Moda

13.06.2017
David Delfín: Misión Cumplida
Fashiorama
13.06.2017
David Delfín: Misión Cumplida

DAVID DELFÍN: MISIÓN CUMPLIDA

La vida es una aventura en donde la intensidad y la trascendencia de la misma no están necesariamente ligadas al período de tiempo de este extraordinario viaje que es nuestra existencia. Son muchos los casos de personajes cuyo paso por este mundo resultó ser una historia breve pero sumamente significativa, individuos que gracias a su talento, trabajo, sabiduría y sobre todo sus acciones no sólo alcanzaron el éxito y el reconocimiento popular sino que desarrollaron una pasión personal que les brindó sentido a su vida y más importante aún, impactó de manera positiva a miles de personas.

Es el caso del aclamado diseñador de moda español David Delfín, que desafortunadamente el pasado 3 de junio perdió la batalla contra el cáncer que le fue diagnosticado a principios del 2016. Con tan sólo 46 años, Diego David Domínguez González mejor conocido como David Delfín (debido a su admiración por la inteligencia de estos mamíferos acuáticos), no sólo pasará a la historia como el enfant terrible (chico terrible) de la moda española sino por haber sido uno de los creativos más influyentes, versátiles y entrañables que haya dado España. Un artista integral que dejó su natal Málaga hace 25 años para aterrizar en Madrid, ciudad que lo vio nacer como una de las figuras más relevantes de la escena artística y cultural además de ser una pieza clave en la construcción de la identidad de la moda contemporánea en España.

En 1996 conoce a la modelo Bimba Bosé, quien inmediatamente se convirtió no sólo en su musa sino en su socia y complemento de vida, un vínculo tan fuerte y estrecho que ambos dejaron este mundo a causa de la misma enfermedad y con sólo 5 meses de diferencia. Fue en el año 2001 que David y Bimba deciden crear junto con sus respectivas parejas de entonces los hermanos Gorka y Diego Postigo la marca David Delfín, un proyecto que desde su primera presentación en la pasarela Cibeles Madrid del año 2002 dejó en claro el espíritu provocador y transgresor del novel diseñador. Con Cour des Miracles su inolvidable colección debut para la temporada Primavera-Verano 2003 David Delfín presentó mujeres atadas con vendas, sacos que asemejaban burkas, sogas en el cuello y orgasmos como música de fondo, un combo que bajo el ambiente hostil del momento generó fuertes críticas, censura y por supuesto una constante en su carrera: polémica.

Efectivamente, fueron su irreverencia y su genialidad las que harían de Delfín un gran provocador para quien su misión era generar emociones y transmitir ideas más allá de la simple polémica.

Así desarrolló una fuerte identidad creativa conformada por elementos como la estética unisex o sin género, la reinterpretación del smoking, los estampados geométricos, el blanco,  el negro y los trampantojos. Un fiel creyente y curioso de la superficie de lo profundo y lo profundo de lo superficial, que conectó de manera inmediata con una legión de seguidores a nivel mundial que hicieron de David Delfín no sólo una marca de culto sino que convirtieron al diseñador en una especie de leyenda viviente reflejo de su estilo de vida tan particular y enigmático.

Su círculo más íntimo de amistades conformado por reconocidos y extravagantes artistas como Alaska, Mario Vaquerizo, Topacio Fresh, Rossy de Palma, Pedro Almodóvar y la familia Bosé, generaron un movimiento cultural que muchos bautizarían como “la nueva movida española”. El año pasado -ya en plena lucha contra el cáncer- el creador recibió de parte del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España el Premio Nacional de Diseño 2016 debido a “la audacia, valentía y compromiso social de su obra, con una señalada identidad española que desarrolla un universo vanguardista propio que logra traspasar las barreras entre la moda y el arte, los géneros y las generaciones, lo comercial y lo artístico”.

Hoy tras una larga y valiente lucha contra el cáncer David Delfín finalmente descansa en paz y quienes tuvimos la suerte de coincidir con él y admirar su trabajo podemos afirmar una cosa: David Gracias por hacer de este mundo un lugar más bello. ¡Buen viaje! ¡Misión cumplida!