Columnas

Topicality
06.07.2017
Tres días en Los Ángeles
-Fin de semana culinario y artístico-
06.07.2017
Ale Sierra
Por: Ale Sierra
ale@alesierra.com
Tres días en Los Ángeles

Los Ángeles se ha vuelto sinónimo de arte, cultura y comida. A tan sólo dos horas y media de Guadalajara, es un must para cualquier tapatío que le gusten estas tres cosas.

Estuve viviendo en L.A. cerca de un año y medio por el trabajo de mi esposo y no hubo un solo día en el que no abrieran un restaurante nuevo o no se inaugurara una exposición en alguno de los miles de museos y galerías de la ciudad. Explorar toda esta escena artística y foodie, se volvió nuestro hobby y ahora que no estamos ahí, lo extrañamos horrores.

 

Lo increíble de Los Ángeles es que hay millones de cosas que hacer, para todos los gustos, intereses y estilos. Si eres hipster, si te gusta la farándula, si te laten los puestos o si eres más fresa… nosotros fuimos a todo lo que pudimos y las recomendaciones que les voy a pasar son una mezcla de esto. Si te gusta explorar, sigue leyendo… si prefieres no, es de gustos y siempre estarán The Ivy, Cecconi´s y The Bungalow.

Día 1: Downtown y Arts District.

Empezamos en Grand Central Market… imagínate un Mercado México pero el triple de grande. Encuentras de todo… desde carnitas y tacos, pasando por hamburguesas y hot dogs, hasta ceviches y ostiones. Si vas con tiempo, hay un puesto que se llama Egg Slut, las filas son de dos horas, pero es el sándwich de huevo más famoso de L.A. Si no quieres pasar toda tu mañana ahí, La Tostadería tiene un ceviche espectacular y Berlin Currywurst unas salchichas buenísimas. Escojas lo que escojas, acaba con un café de G&B.

De ahí, vete a The Broad… el museo de arte contemporáneo de la ciudad. Es increíble, y gratis… así que te conviene reservar. Con obras de Yayoi Kusama (Infinity room incluido) Basquiat, Ed Ruscha, Jeff Koons, Jasper Johns, Cindy Sherman, Rauschenberg, Warhol y Litchenstein es uno de los museos más importantes del mundo actualmente. Desde el edificio es increíble y aunque no es gigante, sí le vas a dedicar un tiempo. Si acabando te late otro museo, enfrentito del Broad está el MOCA. Es un museo que acabas en media hora… este no es gratis, pero ver a los Rothkos y Pollocks que tiene, vale toda la pena.

Acabando de los museos, si tienes flojera de agarrar un Uber, vete a comer a Otium. Un restaurante espectacular de Timothy Hollingsworth, que ha trabajado con los chefs europeos y norteamericanos más famosos. Es buenísimo y la arquitectura del lugar, súper. Y si no te importa agarrar un Uber, vete al Arts District. Puedes comer en Wurstküche, unas salchichas deliciosas o en Manuela, un restaurante adentro de la galería Hauser & Wirth. Aparte de esa galería y su librería, hay miles de tienditas increíbles en esa misma calle, así que explorar la zona es el mejor plan.

Si te late la música clásica, regresa a downtown al Walt Disney Concert Hall, de Frank Gehry. Una experiencia increíble… la Filarmónica de Los Ángeles, dirigida por Gustavo Dudamel es de verdad de las mejores del mundo. Acabando te recomiendo irte a Bestia (sólo que reserva desde ahorita) es una bodega en el Arts District, pero su comida italiana es espectacular. Sin duda del top 5 restaurantes de Los Angeles. Si no hay reservación en Bestia y quieres una vista increíble del centro de la ciudad y un postre de chocolate blanco que te mueres, vete a Perch. Tiene un rooftop bar increíble para los drinks después de la cena.

Día 2: West Hollywood.

Si quieres un brunch buenísimo, vete a Republique… un restaurante francés delicioso y aparte de rico, el lugar es increíble. Después de ahí, si quieres ver más arte, la galería Taschen está súper cerca y si no, vete a The Grove, su centro comercial más bonito y donde está el Farmer´s Market de la tercera. No hay miles de tiendas, pero las que hay son padres y caminar el mall vale la pena.

Caminar la tercera (3rd Street) está padre, te vas a encontrar miles de tiendas de ropa, libros y decoración padre. Recomendadísimo. Y siguiendo con el tour culinario, si tienes ganas de pizza, las mejores (casi del mundo, lo prometo) las encuentras en Jon & Vinnys, un mini restaurant en Fairfax de un grupo que tiene ahorita a los top restaurantes de L.A. Si quieres más comida francesa y los escargots son lo tuyo, el mejor de todos es Petit Trois. Otro mini restaurante del mismo grupo del de las pizzas… si me preguntan a mí, el mejor francés de todo el mundo. No es broma.

El LACMA, el Museo de Arte moderno de la Ciudad, es la siguiente parada. Seguro has visto las miles de lámparas de calle en varias cuentas de Instagram… aquí las encuentras, junto con miles de Matisses, Van Goghs y Picassos.

Si te late irte por cena y drinks con más ambiente nocturno, Catch, Ysabel y Laurel Hardware son tus opciones. Catch es el más nuevo y popular, así que aquí decide a cual ir más que nada por el que tenga reservación. Los tres son padrísimos.

Día 3: Venice y Santa Mónica.

Para desayuno/brunch te recomiendo Gjusta… el lugar está hipster pero está padrísimo y tiene una comida que lloras, hacen su propio pan así que prepárate para un carb-load bueno. Después para bajar los panes, vete a caminar Abbot Kinney. La calle más padre de todo Venice. Miles de tienditas de decoración, lentes y ropa increíbles.

De ahí te puedes ir al Santa Mónica Pier a ver el mar, caminar por la playa y ver gente. Hay una calle completamente peatonal llena de tiendas y un centro comercial por si lo que quieres es shopping. Ahí puedes pasar el resto del día y para cenar… regresamos a Abbot Kinney a Gjelina. Es de los mismos de Gjusta pero con más ondita y “ambientín” para cenar. Las pizzas son riquísimas.

Por esta vez ya acabamos con las recomendaciones para estos tres días de arte y comida. Pero la verdad es que podría hacer una columna de 100 días y no acabaríamos. Los Ángeles está increíble, una ciudad que tiene de todo. Una de mis favoritas y de las más padres que he tenido oportunidad de visitar.