Columnas

Topicality
12.02.2019
Palabras al viento: Mi agenda 2019
#NuncaEsTardeParaSoñar
12.02.2019
Chely Aguilera
Por: Chely Aguilera
chelyly@hotmail.com
Palabras al viento: Mi agenda 2019

 

Siempre me han gustado las libretas. Desde que tengo uso de razón compro libretitas de todas las formas para poner, desde lo que tengo que comprar en el súper hasta los pendientes pero también, me da por “volar” con la pluma. En mis días de enamorada eso era como Disneylandia, escribía todo el tiempo que por si lo veía pasar y “soñaba” con hablarle, pero también si alguien me decepcionaba. Lo bueno de escribir es justo eso, cualquier emoción te da para inspirarte.

 

 

Entrando en el tema de las libretas, en una en particular pasé textos de otras. Eran poemas, pensamientos, ideas sueltas y hasta decía yo: “¿Cuándo escribí eso?”, “¿Tan mal me sentía en ese momento?”, porque en verdad que se me olvida, como que lo escribo y al liberarlo ya sale de mi cabeza.

Esa libreta que un día compré especialmente para transcribir en limpio todos aquellos textos que creí “más decentes” los copié para un día, tal vez un día, hacer una agenda. De eso les estoy hablando de años, porque nuevamente por mucho tiempo guardé esa libreta.

 

 

A la par de esta historia les cuento que tengo un perro llamado Figo que quiero mucho, que es como mi tercer hijo en la casa, pues a este “hijo” cuando le crecían los dientes le dio por morder todo y llegó hasta mi libreta especial. Babeada y con las hojas sueltas dije: “No, esto de plano ya no servirá”, pero me di a la tarea de rearmar como un rompecabezas y los transcribí ahora en la computadora.

La agenda seguía rondando en mi cabeza, poniendo un texto en cada mes del año y seleccioné mis favoritos. Casi estuve a punto de borrarlos y olvidarme de esta idea, pero decidí seguir porque ya era mucho darle vueltas y cada año pensaba, a ver si éste sí lo hago.

 

 

Pues ándale que llegó el 2019 y dije, ¡va! Así que me fui a la editorial con la que trabajé hace cuatro años para publicar mi novela Amor de ojos verdes, para ahora llevar a cabo de esta idea como de una agenda editorial con textos propios. Debo confesar que siempre da miedo, que piensas un montón de cosas y que no vale la pena, ni el dinero, ni tiempo, ni esfuerzo, pero esta vez apagué mis pensamientos -que a veces son nuestros peores enemigos- para solo seguir adelante.

 

 

El resultado de todo esto que les cuento se llama Palabras al viento, siempre pensando que “menos es más” elegí los que en ese momento me gustaron y así cada mes tiene su propio pensamiento, texto, poema, sentimiento o como se le quiera decir. Dedicar un texto a cada mes me parecía ideal para tampoco saturar.

Y así dice así en las primeras páginas: “Mucho que sentir, poco que decir… Palabras al viento”.

 

 

Esta es la propuesta y estoy feliz de llevarla a cabo.

Chécala también en @chelyagmich