Columnas

Septimo Arte
22.07.2019
Pero sigo siendo el rey
#DesdeLaCuartaPared
22.07.2019
Maité Ruiz Velasco
Por: Maité Ruiz Velasco
maria.teresa@gentebien.com.mx
Pero sigo siendo el rey

FOTO: DISNEY

TEXTO: MAITÉ RUIZ VELASCO

 

Por fin llegó a la pantalla grande la nueva versión de El Rey León, la cual no puede ser considerada como live action si nos aferramos a la definición de Wikipedia: “obras en las que la imagen ha sido obtenida mediante la filmación directa de actores o elementos reales, es decir recurriendo al rodaje tradicional en estudio o en exteriores”.

 

VÍA: GIPHY.COM

 

Sin embargo este remake ha superado las expectativas de muchos millennials, cuya nostalgia los obligó a ir a la función de medianoche el 19 de julio. También ha conmovido a pequeños que (al igual que los adultos) empiezan a pronunciar incorrectamente las primeras líneas de El Ciclo Sin Fin (que no dicen La Cigueña..., dice Nants ingonyama que en zulú significa Aquí está el león).

 

VÍA: GIPHY.COM

 

Esta nueva versión evidentemente no está hecha para que la audiencia decida si es o no es mejor que el clásico de 1992, es un homenaje que de paso (con la intención de aportar algo nuevo) corrige más de algún agujero de la trama original. Por ejemplo ¿Scar vivía con las hienas? ¿Cómo descubrió Rafiki que Simba seguía vivo? ¿Cómo se escapó Nala adulta de la manada? ¿Si Sarabi seguía siendo reina cuando Scar se convirtió rey, eran pareja?

 

VÍA: GIPHY.COM

 

A pesar de que, como ya mencioné, El Rey León 2019 no sea un filme de imagen real, los creadores se esforzaron porque los animales que aparecen en pantalla se comporten lo más real posible, por lo cual no es extraño que de repente Timón se rasque la oreja con la pata o que Simba se distraiga para perseguir un insecto. De esta manera el remake sustituyó las escenas surrealistas como la escena de Yo Quisiera Ya Ser El Rey donde cebras, elefantes y flamingos se apilan formando una torre, y en su lugar dejaron imágenes más probables que siguen causando el mismo impacto.

 

VÍA: GIPHY.COM

 

Sin duda alguna El Rey León es una obra maestra de Disney por infinidad de razones. No hay personajes cien por ciento buenos ni cien por ciento malos (el protagonista es egocéntrico y después irresponsable, mientras que el villano actúa por motivos hasta cierto punto justificables).

No me queda más que aplaudir a este filme y revivir mi infancia #DesdeLaCuartaPared.

 

VÍA: GIPHY.COM