Moda

04.07.2017
Karl Lagerfeld es reconocido por alcaldesa de Paris.
Paris es escenario de las grandesas del diseñador.
04.07.2017
Karl Lagerfeld es reconocido por alcaldesa de Paris.

Este martes, Karl Lagerfeld, ha sido reconocido por poner a Paris como la capital de la moda como ningún diseñador antes. Por tal situación la alcaldesa de Paris Anne Hidalgo le otorgó la medalla de  la Grand Vermeil de la Ville de Paris con muchos honores. Le dijo algunas palabras en las cuales menciona que gracias a su genialidad y que se ha sabido arriesgar ha transportado a todos a su mundo de excelencia. “Tienes un gran talento y has hecho mucho por nuestra ciudad, para convertirla en una ciudad más creativa,mágica y bella.” Fueron algunas de las palabras que le dio la alcaldesa a Kart.

La cual se la dio al terminar el desfile de la colección de otoño 2017 de Chanel. La cual este año estuvo increíble, ya que el escenario fue una Torre Eiffel, de cerca de 50 metros de altura.

Cabe mencionar que Karl es proveniente de Alemania por lo cual el ser reconocido por la alcaldesa es algo muy importante.

Lagerfeld agradeció el reconocimiento, en presencia de amigos e iconos de la marca como la actriz Cara Delevingne, la cantante Katy Perry o la modelo Claudia Schiffer, recordando que, como extranjero, ha llegado a amar la ciudad "sin vínculos nacionalistas ni patrióticos".

En la pasarela, el espíritu parisino podía casi palparse en una colección coloreada en tonos grises, con pinceladas de blanco y negro.

Las notas de color tan solo se apreciaron en una serie de vestidos inspirados por las pinturas de Robert Delaunay, uno de los representantes del arte abstracto en Francia, quien además dedicó buena parte de su obra a representar paisajes parisinos.

Los detalles cubistas de Delaunay, sus líneas de color y sus semicírculos se apreciaron en una serie de vestidos rectos con un corte ligeramente años 20, a la altura de la rodilla, decorados con pedrería y lentejuelas.

Para la silueta, Chanel recuperó las mangas globo, para redondear los hombros, una de las formas favoritas de la marca durante los últimos años.

Además de los famosos trajes en tweed, presentados esta vez en conjuntos de chaqueta y pantalón o largas faldas tubo, siempre en gris, los vestidos de noche se llenaron de reflejos brillantes como un espectacular modelo palabra de honor con guantes.

Todos los estilismos iban acompañados por un sombrero estilo bombín con ala redonda y botines de charol con cristal transparente así como altas botas mosqueteras.