Columnas

Life style
23.12.2019
Querido niño Dios:
#DeGeneración
23.12.2019
Querido niño Dios:

Querido Niño Dios:

Este año he sido bueno, obedecí a mis papás y los ayude con mis obligaciones… bueno en la mayoría, pero seamos honestos ¿A quién le gusta hacer tarea? Pero prometo que aprendí todas mis lecciones. Tampoco le hice daño a ninguno de mis compañeritos… bueno, ese día estábamos jugando y todo se salió un poco de control; pero le pedí perdón antes de terminar el recreo y seguimos tan amigos como siempre. Incluso compartimos lonche al día siguiente.

En fin, sé que no te puedo decir mentiras porque tú lo puedes ver todo y conforme vayas leyendo mi carta sabrás que merezco. El tiempo ha pasado, las cosas han cambiado y soy de los pocos que siguen creyendo en ti, muchos de mis amigos desde hace unos años dicen que no existes, que los papás te inventaron para hacer que nos portaramos bien; pero yo me niego a creer que no eres de verdad o quizá es solo porque la mercadotecnia ha regresado tantas cosas de mi infancia que me generaron tanta nostalgia y, espero te regresen a ti también. 

 

VÍA: GIPHY.COM

 

Espero por fin me llegue el Ken que nunca me trajiste; mamá dijo que es porque soy hombre y por eso me dejaste unos carritos con un paquete de tines blancos de punta y talón gris que nunca pedí (honestamente me molestó tanto recibir eso) yo creo que papá cambió mi carta. Seguro él ocasionó la confusión.

Por si acaso, sigo intentando ser bueno, sigo aprendiendo cosas nuevas e intento llevarme bien con mis compañeros de planeta; las cuestiones interpersonales cada vez son más complicadas que las matemáticas. Hay más libertad entre humanos y menos tolerancia, aún nos falta para llegar a amar al prójimo como a nosotros mismos (solo falta por comenzar a amarnos a nosotros mismos), pero seguimos trabajando para que el próximo año llegues a un mundo mejor

 

VÍA: GIPHY.COM

 

También sigo apoyando en casa haciendo algunas labores del hogar... Bueno en la mayoría pero ¿A quién le gusta lavar los trastes? Sé que ya estoy lo bastante grandecito para seguir viviendo con mis padres pero la crisis está como el año que también te afecto a ti y por eso no llegaste, o eso dijo mamá triste en aquel entonces.

En fin, este año más que pedirte algo en especial, quiero agradecer la motivación que es recibir un regalo y/o un abrazo honesto de un ser querido. Gracias por demostrarnos paulatinamente que al ser responsables y cumplir con nuestras obligaciones tendremos nuestra recompensa, y gracias por demostrarnos que no importa lo difícil que es convivir entre personas; cuando en verdad se quiere, se puede.

No negaré que en verdad me gustaría mucho recibir ese par de tines blancos con punta y talón gris de este año por que ya no tengo, pero solo pido salud y bienestar a todos los que leen esta columna. Les deseo Felices Fiestas y Feliz Navidad a todos.

Con cariño: Salvador Gózara

 

VÍA: GIPHY.COM