Perfiles / Entrevistas

Medallas y Monedas Romero

Un legado de gran orgullo

Medallas y Monedas Romero

28.09.2018

TEXTO: XOCHITL MARTÍNEZ

FOTOS: CLAUDIO JIMENO

 

Es una empresa que se funda 41 años atrás por don Luis Romero, el cual continuó de pie a cargo de su hijo Jesús Romero y que ahora es el turno de la tercera generación seguir con este gran legado, del que su nieto Jesús Romero está orgulloso.
La empresa mexicana cumple este 5 de octubre 41 años de existencia y para celebrar realizarán una comida con colaboradores y la familia, ya que los grandes festejos los realiza cada cinco años.

Jesús es un joven que le gusta su trabajo y habla de la historia de lo que hoy se conoce como Medallas y Monedas Romero, nombre que adquiere en 1986, “la empresa viene de la tradición de mi abuelo y seguir con este legado de calidad, de empleo” y “cumplir un año más nos llena de orgullo”, sobre don Luis expresa “quien conoció a mi abuelo sabe que fue una persona íntegra, mi papá ha hecho lo mismo y a mí me están llevando por el mismo buen camino”.
El negocio surgió como un taller de joyería, para después en manos de su hijo abrir el mercado a otro tipo de productos como medallas y llaveros. Con el paso del tiempo incursionaron en nuevos mercados y hoy en día tienen una amplia gama de productos como medallas, reconocimientos, trofeos, llaveros, gafetes, copas, entre otros relacionados con premiaciones y productos promocionales.


Son fabricantes de medallas de muchos presupuestos, desde premiaciones para preescolar hasta reconocimientos de la Presidencia de la República Mexicana, hechos con materiales como el acrílico, madera, aluminio, zinc, latón, plata, oro y cualquier tipo de cobre.
Sobre los grandes logros de Medallas y Monedas Romero, Jesús resalta que “en los últimos 10 años se ha duplicado la capacidad instalada, el personal se ha duplicado, el producto ha rebasado las fronteras internacionales y entre sus clientes hay grandes empresas”.
Asimismo, agrega que seguir presente en el mercado que como toda empresa ha tenido buenos y no tan buenos momentos, ahora en manos de la tercera generación, convencido afirma que “bien preparada puede reimpulsar”, ya que junto con su hermana Carolina han inyectado toda esa innovación que la empresa no tenía y están obteniendo buenos resultados.
Su mayor reto ha sido la paciencia y darse cuenta que tiene que trabajar la tenacidad, no dejar de proponer, ni desanimarse, manejar un equipo de trabajo que va creciendo, ganarte el respeto de la gente. Y personalmente, delegar, ya que se dio cuenta que delegar se convierte en algo funcional”.


Los planes a futuro de esta empresa tapatía es mantener su compromiso con los clientes, continuar en el mercado y replicar el modelo de negocio a través del programa de franquicias avalado por la Asociación Mexicana de Franquicias con el objetivo de estar presente en todo el país.

 

 

https://twitter.com/MMROMEROMX?lang=en