Perfiles / Entrevistas

Sebastián Lara

Una visión creativa del diseño

Sebastián Lara

19.06.2019

TEXTO: ARACELY Aguilera

FOTOS: JORGE SOLTERO

De niño le gustaba desarmar sus juguetes. Sebastián Lara creció en una familia de creativos; su mamá pinta y escribe, mientras que su papá es arquitecto. Sus tres hermanos heredaron este talento pero él se enfocó en el diseño industrial desde hace 20 años, ahora hace una mancuerna perfecta con su esposa Paty Pérez en diseño de interiores, con quien ha formado una familia y entre muchos de sus logros, está orgulloso de ser papá.

 

¿A qué te dedicas?

“Soy diseñador industrial y tengo un despacho con mi hermano que se llama Lara Hermanos, también una tienda-estudió de diseño de interiores que se llama Alvaluz. Llevamos trabajando cada uno alrededor de 20 años en diseño. He tenido la dicha de participar en exposiciones internacionales, por ejemplo el Destination Design en el museo MoMA, que nos seleccionó para vender nuestras piezas en la tienda de diseño. Tuvimos la suerte de tener piezas en los museos MoMA de Nueva York, San Francisco y Tokio”.

 

¿Por qué el diseño?

“Vengo de una familia de creativos, desde niños lo hemos vivido. Mi hermano mayor es músico e ingeniero industrial; Mauricio es mi socio, quien es diseñador industrial, después Leonardo es arquitecto y vive en Colombia, reside y ejerce allá́. Desde pequeño jugaba a crear mis juegos con cosas viejas o desarmando juguetes, eso me dio un ojo creativo”.

 

 

 

¿Qué logros has tenido?

“La participación con marcas internacionales me llena de orgullo. Hace nueve años Arquine editó su primer libro de diseño industrial sobre nuestro despacho “eos México”, la trayectoria de trabajo de Mauricio mi hermano y mía. Otra cosa que me llena de orgullo es el proyecto que tengo con mi esposa, es una tienda de interiorismo, objetos, accesorios y servicios de diseño llamada Alvaluz y es un logro tener más de cinco años con el showroom”.

 

¿A nivel personal?

“En el 94 tuve un accidente muy fuerte, me caí escalando de 15 metros de altura. Dios me salvó, tenía 14 años y pienso que si estoy vivo es por algo. He tratado de hacer siempre bien lo que hago. En una época pinté ahora estoy con el tema de la fotografía, video y arte digital; tomé un curso de dirección de cine digital, estoy diversificando el diseño en otras disciplinas”.

 

¿Cuál ha sido tu mayor reto?

“Ejercer y vivir del diseño en México es muy complicado, sobre todo porque no está bien pagado o bien cobrado. Aparte tener los dos negocios y que sean exitosos cuesta mucho trabajo”.

 

¿Qué te gustaría dejar como legado?

“Diseños que la gente pueda usar y que se sienta confortable con ellos. Diseños atemporales que envejezcan con dignidad, trato de usar materiales naturales ya sean pieles, maderas, piedras, que el mismo desgaste natural los haga ver más bellos y no viejos”.

 

¿Tu sueño?

“Seguir trabajando con marcas internacionales y nacionales como Urrea que valoran increíblemente el diseño”.

 

 

¿Para ti qué significa ser papá?

“Es la mejor experiencia que me ha pasado. Yo pensé que iba a ser feliz pero soy inmensamente feliz. Nunca me imaginé esa extensión de mí y con esta increíble mezcla de Paty y mía. Son muy creativos. Observadores hasta de más. Redescubres el mundo con ellos”.

 

¿Cómo combinas la vida profesional con la de ser papá?

“Yo quisiera que alguien me pudiera vender horas de su vida para tener más al día. Empezamos desde muy temprano, llevarlos al colegio, ya sea que tenga cita con Mauricio o ir a trabajar con Paty, la niña va a todas las citas con nosotros como parte del trabajo. Lo que hemos logrado con Alvaluz es eso: Paty y yo trabajando con hijos”.

 

¿Lo que más te gusta de ser papá?

“La parte creativa, inventar juegos, objetos, construir. Papá y mamá diseñadores, los niños lo ven normal. Ellos inventan para jugar y se lo queremos seguir fomentando, me encanta divertirme con ellos”.

 

FRASE

“Cree en ti y haz lo que haces lo mejor posible. Los logros se van dando, no siempre son inmediatos. Todo lleva tiempo y a la vez se va conectando. Hay que hacerlo siempre de manera honesta”.