Perfiles / Entrevistas

Isaac Hernández

Un orgullo tapatío.

Isaac Hernández

22.07.2016

Aquel niño que comenzaba a dar sus primeros pasos en la danza, que entusiasmado aceptó una beca para estudiar en Philadelphia, creció y hoy es uno de los mejores bailarines del mundo.

Isaac Hernández es tapatío, tiene 26 años, ha logrado grandes reconocimientos internacionales en el arte de la danza y regresa a su país para interpretar Despertares, una gran obra dancística de la cual también es el productor.

Es un espectáculo hecho para México, para presentarse en Jalisco y que tiene el objetivo de acercar el arte a un público masivo, en dos de los más importantes escenarios del país.

Actualmente, es un joven que viaja constantemente por sus presentaciones en las diferentes ciudades del mundo, mantiene una ardua disciplina ya que a diario dedica horas a la danza en clases de ballet y ensayos. En vacaciones, promueve eventos como Despertares, imparte conferencias a jóvenes sobre sus experiencias, realiza ruedas de prensa, cursos de verano intensivos, talleres de danza, y finalmente, viaja a Tulum para descansar.

En entrevista para Gente Bien platica acerca de su profesión y de este espectáculo que se presentará el 30 de julio, en el Auditorio Telmex, después de sus presentaciones en el Auditorio Nacional en la Ciudad de México.

 

¿Cómo ha sido tu experiencia como productor en Despertares?

“Nos tomó casi todo un año producir este evento, desde la planeación del programa hasta acomodar las agendas de los artistas, conseguir patrocinios, encontrar un escenario para esto. Y ha sido increíble ver el resultado de este trabajo y me ilusionó mucho el programa que concreté para esta edición, ha sido una labor de muchas personas y me ha dado mucho gusto encontrar este apoyo y hacerlo una realidad en Jalisco”.

 

¿Cómo surge tu inquietud por la danza?

“Por medio de mi padre, mi papá fue ex bailarín, mi mamá también, tuvieron 11 hijos juntos y nos ofrecieron a todos el ballet como una actividad física que iba a posiblemente darnos algún beneficio en su enseñanza, ellos esperaban que en un futuro la disciplina que aprendiéramos por medio del ballet nos sirviera de algo, pero la verdad yo creo que ellos no pudieron ver, ni lo consideraron como una opción de vida para nosotros”.

 

¿En qué momento tomaste la decisión de ser bailarín profesional, dedicarte a la danza y tomarlo como un estilo de vida?

“Creo que esa decisión no la pude tomar 100% consciente hasta que me empujó a salir lejos de mi casa, porque una vez que esa decisión se tomó no había marcha atrás. Tomé la decisión de que eso era lo que quería y estaba dispuesto a dejar mi país, dejar mi ciudad para ir a perseguir ese sueño”.

 

Aunque aún eres joven ¿Te has convertido en el hombre que imaginaste ser cuando eras niño?

 “No sé, la verdad me imaginaba muy diferente y que no me iba a reconocer cuando llegara a este momento de mi vida. Tratar de imaginarme con 24, 25 años, aquel entonces me parecía que sería ya todo un señor y la verdad es que sí he vivido muchísimas cosas y he podido ver diferentes partes de la vida, pero en realidad me reconozco más todavía como ese mismo niño de ocho años que tenía ese sueño, soy una persona que ve la vida de una manera muy simple y muy sencilla, trato de disfrutar de esas simplicidades que la vida tiene que ofrecer y no imaginé que fuera a reconocerme tanto en este momento”.

 

¿Cuál es tu mayor sueño?

“Quería bailar para la Opera de París, el más grande reto que yo tenía y ya lo hice, quería bailar para el Mariinsky, nunca imaginé que eso fuera posible y lo logré, esos sueños eran un motor importante para mi persona hasta cierto punto. Pero después de que estuve en el escenario y me di cuenta que cada vez que piso el escenario es diferente, lo que ahora me ilusiona más es seguir descubriéndome como artista, como persona y seguir creciendo de esa manera. Ahora, obviamente todavía sigo teniendo mi lista de metas por cumplir como bailar en el Metropolitan de Nueva York, en el Teatro Colón de Argentina, pero en realidad lo que es mi mayor meta es seguir siendo feliz en esta profesión”.

 

¿Qué mensaje les darías a los niños y a los jóvenes para que cumplan sus sueños?

“Que no pierdan el tiempo, porque nunca es demasiado pronto, ni eres demasiado joven para hacer algo con tu vida y eso fue lo que me llevó a lograr tantos éxitos a una temprana edad, a los 26 años yo creo que he tenido una carrera que pocas personas llegan a tener al final de su vida, y que fue en parte por el apoyo que encontré en mi familia y en las personas que me ayudaron a llegar aquí, no llegué solo, pero sí fue con la conciencia del paso del tiempo y la importancia de aprovechar la juventud y la vida para hacer cosas”.

 

¿Cuál consideras que es la clave del éxito que has logrado hasta hoy?

“Que he hecho lo que he querido, lo que me gusta, lo que me hace feliz. Mi persona ha sido agradecida con lo que me ha dado la vida y también con lo que me ha quitado, porque me ha enseñado mucho y me ha convertido en la persona que soy hoy”.

 

¿Cuál es tu filosofía de vida?

“Para mí es importante no conformarme con lo que ya soy, esa es una filosofía que yo creo que merece la pena seguir, porque la comodidad destruye posibilidades”.

 

¿Algo más que quieras agregar?

“Invitar a la gente para que vaya al Auditorio Telmex, el 30 de julio, a las 20:30 horas y que pierdan el miedo a acercarse a estas agendas culturales porque yo creo que es indispensable que formen parte de nuestra vida diaria y de la vida familiar”.

 

 

 

Define en una frase...

 

¿Qué es la danza?

“Es mi vida”.

 

¿Qué es Despertares?

“Mi otra vida, risas”.

 

¿Qué es el tiempo?

“Es un regalo, no es un regalo, el tiempo es un privilegio”.

 

Despertares

Es un espectáculo de danza con obras completas, bailes en pareja, tríos, música en vivo, bailarines de tap, de hip hop que bailan con música de tango, bailarines destacados de importantes compañías internacionales que representan mucho del repertorio más emblemático del New York City Ballet, The Royal Ballet, Opera de París, American Ballet Theater, English National Ballet, San Francisco Nallet, Mariinsky Ballet, entre otros.

 

 

TEXTO: XOCHITL MARTÍNEZ

FOTOS: JORGE SOLTERO