Columnas

Topicality
14.09.2017
Vivir Los Ángeles como una celebridad
City of Stars
14.09.2017
Vivir Los Ángeles como una celebridad

Está por comenzar la temporada de premios, inicia con la entrega de los Emmy que reconoce a lo mejor de la televisión y finaliza con los premios Oscar a lo mejor del cine. Los Angeles, California es la ciudad donde hacen estas ceremonias con sus alfombras rojas además es donde viven y trabajan las celebridades. En esta ocasión les quiero platicar cuando Discover Los Angeles me invitó a disfrutar de la experiencia de vivir, por unos días, como una celebridad y asistir a una de las más famosas premiaciones, la entrega de los Grammy.

DIA UNO

Todo comenzó desde la llegada a LAX, el aeropuerto de Los Angeles, donde ya nos estaba esperando una limusina que nos dejó directamente en el histórico Hollywood Roosevelt Hotel, el de la primera entrega de los premios Oscar y donde vivió algún tiempo Marilyn Monroe en una de sus hermosas cabañas. En este hotel ubicado en el boulevard que lleva su nombre con sus aceras de estrellas, se respira historia en cada uno de sus rincones y te hace sentir en el centro del Hollywood legendario.

Ese primer día nos conocimos el grupo de periodistas que haríamos la experiencia. Nos fuimos a cenar a Gwen Butcher Shop & Restaurante del célebre chef australiano Curtis Stone, donde disfrutamos de una maravillosa cena maridada con una cuidadosa selección de vinos californianos los que hicieron que el grupo, exclusivamente de mujeres, nos hiciéramos amigas inmediatamente. 

 

DÍA DOS

Al día siguiente el plan fue salir temprano del hotel, para hacer hiking en el Runyon Canyon junto al coach de las estrellas, Wes Okerson, el que ha entrenado a Tom Cruise y Katie Holmes. Mientras ascendíamos la montaña, el muy guapo y agradable Wes nos platicaba que también entrena a Sacha Baron Coen y a su esposa, Isla Fisher. En un momento vimos pasar, haciendo jogging, a Samuel L. Jackson. Una vez arriba, la hermosa vista de la ciudad compensó cualquier cansancio.

Después de desayunar nos esperaba un fascinante viaje en helicóptero donde el equipo y pilotos de Group3 Aviation, fueron especialmente amables con nosotros. Nos repartimos en tres helicópteros de cuatro plazas cada uno y disfrutamos de un paseo de 45 minutos mientras nos iban diciendo de quién eran las mansiones sobre las que íbamos volando, los estudios Paramount, Universal Studios, donde destaca el castillo de Howarts de Harry Potter, el Observatorio Griffith y el emblemático letrero de Hollywood. 

Una de las actividades más divertidas del día fue ir a rentar el vestido que nos íbamos a poner para la gran ceremonia. Así que después del lunch en Sushi Katsu-ya nos dirigimos a Rent-the-Runway Topanga, donde nos recibieron con copas de champaña y fresas con chocolate mientras nos probábamos vestidos y accesorios. ¡Milagrosamente logramos estar listas en menos de dos horas! 

Más tarde visitamos otro clásico de L.A., el bar Marmont, ubicado en el mítico Hotel Chateau Marmont donde tomamos una copa antes de dirigirnos al muy de moda Delilah. En la entrada del lugar están acostados varios paparazzi esperando la llegada de las celebridades que abarrotan el lugar, es por ello que está prohibido levantar el teléfono celular pues no está permitido fotografiar a alguien en el interior. Un ambiente muy años 20, banda en vivo, platos 100% americanos y un desfile de celebridades en plan casual hacen del lugar todo un hot spot. En una mesita vimos a Taylor Lautner y su novia, Billie Lourd, hija de la fallecida Carrie Fischer. En otra mesa, Tobey Maguire celebraba en familia y cerca de nosotros estaba Vince Vaughn con un grupo de amigos. ¡Todo un ambiente de estrellas!

 

DÍA TRES 

Uno de los deportes que están más de moda entre las celebridades es la práctica del box, así que eso fue lo que hicimos temprano en la mañana. Nos fuimos a Prevail Boxing donde los pacientes instructores nos hicieron pasar una muy des-estresante hora donde sudamos la gota gorda. Al terminar,  nos recompensamos con un delicioso desayuno en el Paramount Coffee Project y su gran oferta de tipos de café. 

Una vez arregladas, nos llevaron de shopping tour a Melrose Avenue donde Alison M. Kahn de Tour de Couture, quien aconseja a las estrellas, nos acompañó por varias tiendas como Reformation que hace moda con métodos y materiales sustentables y Decades, y su ropa vintage de lujo perfectamente curada, donde algunas estrellas han llevado alguno de sus vestidos o accesorios a las alfombras rojas. Terminamos la experiencia en Crossroads donde comimos las creaciones veganas del chef Tal Ronnen. 

 

Una de las paradas obligadas en este viaje fue la visita a Capitol Records, ese emblemático edificio circular de Hollywood donde han grabado los más grandes de todos los tiempos. Durante nuestra visita nos tocó estar en una grabación en el estudio donde Adele grabó Hello hace ya casi dos años. Ver a esos ingenieros manejar las impresionantes consolas y escuchar la nitidez del sonido del coro que cantaba del otro lado del vidrio nos puso la piel chinita. 

Más tarde nos dirigimos al edificio de la NeueHouse, en Sunset Blvd. NeueHouse es como un club privado de creativos que hacen uso de las instalaciones de este edificio, donde todo tiene diseño, flores frescas, café orgánico, arte en las paredes, una biblioteca, estudio de grabación y hasta un pequeño teatro; esta comunidad rescató una legendaria esquina de L.A., la de Sunset y Gower, donde instaló el restaurante Paley, con sus sofisticados platos de ingredientes locales y de temporada, de inspiración japonesa pero sin dejar su esencia californiana. Finalmente terminamos la noche de viernes de una manera muy divertida jugando boliche y tomando cocteles en el Spare Room del Hollywood Roosevelt Hotel. 

DÍA CUATRO

Otro de los paseos que ayudan a dimensionar a Los Angeles como la capital del espectáculo mundial es el Broadway Historic Theatre and Commercial District Walking Tour, el que hicimos con un dedicado guía de L.A. Conservancy, el que nos llevó a recorrer los teatros y cines más antiguos de la ciudad, muchos de ellos muy bien conservados, todos ellos ubicados en el Downtown, donde se encuentra el restaurante Redbird, donde el chef angelino Neal Fraser elabora los mejores platos de comida moderna americana acompañados por los más originales cocteles en un ambiente relajado y glamoroso. No es raro que alguno de sus atractivos meseros sean incipientes actores y hasta sus caras nos resulten familiares.

El gran día de los Grammy se acercaba, por lo tanto ya teníamos que hospedarnos en el majestuoso JW Marriot Los Angeles L.A. LIVE pues este está a solo unos pasos del Staples Center, el lugar donde se celebraría la entrega. Fue emocionante observar desde la habitación del piso 24 cómo iban instalando la alfombra roja de la ceremonia. 

Después de disfrutar de las vistas y los amenities de la maravillosa habitación del JW Marriot Los Angeles L.A. LIVE, salimos hacia el Arts District del DTLA donde disfrutamos de la innovadora cocina italiana de Bestia, uno de los must de todo amante de la buena mesa que visite la ciudad.

Por fin llegó el gran día, el que comenzamos con un magnífico desayuno en el premiado restaurante Cleo, y su cocina mediterránea, para después gozar de una maravillosa visita al lujoso The Ritz Carlton Spa, donde disfrutamos de una hora de masajes, faciales y aromaterapia lo que consiguieron relajarnos antes de que nos arreglaran a cada una en nuestras habitaciones las expertas maquillistas y peinadoras de la empresa de belleza a domicilio Be Glammed.

Una vez listas, caminamos entaconadas y glamorosas hacia el Staples donde nos instalamos en uno de los palcos a disfrutar de la 59 Entrega de los premios Grammy a lo mejor de la música. Las presentaciones en vivo de artistas de la talla de Adele, Bruno Mars, Beyoncé, Katty Perry, Metallica, Lady Gaga, Ed Sheeran, John Legend, entre otros, parecía como un sueño. Lo que hizo a la experiencia aún mas enriquecedora e interesante fue conocer de primera mano cómo es que se llevan a cabo este tipo de shows; cómo mientras en un lado del escenario Jennifer Lopez está entregando un premio, por el otro lado, un ejército de personas instalan un barroco salón lleno de flores y candiles para la majestuosa presentación de Beyoncé. 

Una vez terminada la ceremonia, nos dirigimos a Beverly Hills a The Peppermint Club, donde se celebró una de las múltiples fiestas que hay después del show. El lugar es pequeño y muy acogedor, estábamos no más de 100 personas y dos de ellas eran nada menos y nada más que John Travolta, el que bailó de manera divertida a un lado de nosotras y la otra una glamorosisíma Lady Gaga, la que se pasó riendo y conversando con un grupo de amigos. ¡Sin duda, fue una extraordinaria manera de terminar la experiencia de visitar Los Angeles como toda una celebridad!