Columnas

Life style
08.07.2019
Un calendario sin ti
Parte 2
08.07.2019
Un calendario sin ti

 

Le pedí al calendario ignorar a Marzo, pero ni él ni yo pudimos. Quise borrar el día nueve y pretender que mi sombra dejaría de buscar a la tuya, pero fue en vano, ambos terminamos frustrados, de seguir esperando a que volvieras, de escondernos en tu rechazo y de pretender que eso era amor. El 9 de marzo mis manos le contaron al polvo y al fuego acerca de nuestra soledad, tomaron los versos que me dedicaste para prenderlos en enojo por haberlos aceptado, y mientras los veía mezclarse con la tierra, de donde me la diste hace exactamente 3 años, pude escucharte en la soledad y el frío y por un instante te vi, entre árboles de hojas secas con tu mirada buscando lo que quedaba de tus promesas, mientras aquello que inició nuestra aventura, terminó por desvanecerse tal como lo hizo nuestro querer.
Una pluma cayó desde arriba ante mí en abril y empecé a quererme más. Mientras más amor me di, más pude recordarnos y dejar de hacerlo reviviendo la soledad que nos causamos, logré cambiar ese sentimiento por gratitud, ya que desde que te conocí un día de enero sigo sin perder las llaves de mi hogar, aprendí que se requiere más valor y amor para reconocer cuando donde estás en realidad nunca hubo cabida para ti, y lo más amoroso que puedes hacer es partir, tal como lo hice yo en el vuelo #2208.

 

FOTO: STOCK SNAP

 

Durante el quinto mes de este año sin ti seguí creciendo, seguí escribiendo, seguí sintiendo y recordando, pero sobre todo seguí recorriendo la ruta que creí me llevaría a dejarte en lápiz y papel entre más historias y relatos empolvados, pero aquí sigo, escribiéndote, escuchándote y todo sugiere que sigo extrañándote.
Hay memorias que tienen por dueño una fecha o emoción y a mitad de año vino a mi mente la primera vez en mi vida que creí tener con quién tomar café por todas las mañanas, ha pasado un año de saludar al sol sin ti y el lado derecho vació de cualquier cama lo sigue ocupando el eco de tu risa, que en el fondo de mis recuerdos es mía, y siempre será así.

 

FOTO: STOCK SNAP

 

En julio empezaste a volver a mi vida en reencuentros con personas que lo único que tuvimos, o tenemos, en común es el amor por ti, volviste en señales que el universo puso como respuesta a esos deseos que tuve de saber qué ha sido de ti, y mi manera de intentar saberlo es esta, con palabras escritas en un papel y mucho sentir.

Agosto, han pasado tantas risas, historias, pasiones, y todo un calendario sin ti. Cada una de ellas ha sido lo que fue gracias a las lecciones y recuerdos que creamos; no encuentro una forma de acercarme a ti sin ser egoísta y que, al saber de mí, te vuelva a lastimar, así que escribí este relato, donde te agradezco por ayudarme en silencio con tu forma de ser, te agradezco el espacio en el tiempo que tuvimos y que por siempre será nuestro. Con estas palabras espero que llegues a saber que eres parte de la paz que siento,  me gustaría que supieras que solo tengo gratitud hacia ti, y quisiera saber si tú también la sientes.

Lo que siempre terminará sobrando es tiempo y calendarios ansiosos por ser olvidados, y lo que siempre terminará faltando es vida para pasarla contigo.

 

FOTO: STOCK SNAP

 

Aunque te extrañe, aunque te escuche y aún te sienta me gustaría que supieras que soy feliz, aprendí que en un año no puedes olvidar una idea de amor que creíste duraría toda una vida o dos, sigo aprendiendo a amarme más cada día, y, para terminar, si algún día llegas a leer esto, ¿me contarías que ha sido de ti?

 

GIF: GIPHY