Perfiles / Entrevistas

Christian Frey

Con mente positiva

Christian Frey

03.08.2020

TEXTO: ARACELY AGUILERA
FOTOS: JORGE SOLTERO / CORTESÍA

 

Bodas y graduaciones han tenido que esperar. Este es el nuevo panorama para los organizadores de eventos y Christian Frey nos cuenta sobre las decisiones que tomó junto con su equipo, la reprogramación y las nuevas medidas para futuras celebraciones.

 

 

Como wedding planner, ¿cómo has vivido este tiempo de contingencia?

“Ha sido muy difícil. Al principio yo creo que pasamos todos por la misma etapa de incertidumbre pero hemos estado haciendo home office desde el 17 de marzo, atendiendo clientes por teléfono, videollamada y whatsapp, tratando siempre de estar con la mente positiva, pues al final ese reflejo es el que siempre debes de transmitir a tus clientes”.  

 

¿Estuviste en comunicación con los graduados?

“Todo el tiempo, desde que iniciamos la cuarentena hemos estado en constante comunicación con los comités, haciendo cambios correspondientes, a veces simplemente los busco para levantar su estado de ánimo, atiendo sus inquietudes y momentos de estrés”.

 

¿Cuáles son las graduaciones que tenían programadas?

“Cumbres San Javier, Alpes San Javier, Colegio Los Altos, Instituto de la Vera-Cruz, Teresiano y la carrera de Comunicación de la UP”.

 

¿Qué medidas tomaste con tu equipo de trabajo?

“Siguiendo las normas para cualquier encuentro social, al ingreso habrá personal tomando la temperatura a los invitados, se van a habilitar estaciones con gel antibacterial y tapetes sanitizantes en diferentes puntos del evento. Los cubiertos en las mesas vendrán sellados en cada lugar y se pedirá que las personas utilicen mascarillas. En cuanto a nuestro personal de servicio (hostess, meseros, coordinadores, etc.) deberán cumplir con los mismos estándares de salubridad que se espera para los invitados. Todas estas son medidas generales, pero seguimos a la expectativa hasta que salga un reglamento especificando un poco más a fondo los protocolos a seguir para cada tipo de evento”.

 

¿Crees que en la “normalidad” haya una nueva tendencia en graduaciones o bodas?

“Es complicado determinarlo porque aún no tenemos la certeza de cuánto vaya a durar el distanciamiento social, pero basándonos en la información que manejamos ahora, debemos mantener una mentalidad abierta ante los pequeños sacrificios que se deben tomar para poder seguir celebrando”.

 

 

¿Cuál ha sido el mayor reto durante este tiempo?

“Tener que acostumbrarme a el uso de la video llamada o llamada telefónica para atender a los clientes. En lo personal soy una persona social por naturaleza, que necesita estar en constante contacto directo con gente. La profesión como tal, también es así, es una industria de emociones y sentimientos. Hay que tener mucho tacto al tratar con las personas para de esa manera poder descifrar lo que están sintiendo. Es complicado honestamente, pero al final nos hemos estado adaptando”.

 

En lo personal, ¿qué te ha dejado de enseñanza este tiempo en casa?

“Creo que el mayor sentimiento que he tenido en estos meses es el de extrañar. A valorar cosas que a veces no le daba tanta importancia, es como cuando tienes las cosas ahí y de repente te las quitan, es como un golpe inmediato. Aprendí a valorar más el tiempo que paso con la gente que quiero. Te das cuenta que en un abrir y cerrar de ojos puede cambiar todo drásticamente. Reafirmé la idea de que mi equipo de trabajo es mi segunda familia y han sido mi motor para seguir a flote; también, que lo más importante son mis clientes, el sentimiento de `¿Ahora qué vamos a hacer?´ siempre fue pensando en ellos”.

 

¿Hay algún mensaje que desees agregar?


“Esta situación más que dejarnos un mensaje negativo, nos enseña a valorar lo fuerte que somos, nos enseña darnos cuenta de lo importante que es mantener la frente en alto, la mirada fija en nuestros objetivos”.

 

“Novios y graduados serán parte de esta historia, que representará una generación que logró superar todo a contracorriente”.