿hoy no me vas a grabar?”, o sea, ya se arreglan nada más para salir”.

 

 

¿Qué temas tratas en tus conferencias?

“Lo de hoy en día, todo lo que leo de mis seguidores, el bullying, el no comer, estar gorda, cosas con las que yo me he identificado y ellos no saben que yo también pasé por lo mismo. Creen que yo estoy muy contenta todo el tiempo, y el demostrarles que yo pasé por lo mismo y lo superé, les da una motivación de vida, y como dice la mamá de una de mis seguidoras, me hacen más caso a mí, es por eso que se me hace padre poder influenciar en la gente de manera positiva”.

 

 

¿Fue difícil tu adolescencia?

“Sí, yo nunca creí que me pararía en un escenario para platicarlo, hasta decía: “El día que me case le voy a ocultar todo a mi esposo y nunca sabrá nada”. Porque siempre te da pena decir que algo te pasó, que la estás pasando mal o que estás triste. Creo que cuando lo asimilas y lo aceptas, avanzas”.

 

 

¿Cómo fue tu proceso de aceptación?

“Muy lento y complicado, por eso me atreví a hacer conferencias, porque ahí les cuento a detalle lo que yo viví. Es una experiencia personal que, gracias a Dios, sí les ha servido a muchas”.

 

 

¿Cuál dirías que es tu filosofía de vida?

“Vales un hueval. Ser tú en todo, creo que cometí varios errores en mi vida tratando de ser una persona que no era y no me llevó a nada. Hay que aceptarse como eres”.

 

 

¿Cómo te ves en cinco años?

“Con mini moffins corriendo en medio de la conferencia. Poder escribir un libro y compartir mi mensaje, seguir en redes y compartir mi vida, no sé, pero con mi familia”.

 

+ de Jimena

 

Broma favorita: Asustar a la gente.

Color: Amarillo.

Mejor regalo: Sonrisas.

Virtud: Hacer reír.

Recuerdo: Mi pasado.

Mejor amigo: Mi esposo.

Admiración: A todos los que están en redes, porque es muy difícil.

Viaje: Mi luna de miel.

Platillo: Picadillo.

Canción que cantes en la regadera: Canto muchas de niños, no sé por qué.