Columnas

Life style
10.04.2020
Una nueva era: unidos y más fuertes
Fashiorama
10.04.2020
Álvaro Valadez
Por: Álvaro Valadez
alvaro@gentebien.com.mx
Una nueva era: unidos y más fuertes

 

Incertidumbre y miedo son quizás dos de los sentimientos más recurrentes en estos momentos debido a la crisis global ocasionada por el Corona virus. Dos emociones perfectamente humanas y sobre todo comprensibles y válidas ante situaciones extremas y desconocidas como las que estamos viviendo; sin embargo debemos aprender a controlar tanto el miedo como la incertidumbre, de lo contrario pueden llegar a paralizar nuestra capacidad de actuar, de pensar y de vivir de una manera no sólo armoniosa, sino consciente y congruente como individuos y como sociedad.

Es una realidad, atravesamos por uno de los períodos más difíciles y complejos de los que haya sido testigo la humanidad, una etapa llena de retos que no sólo nos pondrán a prueba como comunidad sino que establecerá un cambio de paradigmas.

 

 

Después de esta crisis nada será igual, por este motivo es fundamental replantearnos temas relacionados a nuestra existencia, tanto en el plano personal como profesional, y sobre todo comprender que el “yo” significa un “nosotros”. Así, en el caso de la moda este “apagón” tan violento generado por el Corona virus ha obligado tanto a la industria como a los consumidores a cuestionarnos asuntos como la importancia (o no) de la moda, nuestros hábitos -insaciables- de consumo, el ritmo desenfrenado de producción de bienes y servicios, los valores exaltados dentro del sector, su fuerza laboral y la cadena de suministro, la urgencia de una verdadera sustentabilidad, la falta de creatividad, entre otras muchas cosas.

Reflexiones y cuestionamientos que si bien ya estaban sobre la mesa, hoy dejan de ser una opción para convertirse en una obligación  para todos los que hacemos y consumimos moda. Por lo pronto y en calidad de urgente todos y cada uno de los esfuerzos de la industria de la moda están destinados a dos objetivos: el primero es sumarse para combatir la crisis sanitaria global y el segundo es no “naufragar” ante la tempestad económica que nos azota y que definirá el resto del 2020.

Las noticias de las últimas semanas en torno al futuro del sector de la moda no son nada alentadoras y pareciera que al igual que el virus, generan una cadena de infortunios. Tan sólo en México la última semana de marzo el sector textil tuvo una caída en sus ventas del 70% según la Cámara Nacional de la Industria Textil, sumado a la cancelación de Mercedez-Benz Fashion Week México o el anuncio del cierre definitivo de tiendas como  The Feathered, una de las propuestas más innovadoras e interesantes de moda de los últimos años.

 

 

A nivel internacional las afectaciones también han sido múltiples y con costos económicos que aún no podemos medir, la Gala del Met en Nueva York, la Semana de la Moda Masculina en ciudades como Milán o Londres, así como la Semana de la Alta Costura en París programadas para junio ya fueron canceladas, al igual que todos los desfiles de la temporada Crucero o proyectos como el Calendario Pirelli, lo anterior sin tomar en cuenta los cierres de miles de tiendas alrededor del mundo.

Mientras el sistema y la economía parecen derrumbarse, compañías como LVMH (Louis Vuitton, Fendi, Celine, Givenchy), Kering (Gucci, Balenciaga, McQueen, Saint Laurent), Moncler, Inditex, H&M, Armani, Versace, Prada y Ralph Lauren donan decenas de millones de dólares para distintas causas sanitarias además de producir en sus fábricas prendas médicas, mascarillas y geles desinfectantes. Sí, el impacto económico será muy duro y en algunos casos irreparable, pero jamás debemos olvidar lo verdaderamente valioso: la vida.

Ha llegado el momento de entender que todos somos uno, que debemos vivir en el presente, la salud y el amor no tienen precio, la fronteras no existen, el poder está en la gente y el planeta es nuestro único hogar. Aprendamos las lecciones, luchemos esta batalla con la cara y el ánimo en alto, en conjunto, unidos y más fuertes.

Volveremos a encontrarnos, volveremos a empezar, con confianza y resiliencia.