Columnas

Life style
20.08.2019
La belleza ¿Cuesta?
Por: Alexa Cara
20.08.2019
La belleza ¿Cuesta?

 

Estoy segura de que las indutrias que más ganancias generan son las de belleza (después de la farmaceútica) y esto se debe únicamente a una razón: nos han hecho creer que es una necesidad y nos hemos creído que nuestro valor radica directamente en nuestra belleza externa.

 

No quiero que me malentiendan porque como ustedes saben yo soy amante del tema de belleza, mi instagram y contenido se basa principalmente en este tema y me considero una BeautyAddict como diría Pau Florencia mejor conocida como The Urban Beauty pero de lo que les quiero hablar es de esa creencia que TANTO daño nos ha hecho a las mujeres pues nos condena inevitablemente al sufrimiento y la ansiedad tratando de evitar lo inevitable...envejecer.

 

 

Las mujeres vivimos comprando cremas milagrosas, sometiéndonos a tratamientos anti arrugas, para bajar de peso, para aumentar el colágeno, haciendo dietas y circo maroma y teatro por mantenernos jóvenes y bellas  y no tiene nada de malo buscar lucir lo mejor posible el mayo tiempo posible, el tema es de donde nace esa acción ¿del amor propio o del miedo?  Es muy diferente pensar: " me voy a hacer este traramiento para no hacerme vieja, para quitarme lo gorda, porque no quiero engordar, porque me da miedo envejecer, para parecerme a fulana, porque parezo marrano, porque parezco pasita, etc" que " me voy a hacer estre tratamiento para verme y sentirme mejor, por amor a mi misma, porque sé que es algo positivo para mi vida, porque puedo y me lo merezco, etc" ¿no?

 

 

El tipo de pensamiento que te lleva a una acción determina totalmente el resultado, cuando la raíz es miedo (así sea miedo disfrazad) y el rechazo justo eso vas a recibir pero cuando es amor y aceptación pasa lo mismo, recibes tal cosa. A las mujeres nos programaron para crecer inconformes con nuestro cuerpo y para sentir que algo falta y nos desempoderaron tremendamente ( que era la intención), al poner la fuente de nuestro valor en nuestro aspecto, el problema es que nos la creímos y como dice Zazil Abraham: "¿qué le vendes a una mujer conforme con su cuerpo? ". Si estamos preocupadas y ansiosas por "dejar de valer" (por dejar de ser joven y bella) no tenemos ni energía ni fuerza para seguir nuestros sueños y cumplirlos y es curiosos porque está comprobado que el hombre se preocupa más por su cuerpo en cuestiones de funcionamiento y la mujer en cuestiones estéticas pues al hombre se le enseño a valorar su cuerpo por lo que puede hacer y a la mujer por como se ve.

 

 

A lo que quiero llegar es a que antes de empezar a ponernos todas las cremas milagrosas del planeta, hay que empezar por amarnos y aceptarnos así como somos y sobre todo aceptar que vamos a cambiar con los años (hagamos lo que hagamo), aprender a envejecer con amor propio y dignidad porque no hay cosa mas terrible que una mujer madura tratando de verse de veite. Empezar a ver el mundo de la belleza como una opción, como una herramienta más pero no como una necesidad porque de la necesidad nace la codependencia. Aprendamos que el valor de una mujer (y cualquier persona) radica en mucho más que su aspecto físico y si bien yo soy promotora de cuidar tu imagen, verte bien, de utilizar tu aspecto externo para empoderarte, etc, no estoy de acuerdo con obsesionarnos con eso porque la obsesión nunca viene del amor, siempre del miedo.

 

 

Siempre que te hagas un tratamiento, te compres una crema, un maquillaje o lo que sea, observa tu diálogo interno y revisa si nace del amor y la aceptación o del miedo y el rechazo y si es de la segunda, transfórmalo. Al principio te sentirás boba porque no creerás en eso pero repítelo una y otra vez, acuérdate que cualquier creencia se instala a través de la repetición así que poco a poco lo puedes lograr. Recuerda que lo que tememos es lo que atraemos si le damos atención pues en lo que te enfocas crece así que enfócate en lo bueno, lo positivo y en lo que sueñas para que le des poder.

 

 

Hemos pagado un precio demasiado alto y no me refiero solamente monetario (por que en eso gastamos millones) sino a nivel psicológico y emocional, hemos dejado que esta necesidad aprendida nos consuma y nos mantenga distraídas de nuestro poder. Hemos crecido con frases tatuadas en el cerebro como: " Las catrinas se aguantan", " la belleza cuesta", " la que es es linda, es linda", "si eres bonita tienes más oportunidades", "tú única preocupación debe ser estar guapa para tu marido", " La belleza abre puertas", etc y hemos sido esclavas de ellas. La belleza cuesta empezar a amarte, cuesta trabajar en ti, cuesta aceptarte y aceptar los ciclos de la vida, cuesta tranformar todas eses creencias limitantes, cuesta creértela que ya eres bella.  Haz las paces contigo misma y permítete vivir en paz contigo, con tu cuerpo y con el qué dirán y lo que decidas hacer hazlo por amor a ti.