Columnas

Septimo Arte
25.03.2020
¿Y qué vas a hacer cuando todo esto termine?
#DesdeLaCuartaPared
25.03.2020
Maité Ruiz Velasco
Por: Maité Ruiz Velasco
maria.teresa@gentebien.com.mx
¿Y qué vas a hacer cuando todo esto termine?

FOTO: WALT DISNEY STUDIOS MOTION PICTURES

 

Yo no soy de esas personas que lloran por las películas.

Cuando vi la escena final de Jojo Rabbit en el cine, donde los personajes principales bailan al ritmo de Heroes de David Bowie para celebrar que la Segunda Guerra Mundial había terminado, no lloré. De hecho lo recuerdo como un momento bastante feliz.

Un puño de palomitas acarameladas en mi mano izquierda y uno de palomitas sabor Doritos Nacho en mi mano derecha me hacían sentir plena. El olor a mantequilla, el aire frío, el Carlos V que me esperaba dentro de mi bolso, y la emoción porque eran vísperas de los Premios Óscar 2020, me hacían sentir aún más feliz. Recuerdo la satisfacción que experimentaba en ese momento al pensar que tras ver este filme podría dedicarle un espacio en mi columna, pero nunca me imaginé que cuando escribiera algo sobre Jojo Rabbit me encontraría en la situación en la que estoy actualmente.

Ahora no hay palomitas de cine en mis manos ni Carlos V esperándome en mi bolso. Cuento los días, pero parece que todo esto ha sido un solo día muy muy largo, comer papas a la francesa mientras espero mi turno en el boliche parece un sueño, y las visitas a la nevería fueron sustituidas por compras exprés en el supermercado, solamente lo indispensable. Salir por un frappé con mi mejor amigo es impensable, y no importa en qué fecha estés leyendo esto, no sé en qué día vivo. ¿Cuándo se acaba esta cárcel llamada dieta?

 

VÍA: GIPHY.COM

 

En fin, la segunda vez en mi vida que vi la escena final de Jojo Rabbit fue en redes sociales, donde alguien lo compartió con la descripción:

-“¿Y qué vas a hacer cuando todo esto termine?”

-”Bailar”.

 

En algún punto de Jojo Rabbit, los personajes expresan que cuando por fin se acabe la guerra, bailarán para festejar, y así sucede en la escena final. El fragmento se viralizó haciendo referencia a la actual situación que tiene paralizado al mundo entero, que no pienso mencionar porque su nombre me tiene bastante cansada. Al principio casi me provoca las lágrimas pensar que al igual que los personajes de la cinta, no sabemos cuándo se va a terminar todo esto (no mi dieta, lo otro).

Es lamentable que miles de personas se vayan de un día para otro así como el personaje de Scarlett Johansson en la cinta, pero... ¿acaso somos nosotros, los que tuvimos la oportunidad de hacer home office y ver televisión todo el día en pijama, igual de desdichados que una niña judía escondida de los nazis durante la guerra? ¿por qué en lugar de “esperar a que todo esto termine” no bailamos Heroes de David Bowie de una vez?

 

VÍA: GIPHY.COM

 

Si no han visto Jojo Rabbit y tienen oportunidad de hacerlo de manera legal desde sus casas, háganlo. Yo pensaba que Hollywood ya había hecho demasiadas cintas sobre la Segunda Guerra Mundial, hasta que vi este filme. Casi mágicamente logran mezclar el nazismo y la comedia de una manera bastante respetuosa y digna; además aplaudo de pie a la diseñadora mexicana Mayes Rubeo encargada del vestuario de la cinta, nominada pero no ganadora del Oscar.

La vestimenta de la madre de Jojo en la película se convierte en un personaje más, y al ser muy colorida logra proyectar cómo el niño recordará para toda la vida a su madre, interpretada por Scarlett Johansson (quien también debió ser premiada por La Academia).

 

FOTO: WALT DISNEY STUDIOS MOTION PICTURES

 

Mientras escribía esto me topé con un dato que quizás tumbe la teoría de que es exagerado comparar Jojo Rabbit con ya saben cuál pandemia: las únicas veces que se han pospuesto los Juegos Olímpicos en la historia ha sido debido a las dos guerras mundiales, y ahora en 2020. En fin ¿yo qué voy a saber?

No me queda más que decirles que no voy a esperar a que se acabe la cuarentena para bailar Heroes de David Bowie (claro, desde la comodidad de mi hogar y #DesdeLaCuartaPared ), pero si me preguntan “¿Y qué vas a hacer cuando todo esto (la dieta) termine?” Quizás sí derrame un par de lágrimas.