Perfiles / Entrevistas

Álvaro Aguilar

#AquíNadieTruena

Álvaro Aguilar

24.04.2020

TEXTO: ARACELY AGUILERA

FOTOS: AGENCIA DE PUBLICIDAD GALLO  NEGRO

 

Háblanos un poco de tu negocio y, ¿cuánto tiempo llevas en la industria restaurantera? 

“Somos la marca de hamburguesas grandes, de un Cuarto de Kilo de carne gruesa y muy jugosa. Nuestras hamburguesas calman el hambre bestial. Somos la antítesis de las cadenas de hamburguesas de fast-food; nuestras hamburguesas son de gran tamaño, no las freímos, las hacemos el carbón en nuestro Gira-Grill, se preparan al momento y nuestra cocina es abierta. Queremos desafiar a la industria actual, ser los revolucionarios y ser una marca mexicana admirada sin ser copia de nadie.

Tenemos nueve años en la industria restaurantera. Tres anfitriones abrimos un 31 de mayo del 2010 y vendimos 52 hamburguesas Cuarto de kilo; éramos Miguel mi socio, un anfitrión llamado Víctor y yo”.


¿Cuántas sucursales y empleados tienes? 

“Tenemos actualmente 23 sucursales en la zona metropolitana de Guadalajara, Querétaro, Monterrey y Puerto Vallarta y en las carreteras en el occidente del país.

Somos más de 400 anfitriones en Cuarto de Kilo”.

Como empresario, ¿cuál fue tu reacción al inicio de la cuarentena?

“Nosotros tratamos de ser preventivos en lugar de ser correctivos, pero no siempre se puede anticipar a todos los problemas. Lo primero que hicimos fue hablar con nuestra gente haciendo consciencia de lo que se venía. Los mexicanos somos, a veces, muy extremos; si algo nos da risa, nos da mucha risa, pero si algo nos preocupa, nos causa pánico.

Sabíamos que iba a llegar, pero muchas veces vemos la ola desde lejos y no reaccionamos hasta que la ves cerca o ya que te empieza a revolcar. La reacción fue de consciencia, pero también de acción y de tener la mentalidad de no quejarnos.

No podemos controlar los factores externos, pero sí nuestra capacidad de respuesta con las herramientas que tenemos, sean pocas o muchas. El chiste es entrarle duro aunque el panorama venga gris. Y la actitud del equipo fue muy positiva aunque estuvieramos viendo la gran tormenta venir. Es la peor crisis que nadie antes había vivido”.

 

 

¿Pensabas que esto llegaría tan lejos?

“Sí y no. Por una parte te sale el positivismo irresponsable de que “el calor de México va a matar al virus, seguro cuando llegue a México ya habrá vacuna etc. etc.”, pero por otro lado sabes lo que estaba pasando en Italia, Irán, España, China y Estados Unidos y entonces te vuelves más consciente del tema y actúas tratando desde tu trinchera en informar a los demás que esto viene y que viene en serio.

El reto es que toda la sociedad mexicana entienda que no es un juego, pero también es importante no irnos a los extremos de crearnos un pánico en nuestra mente cuando simplemente con responsabilidad y consciencia, podemos salir de esto más rápido. Y el otro extremo es actuar irresponsablemente cuando los demás están cuidándose los unos de los otros.

No debe haber lugar para el yo individual. Todos vamos a estar bien si entre nosotros nos ayudamos no parando la economía, actuando responsablemente. Esto brindará esperanza y todos podremos sobrevivir”.

 

¿Cuál fue el mensaje que les diste a tus empleados?

“Hablar con la verdad, ser sinceros, mostrarnos preocupados sin esconder la crisis, pero tampoco fomentándola. Tenemos un gran equipo que estaba consciente de la situación.

Posteriormente nos activamos para salir de esto. A veces tristes, a veces con gastritis, a veces llorando, pero siempre con un “Vamos a salir todos de esta si nos unimos, no nos quejamos y tomamos acción”.


 

¿Tuviste que despedir a parte del personal?

“No hasta ahora, pero no sabremos qué pasará mañana. Estamos haciendo todo lo posible para evitar un daño mayor que es que le llegue a la gente que trabaja con nosotros.

Los restauranteros más afortunados tienen ventas de menos 60%-70% en este momento, algunos con 80% y una gran mayoría permanece cerrados.

Estoy seguro que la prioridad de la mayoría de los empresarios y los emprendedores no es sacar ventaja ni utilidad, sino que la gente tenga trabajo y que todos sobrevivamos a esta crisis. Solo queremos trabajo para nuestra gente y esto se logra por medio de la ayuda de la comunidad”.



¿Qué estrategias tomaste?

“Hicimos un plan de ventas y mercadotecnia para fomentar el servicio a domicilio y pasar a recoger el pedido. Creamos paquetes de valor para fomentar que la gente los compre. También hemos estado en contacto con las aplicaciones como Uber, Rappi, Didi y Sin Delantal.

Reforzamos con videos y fotografías los procesos de seguridad e higiene que llevamos a cabo para preprarar los alimentos con mucha responsabilidad.

Recordemos que la prioridad número uno es terminar con la pandemia lo más rápido posible y esto significa ser responsables cumpliendo con todo lo que nos dicta el gobierno y las organizaciones.

Y también tratamos de comunicar a la comunidad que en estos momentos nos apoyen comprándonos, porque somos lo mismo que un autoservicio o un súper: Vendemos comida y con comprarnos, ayudas a que la gente tenga trabajo en estos momentos.

Y surge #AquíNadieTruena que ha ayudado a todos, no sólo restauranteros”.

 

 

¿Cómo se forma este movimiento #AquíNadieTruena y cómo se fueron sumando?

“Nace de la desesperación por parte de los restaurantes por la situación de crisis que ha provocado el coronavirus. Es un movimiento que no tiene dueño, es de todos.

El video que se hizo con mucho corazón y garra, es para expresarle a la gente que está viviendo una situación complicada y que está luchando para sobrevivir día con día, que no estás sola y que la sociedad le va a ayudar.

En unas horas se volvió viral a nivel nacional y fue trending topic en todo el país en Twitter. No nos la creíamos y estábamos felices”.

 

¿Qué respuesta han tenido, ha ayudado en esta situación?

“Se han sumado una gran cantidad de negocios de autoempleo como pastelerías, cafeterías, tienditas, cremerías, casas habitación, puestos informales, industria de la belleza y escuelas, así como negocios de Tijuana, Mérida, Monterrey, Matamoros, León, Colotlán, Ciudad de México y, muchas ciudades y pueblos más.

Se ha visto y notado un mejor ánimo por parte de muchas personas a pesar de lo difícil de esta situación y se ha logrado que la caída en ventas no sea tan drástica. También muchas personas que tienen un negocio nos han expresado que las personas han respondido bien y que les han comprado un poco más”.

 

¿Tu negocio sigue abierto y qué servicio da?

“Cuarto de Kilo sigue ofreciendo hamburguesas grandes para calmar el hambre bestial por medio de servicio a domicilio, aplicaciones, pase a recoger el pedido y en comedor.

Todo esto con las más altas medidas de seguridad e higiene en el tema de alimentos.

Estamos cumpliendo con todas las medidas para acabar con el coronavirus para que la gente no deje de comprar en los restaurantes”.

 

Para ti, ¿cuál es el mayor reto?

“Que terminemos en esta crisis todos los que estuvimos al principio. Y a todos me refiero a todos los restauranteros y a su gente. Y quien tuvo que cerrar temporalmente, que la comunidad lo ayude a llenar las mesas vacías, porque, desde el primer día, estarán esperando a los clientes y amigos con los brazos abiertos”.


¿Qué mensaje de aliento darías a los empresarios?

“En la oscuridad nace la cretividad. El movimiento de #AquíNadieTruena se creó y se hizo viral con cero pesos, sólo invirtimos días y noches de nuestro tiempo. Entonces pensemos en soluciones que no nos cuesten nada como redes sociales y en pensar qué necesita la comunidad para comprarnos más.

Les diría que la paciencia no es una virtud, sino es la virtud. Por más oscuro que sea el panorama, siempre hay algo que hacer para salir adelante. Lo importante es no quedarnos en el sillón viendo series, sino pensar en qué podemos hacer y cómo ayudar a los demás. No todos son afortunados para salir adelante solamente con quedarse en su casa.

A aquellos que necesiten ayuda de la comunidad, el movimiento hará todo lo posible para que la comunidad coopere y ayude a quienes lo necesitan”.

 


¿Crees que la sociedad puede hacer la diferencia en esta época de crisis?

“La sociedad no es una solución, es la solución. Veo a una sociedad que no se queja, que le entra, que ayuda, que es responsable, que no espera cosas y toma acción masiva y con esto hace la diferencia.

Veo una sociedad que quiere ser recordada porque le entra a estos problemas en esta crisis, que no piensa en sí misma sino en los demás.

Pero también veo a otra sociedad pasiva, sólo quejándose del gobierno, que sólo compra para sí misma, que no hace nada para ayudar a los demás y que se la vive en chats reenviando mensajes. Que está enojada con la situación, pero lo hace desde la comodidad en su sillón. Que sólo piensa en el yo individual. Que sólo se queja de estar encerrada y es su único problema, cuando en realidad hay dos Méxicos.

Necesitamos ser la primera sociedad. Recordemos que estamos en una crisis y que en una crisis las personas sacan lo peor o lo mejor de sí mismas. El día que termine esto, será una gran satisfacción irnos a la cama con el logro de haber hecho la diferencia. Hagámosla.

Empezamos con algo pequeño, pero empecemos; comprando local, comprando de más y donándolo, pidiendo a los restaurantes servicio a domicilio o para llevar, dando más propina al repartidor, regalando alimento a quienes tienen hambre o no tienen trabajo, donando algo a los hospitales. Un kilo de frijol que cuesta 15 pesos y es mejor que no donar. Empecemos con poco, pero hay que hacerlo ya”.

 

¿Cómo han vivido esta solidaridad los restauranteros?

“Estamos muy unidos, he conocido personas extraordinarias. Obviamente hay momentos de desesperación, debate, ideas diferentes, pero todos estamos en el mismo barco y queremos llegar al mismo puerto. El puerto se llama que #AquíNadieTruena y que todos los del principio, estemos al final y no falta nadie”.


¿Cuando todo esto pase crees que el papel de los empresarios será distinto?

“Lo importante es no olvidarnos. Han salido cosas muy bonitas de esta crisis: Gente muy valiosa, que ayuda, que no es individualista. Cada quien, que en esta crisis ha sacado lo mejor de sí mismo, debería tener siempre un papelito en la cartera que diga: No te olvides nunca del Covid-19.

Estoy seguro que seremos mejores, las estrategias serán distintas, muchas cosas cambirán, pero lo imporante es no olvidarnos para ser mejores personas con los demás como lo fuimos en esta crisis”.

¿Te tocó en algún otro momento vivir alguna crisis como empresario?

“Sí, la del 94, en donde nos tuvimos que ir a vivir a Nuevo Laredo por cuestiones de trabajo de mi papá. Como niño la vives, pero no estás tan consciente. En el 2008 también fue la crisis bursatil, pero no es como ésta. La diferencia es que aquí no sabemos cuándo terminará”.


Ves un escenario positivo en todo esto, ¿cuál es tu visión?

“Sí y es notorio. Hoy nos toca nuevamente una prueba y estoy seguro que demostraremos lo solidarios que somos y lo no egoístas que pudimos haber sido. Saldremos adelante y ayudaremos a quienes necesiten. En esta crisis, paradójicamente compraremos lo que no necesitamos a las personas más necesitadas. Y lo donaremos. Nos dijeron nuestros padres que ahorremos “por cualquier cosa”. Bueno, pues ésta es la cosa”.

 

Frase

“En la oscuridad nace la creatividad”.

 

RECUADRO

Un movimiento con hambre y corazón

“El objetivo es crear esperanza, no frenar la economía, además de difundir la prevención y detener el contagio del coronavirus. Este movimiento está apoyando a la sociedad, ya que #AquíNadieTruena surge a partir del hambre y la necesidad para que todas las personas que están sufriendo, sobrevivan. Tienen que estar todos los que iniciaron en esta crisis hasta el final y que nadie falte.

El movimiento #AquíNadieTruena, busca ayudar y hacer notar que como sociedad existe una unión y apoyo para salir adelante, ya que este movimiento no tiene dueño ni un giro en específico, le pertenece a todos y está hecho por todos.

#AquíNadieTruena comenzó con un grupo de restauranteros encabezados por Álvaro Aguilar de Cuarto de Kilo, Stephi de Osteria 10, Aldo de Anda de Cevecería Chapultepec, Pepe de Lechón Doroteo, Lorenzo de Café Boutique Teatro Degollado, entre otros”.

 

Le pedimos a la comunidad lo siguiente:

*Incita a la población para cumplir con todas las medidas para acabar con el coronavirus.

*Tapiza la ciudad con mantas, cartulinas, hojas etc. con el hashtag #AquíNadieTruena. No importa el diseño, ni el color, ni material, ni que esté bonito el letrero, lo importante es que se haga.

*Regala mantas, lonas o cartulinas a las personas que no puedan pagarlas para que a su negocio le vaya mejor.

*Sube tu fotos a la página de Facebook o Instagram con el hashtag #AquíNadieTruena. Es momento de ser presumido para incitar a los demás a actuar. No hay que ser espectadores sino actores. Sigue las cuentas en Instagram y Facebook @aquinadietruenamx

*Se ha comenzado ya también con la donación y distribución de alimentos por parte del movimiento #AquíNadieTruena para las personas que están con hambre, que no tienen trabajo o que están en una situación difícil. Se llama #AquíNadiePasaHambre.

Esta acción está siendo liderada por Stephi de Osteria 10. Se reciben alimentos no perecederos, jabón y agua embotellada.

Horarios para dejar donaciones:

Martes a domingo de 1pm a 10 pm en Osteria 10 (López Cotilla 1498-A, Col. Americana, a media cuadra de Av. Chapultepec). No se recibirán donaciones en dinero de ningún tipo. Dona alimentos para la gente que tiene hambre o se quedó sin trabajo. Empieza con un kilo de frijol, pero empieza ya.