Columnas

Life style
28.05.2019
Sin filtros
Belleza Real vs. Instagram
28.05.2019
Sin filtros

 

El otro día estando en Instagram me topé con un post de una blogger tapatía a la cual vengo siguiendo desde hace tiempo. En este post se veía su rostro sin una gota de maquillaje, inclusive sin cremas, su pelo al natural, sin doscientos productos, sin peinar y una actitud muy genuina y vulnerable. En este post ella mencionaba lo alarmante que es la normalización del uso de filtros y ediciones en las fotografías que mostramos en las redes sociales, pieles perfectas sin poros, sin grasita, sin manchas, sin arrugas, sin vellitos, con el pelo brillante, perfecto y mega saludable. 

 

El ver este post me hizo navegar por las redes de una manera mucho más consciente, dándome cuenta de la normal que se ha hecho ponernos filtros y editarnos y no solamente me refiero a nuestro físico sino también a nuestra vida pues nos hemos vuelto expertos en maquillar la realidad para hacerla ver más linda y perfecta y al final de cuentas sólo terminamos engañándonos a nostros mismos. 

 

Lo preocupante de esta situación es que las generaciones nuevas han nacido y crecido con esto, con filtros y ediciones que han generado creencias falsas sobre la belleza y por ende niños y jóvenes sumamente frustrados por no poder lograr lucir como su influencer favorito así sigan cada paso de sus rutinas de skincare y makeup. También esto ha generado que vivamos en constante competencia a ver quién tiene más likes, más comentarios, más seguidores y ya no se trata de la mejor foto sino de la mejor edición y la más grande mentira.

 

Es abrumante la necesidad que se tiene de sentirse valorado y aceptado a través de las redes sociales y el precio tan alto que hemos tenido que pagar para obtenerlo: el mentir con filtros, el someternos a la presión de mantener esa imagen perfecta e irreal que vendemos en redes, el comparar constantemente tu vida de Instagram con tu vida real y sentir vacío, el dejar de vivir experiencias por subirlas y que los demás se enteren, la constante comparación con fotos alteradas de los demás y situaciones falsas, entre muchos otros.

 

Pero esto no se queda en Instagram y Facebook sino que también es algo que sucede en Youtube pues existen filtros para videos los cuales hacen lucir a los youtubers con una piel hermosa y perfecta así tengan la peor piel del mundo ¿No me creen? Les dejo un video de Wayn Goss que lo comprueba y que me parece excelente: https://www.youtube.com/watch?v=Z1lovMzixm0 

 

 

Creo firmemente que esta problemática tiene solución y empezar a mostrar la belleza real es una de ellas, normalizarla como dice Cherry y llegar al punto de que subir fotos sin filtros ni ediciones sea lo normal y te genere confianza y no miedo o inseguridad y que subir fotos irreales sea criticado y anormal. Imagínense la paz de cualquier mujer al ver que su blogger favorita también tiene estrías o poros en la piel, que también llora o que también le salen canas, que también tiene inseguridades y tiene días buenos y malos. Afortunadamente ya existen influencers que empiezan a mostrar realidades pero aun es mayor el porcentaje de los que no. Y no, no digo que siempre salgamos recién levantadas en nuestras fotos y publiquemos nuestras desgracias pero como todo en la vida que sea con un balance y sin filtros.