Columnas

Life style
19.02.2019
Y tú ¿qué piensas de ti misma?
Alexa Cara
19.02.2019
Y tú ¿qué piensas de ti misma?

 

Una de las cosas que más afecta nuestra imagen externa es precisamente nuestra auto-imagen, lo que pensamos de nosotros es lo que sí o sí vamos a proyectar. Podemos vestirnos con el estilo más cool, con las prendas de tendencia y con las mejores marcas pero si lo que llevo dentro no hace match con lo que quiero proyectar estaremos mandando mensajes confusos y contradictorios que generarán desconfianza en los demás. El trabajo de un Personal Stylist no es únicamente vestirte, decirte qué te va mejor, llevarte de compras, cambiarte el clóset y el peinado. Va mucho más allá puesto que si solamente se trabaja la parte externa, la transformación será momentánea y no trascenderá.

 

 

El primer paso para lograr un cambio positivo es identificar cuál es tu auto concepto, preguntarte cuando te miras al espejo ¿Qué veo?,¿Qué pienso de mi? ¿Cuál es ese diálogo interno?¿Es amoroso? ¿Es duro y lleno de juicio? Y date cuenta de todo lo que piensas de tí misma y compáralo si coincide con todo eso que te molesta que te digan o que te hagan sentir. Recuerda que lo de afuera solo es un reflejo de lo que tenemos dentro y que solamente vemos lo que hay en nosotros, si afuera vez rechazo es porque dentro hay un rechazo, si ves humillación es porque seguramente no paras de humillarte con tu diálogo interno (qué fea, qué gorda, ¿para qué te comiste eso?, ¿a ver cuando te poner a dieta? Por eso nadie te quiere, etc), si los demás te generan culpa es porque estás llena de culpa y al contrario también, si ves aceptación, amor, reconocimiento, apreciación, etc, es porque eso también vive en ti, así que el segundo paso es hacerte responsable de lo que sientes, de tu cuerpo y de cómo lo vives.

 

 

Te prometo que no depende de si eres talla 0 o si eres XL, no depende de si te pareces a las modelos de revistas o si te maquillas a diario, depende de lo que pienses tú de ti ¿Cuántas veces no vemos mujeres que son nuestro “ideal” que son sumamente infelices e insatisfechas? ¿Cuántas veces no hemos visto mujeres comunes y corrientes con una seguridad de hierro y que son exitosas y dichosas? No te compres la idea de que la felicidad está correlacionada con nuestra talla, con la belleza, con nuestro físico y deja de pensar que cuando adelgaces, cuando engordes, cuando tengas cuadritos, cuando te operes, cuando te tomes el licuado milagroso, etc, vas a ser feliz, te aseguro que si no eres feliz ahorita tampoco cuando logres esa meta. Así que el tercer paso es cambiar tu diálogo interno, sé amable contigo, deja de insultarte constantemente, agradece a tu cuerpo lo que sí tiene, lo que sí te da, dile cosas bonitas así sean tus pestañas lo que encuentres que te gusta, enfócate en ellas siempre que te veas en un espejo, escribe en ru espejo piropos o todo eso que tanto anhelas que te digan los demás, aléjate de las personas que te hacen sentir mal, que te critican, que siempre te hacen la misma pregunta nefasta, por amor a ti, hazlo.

 

 

El cuarto paso consta de hacer consciente tu conflicto inconsciente que te ha llevado a generar una imagen con la que no estás cómoda y no sientes identificada. Si eres una mujer gorda, pregúntate ¿qué me llevo a eso? ¿en qué momento me sentía en peligro que tuve la necesidad de generar grasa para sentirme a salvo? ¿En qué momento sentí que no tenía suficiente para mis hijos que mi sistema biológico generó esa grasa extra para sentir que siempre habría? ¿En qué momento se vio agredido tanto mi cuerpo que tuve la necesidad de agrandarlo para que nadie me hiciera daño? ¿En qué momento me dolió tanto la ausencia de mamá que comía y comía para sentirla cerca? En cambio si eres alguien sumamente delgada pregúntate ¿En qué momento me sentí tan rechazada y no suficiente que me hice pequeña para no estorbar y pasar desapercibida? ¿En qué momento me he sentido tan en peligro que tuve la necesidad de estar hipar ligera y cuando llegara el momento de escapar poder ir más rápido sin cargar peso extra? ¿En qué momento me dolió tanto ser mujer que para protegerme opté por no comer, por no crecer, por no lucir como una mujer y quedarme como una niña?

Cualquier conflicto que vivas hoy con tu cuerpo tiene que ver con algo del pasado, de tu infancia y es necesario resolverlo para trascenderlo. Mi recomendación para lograrlo es la Biodescodificación, es una herramienta fantástica.

Y el último paso es hacer lo necesario para no vivir desde el conflicto, no vivir desde el miedo, desde el deber ser, sino desde tu verdadero yo, tu esencia, seas gordita, flaquita, marcada, sin marcar, alta, chaparra o lo que sea pero vivirlo desde un profundo amor propio y una inmensa y total aceptación de ti misma. Si no te gusta algo cámbialo, trabaja por esa meta pero no lo hagas desde el rechazo o desde el miedo, no hagas ejercicio por miedo a engordar sino por estar saludable y porque es algo que te alimenta, no hagas dieta pensando que qué horror comer verduras todo el día porque así tomes pura agua, no te va a servir. Hacer lo necesario sin haber resuelto el conflicto te va a llevar sí o sí a manifestar ese conflicto más caóticamente , es como hacerte la lipo sin haber resuelto el conflicto, lo que va pasar es que tu cuerpo va a encontrar otra forma de hacerte sentir a salvo ya sea con más grasa, con ronchas, o con otros padecimientos mucho más severos hasta que escuches el mensaje, hasta que lo sanes y puedas entonces transformarlo desde el amor pues todo lo que se transforma desde ahí perdura y trasciende.

 

Alexa Cara