Perfiles / Entrevistas

Manos que tejen luz

KUU & el arte wixárika

Manos que tejen luz

15.11.2018

TEXTO: ARACELY AGUILERA

FOTOS: LILITH MEDINA

 

Cuatro artesanos cambiaron su vida al integrarse a KUU, ellos son Rosita Carvajal, Víctor García, Polo Jiménez y Fermín Carrillo, quienes son primos y provienen de localidades como Haimatsie y San Andrés Cuahmiata, Jalisco.

 

 

 

Hace 10 años Martha Collignon los conoció en Casa Huichol y como se encontraban en una situación crítica, se preguntó de qué manera podía ayudarlos a comercializar sus productos como pulseras o collares de arte wixárika y a la vez mejorar su calidad de vida. Fue así como nació KUU y el nombre se inspiró en una leyenda que dice que la serpiente es la que enseña a las mujeres a tejer.

 

 

Tiene una relación de respeto y compromiso que se fue dando poco a poco al encontrar el punto medio para hacer de KUU una empresa pero también tener como colaboradores a artesanos wixárikas que crearan piezas genuinas, basándose en patrones y una gama de colores definida pero con mejores materiales y un pago justo porque ellos ponen sus precios de acuerdo al tiempo y complejidad de la pieza.

 

 

Arizbeth Fierro es la mano derecha de Martha Collignon y está en contacto directo con los artesanos para la entrega de producción pero también está al tanto de sus inquietudes y necesidades.

 

 

Lo que inició con cuatro artesanos ahora se ha convertido en 52 que se han visto beneficiados en la calidad de vida de sus familias. No son empleados, ni trabajan en un taller, ellos semana a semana reciben cierta cantidad de proyectos con el material para hacerlo desde su casa; además, esos primeros cuatro fueron sumando a familiares y artesanos cercanos que hoy se sienten orgullosos de formar parte de KUU, así que la familia ha crecido.

¡Hoy te los presentamos!

 

ROSITA CARVAJAL

 

“Tengo 26 años y soy de una localidad que se llama Haimatsie, Jalisco. En general hago todo lo que es tejido. Aprendí sola y viendo lo que hacían los otros en mi casa, mis hermanas, mis papás. Hago pulseras, collares, cintillas y gargantillas. Me tardo dos o tres días en hacer una cintilla”.

 

VÍCTOR GARCÍA

 

“Tuvimos un accidente hace 10 años, fue un incendio en la casa donde perdí el brazo y mi hija sufrió quemaduras. Estuvimos en Casa Huichol y ahí conocimos a la señora Martha Collignon, quien buscó la manera de apoyarnos. Nos contó del proyecto y le dijimos que sí. Estoy muy orgulloso y agradecido con KUU. Hago piezas de joyería, pulseras o gargantillas, mi esposa también las hace y tardo de 8 a 10 horas en hacer una”.

 

POLO JIMÉNEZ

 

“El trabajo que yo hago es de cera que son cuadros, botellas, jaguares, cráneos y más. Trabajándole diario me tardo de dos a tres días. Yo hago mentalmente los diseños, ya tenemos un molde y los hago en mi casa. Mi esposa teje pulseras pero también me ayuda cuando tiene tiempo. Vivo bien y estoy contento, tengo dos hijos. Llevo en KUU como 9 años, fui de los primeros que entró y fue a través de Casa Huichol, ahí conocí a Martha Collignon y nos pusimos a trabajar”.

 

FERMÍN CARRILLO

 

“Hago de todo, generalmente pulseras, gargantillas, cintillas, entre otros, y lo aprendí con mis primos. Estoy con Kuu desde que empezó pero yo estaba en la escuela allá en mi colonia, solo venía en las vacaciones a trabajar pero hace dos años llegué acá y ya es un trabajo estable. Cuando las veo terminadas a veces no puedo creer que yo lo haya hecho. No cambiaría este trabajo porque para mí es una inspiración. Siempre me ha gustado mucho estudiar y me apoyaron para terminar la preparatoria pero ahora me quiero inscribir a la universidad”.

 

“El proyecto más grande es la apertura en Andares pero hay mucho más. En KUU no solo compras una pulsera sino una pieza que tiene toda una historia detrás, tradiciones, costumbres y eso las hace aún más bonitas”.

Arizbeth Fierro