Columnas

Life style
16.05.2018
MET GALA 2018
MUJERES DIVINAS
16.05.2018
Álvaro Valadez
Por: Álvaro Valadez
alvaro@gentebien.com.mx
MET GALA 2018

Como ya es costumbre, cada primer lunes de mayo marca la fecha más esperada del año por millones de personas que aman la moda, el glamour y las celebridades. La noche de apertura de la exposición de moda más importante a nivel mundial, el evento en donde se dan cita las más grandes personalidades de la moda, el entretenimiento, la cultura y el jet set internacional: La gala del Costume Institute, popularmente conocida como la Gala del Met.

Una celebración que desde 1948 se encarga de enaltecer a la moda y a sus creadores, al mismo tiempo que se recaudan fondos para la preservación del Costume Institute, espacio que forma parte del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Una selecta lista de invitados minuciosamente seleccionados por Anna Wintour (Editora de Vogue USA), y en donde el costo por ocupar un asiento en la exclusiva cena alcanza los 30 mil dólares.

En esta edición, la exposición lleva el nombre de Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination (Cuerpos celestiales: la moda y el imaginario católico); sin duda el tema más complejo y polémico en la historia de la gala y que requirió de años de negociaciones con el Vaticano. La exhibición que estará abierta al público del 10 de mayo al 8 de octubre, cuenta con más de 50 piezas preservadas por la Santa Sede entre las que destacan las túnicas papales y una tiara con más de 19 mil piedras preciosas (18 mil de ellas diamantes).

Además de esto, se hace un recorrido por la influencia católica en el trabajo de diseñadores como Jean Paul Gaultier, Thierry Mugler, Givenchy, Dolce & Gabbana, Chanel, Alexander McQueen, Dior o Versace. El gancho perfecto para acaparar la atención a la exposición, es en definitiva la alfombra roja que sirve de preámbulo a la gala y en donde diseñadores y musas desfilan a lo largo de las escaleras del Met.

Este año, al tener la religión católica y su influencia en la moda como tema central, la polémica y la fastuosidad definieron los atuendos de las celebridades que captaron todos los flashes y miradas. Más allá de verse guap@s o cool, la gala del Met es la ocasión ideal para hacer una declaración de moda. Mostrar quién es quién al momento de definir tendencias y sobre todas las cosas, recordarnos que la moda es el discurso perfecto para provocar emociones y sacudir a las audiencias. Aquí, algunas de las mujeres que sin ser “las mejores vestidas” (algo muy subjetivo y personal), comprueban que la moda se trata de tres cosas: diversión, expresión y creatividad. ¡La moda es divina!

1. Rihanna: Como cada año, la cantante de Barbados es la reina de la gala y nos demuestra que entiende y disfruta la moda al 100. Con un look de John Galliano para Margiela, Riri no sólo causó polémica por su evidente inspiración papal sino que se llevó las palmas por la extraordinaria maestría en la ejecución de su atuendo. Un espectáculo por sí mismo.

2. Solange: Con un vestido Haute Couture 2012 de la que probablemente sea la diseñadora más vanguardista y experimental en la actualidad, Iris van Herpen; la hermana de Beyoncé logró plasmar su estilo tan peculiar y transgresor con una pieza futurista con aires góticos.

3. Lily Collins: Convertida en una “monja punk”, la joven actriz se llevó las palmas con su look de Givenchy que incluyó un rosario, una corona y hasta lágrimas de “sangre”. Impecable estilismo, lleno de sofisticación y modernidad.  


4. Kate Bosworth: Como un ángel caído del cielo, es la mejor manera de describir la sublime belleza con la que desfiló por la alfombra roja la actriz. En un Oscar de la Renta con una capa de tul blanca con perlas y destellos dorados, Kate Lució inmaculada y perfecta. Belleza en su estado puro.


5. Blake Lively: Enfundada en un Versace hecho a la medida que tomó más de 600 horas de trabajo y joyas valuadas en 2 millones de dólares, Lively optó por la sensualidad propia del Barroco que sin duda es parte crucial de la estética y el imaginario católico. Una estrella de Hollywood en todo su esplendor.