Perfiles / Entrevistas

Diego y Tomás a toda velocidad

Música y velocidad.

Diego y Tomás a toda velocidad

02.12.2016

TEXTO: FERNANDA IBARRA

FOTOS: NORA STULTZ

COORDINACIÓN: CECI CALDERÓN

ROPA: EL PALACIO DE HIERRO

Diego Lamadrid Christeinicke de 39 años, se dedica a la administración de empresas y bienes raíces; es dedicado, alegre y responsable y le encantan los autos, su pasión por ellos comenzó desde pequeño ya que acompañaba a su papá a todas las carreras porque ha sido piloto toda la vida. Pero hasta que vivió fuera y fue al gran premio de F1 en Monza le encantó y vivió los grandes premios de Barcelona, Mónaco, San Marino y últimamente la Carrera Panamericana y las 24 hrs. de Nurburgring. Tienen una gran colección de autos y este año participó en la Carrera Panamericana siendo el copiloto de su papá, Xavier Lamadrid Sahagún, carrera que se lleva a cabo una vez al año por octubre y dura siete días, la cual comienza en Querétaro y termina en Durango, quedaron en cuarto lugar y disfrutaron de un excelente recorrido. 

 

Hay algún amor especial por lo antiguos, ¿por qué?

“La verdad me gustan mucho los coches antiguos aunque no soy fanático, ahora después de correrlos creo que ya me gustan mas”. 

 

¿En qué consiste la Panamericana? 

“Es una carrera/rally sobre las carreteras nacionales cerradas a los competidores con velocidades tope de 273 km/h en automóviles vintage de carreras. Son 4,000 Km. de recorrido en siete días a través de todo México, siendo hoy por hoy la mejor carrera del país en su estilo”.

¿Qué tipo de coches se utilizan en la carrera?

“Automóviles vintage de los años 1950 a 1965”.

 

¿Cuáles son los cuidados que se deben tener en estos autos? 

“Es una carrera de mucha estrategia por el desgaste de los automóviles y del equipo completo. Se duerme en promedio tres horas diarias”. 

¿Cuáles son las responsabilidades de copiloto? 

“El copiloto o navegante tiene que irle diciendo al piloto exactamente los horarios en que tiene cruzar los diferentes controles, llevar los tiempos en las diferentes etapas de la carrera, irle diciendo (cantando) las diferentes cuervas y trazos de la carrera para que el piloto solo se dedique a correr, llenar la  tarjeta de tiempos que se entrega al final de cada día, cualquier error es tiempo de penalización que se le suma al auto”. 

 

¿Cómo es el compañerismo con tu papá en la carrera? 

“Mi jefe (así le digo) durante la carrera es el piloto, no es mi papá, yo llevo la responsabilidad de dirigir y que no nos penalicen y el de manejar y hacer el menor tiempo  posible. Nos transformamos y no somos padre e hijo, somos piloto y co-piloto, los dos nos transformamos. Una vez terminada la carrera todo vuelve a la normalidad”.

 

¿Hay entrenamientos? 

“Si hay entrenamientos, pero nuca serán iguales que la carrera. Durante la carrera van cerrando la carretera solo para los competidores, en los entrenamientos corres con tráfico normal y es más peligroso”. 

 

¿Te gustaría ser piloto alguna vez? 

“La verdad sí me gusta correr y estar detrás del volante, aunque se necesita tiempo y realmente estar loco por la velocidad, esta fue la primera vez que navego y me encantó, ya estoy presionando para correr la Panamericana 2017”. 

 

¿Qué te provoca adrenalina? 

“La velocidad los deportes extremos todo lo que lleve un riesgo”.

 

Diego en una palabra

Pasión: Música y velocidad. 

Coches: Estilo.

Adrenalina: Motor de vida.

Drink: Tequila mineral coca light.

Café o té: Ningno.

Comida favorita: Italiana.

Perfume: Náutica.

Vida: Solo hay una.

 

 

Tomás Salvador López Águila de 30 años es empresario y deportista, viene de una familia amante del deporte automotor, desde su abuelo, pasando por su padre, su tío y su primo. Le apasionan los autos tanto clásicos como deportivos, actualmente se encuentra compitiendo por segundo año consecutivo en El Campeonato Nocturno Fórmula Mundial en el Kartódromo Oscar Casillas y correrá el GPI competencia internacional de kartismo en el Omnilife en Enero próximo año. Es alegre, inquieto y entusiasta y la velocidad le provoca adrenalina, emoción y alegría. 

 

¿Cómo empezó tu pasión por los coches? 

“Desde chico viendo la Fórmula 1 y la INDY CART cuando corría Adrián Fernández con mi papá los domingos en casa, porque cuando mi papá competía en las carreras yo estaba muy chico y casi no recuerdo”.

 

Platícanos sobre tu amor por los Go karts 

“Recuerdo que desde chico en vacaciones en Puerto Vallarta frecuentaba ir los Karts de un español y divertirme junto con mi primo Aurelio, Checo y Toño Pérez, ellos ya lo hacían de manera profesional, yo simplemente me divertía y lo hacía como hobbie. Pasaron los años y fue hasta que mi papá volvió a correr autos cuando yo me decidí a competir en los Go karts”.

 

¿Cómo te ha ido en las competencias? 

“El año pasado comencé en la categoría novatos y logre varios segundos y terceros lugares, quedando en segundo del campeonato en un auto rentado. Este año ya con mi propio auto no he tenido la misma suerte, sin embargo, no dejo de luchar y cada carrera luchar por llegar otra vez al podio”.

 

¿Qué cuidados tiene un coche antiguo?

“Los coches antiguos son muy especiales, primero porque no encuentras fácilmente las piezas como las de un auto nuevo, segundo porque tienes que saber de su historia y estudiar su origen; y tercero porque al estar manejando un auto clásico lo tienes que tratar como su época, con mucho cuidado, lo cual lo hace muy especial porque te remonta a la época del auto, como un viaje en el tiempo”.

A tu papá también le fascinan los automóviles, ¿qué te ha enseñado sobre ellos?

“Antes que nada te tienen que realmente apasionar los autos. No conozco otro ser humano que le gusten tanto los autos como a mi papá, realmente pasa horas leyendo y estudiando revistas, libros, páginas de internet, todo lo que tenga que ver con autos, que no simplemente es apreciarlos sino saber de ellos”.

 

¿Qué es lo mejor del rally Costa del Sol?

“La convivencia, reunir tantos autos clásicos con tanta pasión de cada propietario y disfrutar de los paisajes en una de las carreteras más bonitas por la Costalegre.

Es un rally de regularidad, quiere decir que desde el inicio te hacen entrega de una carpeta con los señalamientos de la ruta, indicándote las distancias y velocidad en la que tienes que conducir, a diferencia de un rally de velocidad que es llegar antes, en el de regularidad tienen que llegar a la hora que te indica la carpeta y mantener una velocidad promedio”. 

¿Cuál es tu coche clásico favorito y por qué?

“Es una pregunta difícil de contestar, la verdad no te podría decir que uno sino de un país y serían los autos ingleses, Austin Healey, es un auto que le tengo mucho respeto por tantos viajes que he hecho con él y siempre se comporta excelente”.

 

¿Si juegas a manejar a qué juegas?

“A divertirme y disfrutar lo que esté manejando. Siempre respetando los límites del auto y muy importante saber que no estás en una pista de carreras, así que tienes que ser muy responsable y hacerlo de la manera más consiente y con todas las precauciones”.

 

¿Cuál es la mayor diversión de estos rallyes?

“La experiencia, es única, no todos tienen la oportunidad de hacerlo a lo cual le doy mayor valor y gratitud, te remonta a la época del auto y al mismo tiempo disfrutas de un viaje placentero con los paisajes en la carretera que te encuentres”.

 

¿Qué es lo que más te ha enseñado tu papá en este camino recorrido?

“Que todo tiene un significado siempre y cuando lo hagas con pasión todo lo que hagas”.

Tomás en una palabra:

Pasión: Autos.

Autos: Pasión. 

Adrenalina: Velocidad.

Drink: Tequila. 

Café o té: Café.

Comida favorita: La mexicana. 

Perfume: Hugo Boss Energise.

Vida: Aventura.