Columnas

Life style
13.07.2017
¡Fin de cursos!
Café con letras
13.07.2017
Chely Aguilera
Por: Chely Aguilera
chelyly@hotmail.com
¡Fin de cursos!

El cielo nublado y el olor a tierra mojada me recuerdan a los fines de cursos. Con las lluvias, que me encantan, viajo hasta los charcos del patio de la escuela, los abrazos al despedirte de tus amigos y las entregas de calificaciones, que de verdad eran de mis favoritas. Ahora lo vuelvo a vivir como mamá y al parecer sigo siendo la misma. Me emocionan estos últimos días, los festivales y hasta la participación de uno de mis hijos en la escolta. Al ser mamás vivimos todo esto otra vez como si fuera nuestra historia y es el pequeño mundo de tus hijos al que te debes integrar por la sencilla razón de que tú ya lo viviste y puedes entender la etapa que están pasando.

La emoción del olor a libros nuevos del inicio, se convierte en la nostalgia de los libros terminados -a veces en pésimas condiciones- cuadernos, letras, dibujos que marcan el final de un ciclo. Son cerca de 10 meses donde no solo aprenden las lecciones escolares, sino también de vida con los compañeros al pasear, compartir, exponer en clase, ir al teatro, jugar futbol y momentos que pasan mas rápido de lo que pensamos.

Como lo he dicho en otras ocasiones, he vuelto a cursar la primaria, he vuelto a canciones que aprendí, operaciones, rimas y mi tan sufrido paso por las manualidades que no logro superar porque tiemblo cuando a mis hijos les toca hacer una maqueta, he padecido la del sistema solar, la torre de la expropiación petrolera hecha de palitos con efectos especiales, todo eso, lo acepto, no se me da y a estas alturas ya dudo.

Siempre he tenido o procuro tener empatía con las maestras, intento acercarme sin hostigar y escucho cuando debo hacerlo porque a quién le gusta escuchar quejas de sus hijos, pero hay que entender que no son perfectos y que muchos de sus defectos son nuestros errores, así que aunque no todo es alegría en la escuela, los papás debemos estar al tanto. Pero de alguna manera se compensa porque sus logros también son nuestra estrellita y nos sentimos orgullosos cuando se nos da una buena noticia.

Los niños se emocionan los últimos días y hasta llevan la cuenta regresiva de cuánto falta para terminar. Se alistan para el verano y vienen las soñadas vacaciones en familia, son tesoros que hay que valorar porque crecen mas rápido de lo que pensamos.

Ahora las mamás emprendemos la búsqueda de los cursos de verano, que cada vez son de menos semanas, estos calendarios escolares vuelven locos a cualquiera porque cada escuela tiene sus variantes, algunos ya salieron otros están por salir, pero yo recuerdo en mis años que las vacaciones eran mas largas.

Un nuevo ciclo escolar es también una oportunidad de mejorar y crecer en materias ligadas a la ortografía, dicción, un poco de historia, matemáticas o descubrir la habilidad artística. La escuela es fundamental en nuestra infancia, ahí encontramos a los mejores amigos, algunos dejamos de verlos pero siempre se queda algo en nosotros.

Yo disfruto y como mamá me sigue haciendo ilusión el siguiente grado, qué maestra les tocará, los útiles y aunque de mi hijo es el último en primaria, me empiezo a preocupar por la secundaria aunque esa… será otra historia.