Moda

16.08.2017
Lee todo sobre Azzedine Alaïa
Lujo en peligro de extinción
16.08.2017
Lee todo sobre Azzedine Alaïa

AZZEDINE ALAÏA: LUJO EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

 

El lujo es un concepto frecuentemente utilizado con fines de marketing y que -generalmente- hace referencia a la exclusividad en productos o servicios de precios estratosféricos. Sin embargo, en un mercado globalizado que parece no darse abasto ante la voraz demanda de consumo y la inmediatez del mismo (se trate o no del segmento de lujo), el concepto parece haber tomado un significado distinto.

Hoy el lujo cobra un nuevo sentido ante la explotación visual y de producción de las grandes marcas que saturan las redes sociales y los centros comerciales del mundo entero, lo que antes parecía imposible de adquirir -o al menos muy lejano- generalmente está al alcance de nuestras manos aunque no necesariamente de nuestros bolsillos. Así, en la actualidad para muchos el lujo está más asociado con otros valores que representan la rareza que siempre ha blindado al lujo pero adaptada a nuestra época.

En estos tiempos la máxima rareza parece radicar en el tiempo, la libertad y la excelencia. Son estos tres elementos los que cada vez valoramos más ante la escasez de los mismos. En el caso de la moda no hay mejor ejemplo de esto que Azzedine Alaïa, uno de los más grandes maestros del diseño de las últimas décadas, una “especie” en peligro de extinción en esta cambiante industria y sobre todo un ejemplo de integridad y rebeldía ante un sistema de producción que va en contra de su máxima pasión: la Alta Costura, que es elaborada con la maestría de sus propias manos y su genial visión.

Nacido en Túnez en 1940, Azzedine Alaïa crece en una familia humilde y desde temprana edad desarrolla su gusto por el arte por lo que decide estudiar escultura en la Escuela de Bellas Artes. Al poco tiempo descubre que su mejor herramienta para esculpir el cuerpo humano es la moda y comienza este extraordinario viaje que lo llevará primero a París a trabajar para casas como Christian Dior o Guy Laroche y que posteriormente le permitirá conquistar el mundo entero con su propia firma fundada a principios de los años ochentas.

Su particular manera de interpretar a la mujer moderna a través de nuevas siluetas que no sólo esculpen el cuerpo sino que redefinen la feminidad y la sensualidad lo convirtieron rápidamente en un fenómeno global que desde entonces se mantiene resguardado como una especie de tesoro al que muy pocos tienen acceso.

Quien fuera no sólo el descubridor sino el protector de Naomi Campbell al grado de que hasta la fecha la top model lo llama “papá”, ha generado una legión de fanáticos que van desde Madonna, Lady Gaga o Michelle Obama, quienes ven a sus diseños como verdaderas piezas de arte que Alaïa diseña y produce personalmente junto a su equipo en su atelier parisino en el distrito de Le Marais.

Un artista en toda la extensión de la palabra que se rehúsa a entrar en el “juego” de la moda, que detesta el protagonismo que generan los medios de comunicación y que ha construido su marca lejos de las asfixiantes reglas y el ritmo que dicta la industria de la moda.

Es por esto que durante la más reciente edición de la Semana de la Moda de Alta Costura en París su desfile no sólo fue el más esperado sino el más ovacionado, ya que se trató de su primer show en 6 años, sin que esto signifique que haya estado inactivo durante este tiempo.

Para él, hacer alarde de su talento a través del “circo” que representan los desfiles no es una obligación y su necesidad de expresión se apega a sus tiempos y sobre todo a su capacidad de creación. Para este escultor del cuerpo femenino, la sencillez no sólo caracteriza a su persona sino a la elegancia con la que viste a aquellas privilegiadas que poseen alguna de sus creaciones en su guardarropa.

Azzedine Alaïa nos recuerda que el verdadero éxito es un lujo que no sólo nos realiza como individuos sino que nos libera y trasciende, y que la clave del éxito NADA tiene que ver con el dinero sino con la integridad, la pasión y la excelencia. Al igual que Azzedine Alaïa seamos exitosos y hagamos de nuestra vida un lujo.