Columnas

Life style
27.02.2018
#NYFW FW18 V.2
¿AGONÍA O RENOVACIÓN?
27.02.2018
Álvaro Valadez
Por: Álvaro Valadez
alvaro@gentebien.com.mx
#NYFW FW18 V.2

Renovarse o morir, es la premisa que mantiene a la moda en un estado latente de emoción. La semana pasada hablaba del complejo momento que atraviesa la Semana de la Moda en Nueva York ante la fuga de talentos y la incipiente propuesta creativa que la ha caracterizado en las últimas temporadas.

Aquí la segunda parte de los personajes y momentos que no sólo definieron a la pasada edición de New York Fashion Week FW2018, sino que también los responsables de mantener viva y relevante a la capital de la moda estadounidense.

Tom Ford, exceso y decadencia. Tom Ford nunca ha escatimado en nada y esta ocasión no fue la excepción. Con una colección eco-friendly (uso exclusivo de pieles sintéticas), Ford hizo una oda a las mujeres ricas de Beverly Hills de los años ochentas. Exceso, glamour, color y brillo se mostraron en todo su esplendor dando una dosis de lujo y energía tan necesaria en estos tiempos de monotonía y propuestas urbanas. La definición de sexy siempre se ha escrito con el apellido Ford.


Carolina Herrera, baja el telón. La gran dama de la moda, la legendaria Carolina Herrera presentó su último desfile como Directora Creativa de su firma homónima la cual ha liderado desde su fundación hace 37 años. El Museo de Arte Moderno de Nueva York fue el marco perfecto para hacer un recorrido por el emblemático estilo implementado por la venezolana y que ha redefinido a la mujer contemporánea.

Bianca Jagger y Calvin Klein fueron sólo algunas de las celebridades que quisieron estar presentes en la última entrega de una de las figuras femeninas más poderosas y trascendentales de la moda del siglo XX. Wes Gordon será el responsable de ocupar el cargo de la diseñadora quien a partir de ahora será embajadora mundial de la marca. Una leyenda viviente.


Raf Simons, signos vitales. De nueva cuenta el diseñador belga Raf Simons, sacudió a la Gran Manzana con dos desfiles: el primero para su firma homónima y el segundo para Calvin Klein. En el caso de la marca Raf Simons -enfocada exclusivamente a los hombres- el diseñador hizo del show una fiesta rave en donde el techno y las luces láser recrearon la atmósfera de estas fiestas clandestinas de las décadas de los noventas.

Prendas en donde se leen palabras como “Drugs”, “LSD” o “XTC”, que más allá de la controversia generan un diálogo sobre una época crucial para la moda y los movimientos juveniles que hasta la fecha continúan como referentes para millones de personas. Una gran colección y un gran desfile que si bien hizo guiños al pasado, logró capturar una nueva esencia del coolness y la juventud en pleno 2018.

Por otra parte, Raf Simons como director creativo del imperio Calvin Klein, volvió a anotarse un éxito con su más reciente entrega para el invierno. Un collage de inspiraciones que hablan de la complejidad y diversidad social que se vive hoy en Estados Unidos y que ha replanteado el “sueño americano” y la cultura pop. Con una pasarela llena de palomitas de maíz que simulaba nieve, y teniendo a Andy Warhol como su principal referencia, Simons hizo un homenaje a los héroes estadounidenses.

Lo rural, lo urbano, lo pop, elementos bélicos, uniformes, capuchas, botas de campesinos, colores neones y mucho blanco se fusionaron sin sentido para hablar acerca del acontecer social de Estados Unidos. El collage propuesto por Simons para Calvin Klein es un retrato exacto de la cultura pop en la actualidad. Nada tiene sentido pero todo encaja a la perfección. Nueva York aún respira.