Columnas

Life style
20.04.2020
Está bien no estar bien
por: Alexa Cara
20.04.2020
Está bien no estar bien

FOTOS: ISTOCK

TEXTO: ALEXA CARA

 

Hoy les quiero compartir sobre un tema que considero es muy importante y es el de permitirnos estar mal, el de permitirnos ser vulnerables, que duela y no pelearnos con eso. El otro día hace como una semana estaba en un estado emocional que no me gustaba, que me causaba ansiedad y del cual quería salir as fast as posible, y justamente mi prisa y mis ganas de no contactar fueron las que me hundían más y más en esa emoción y sensación.

A pesar de que llevo ya un tiempo trabajando en mi misma y conozco muchas herramientas, aún me sigo equivocando y yo sé que nunca seré perfecta, ni iluminada, ni caminaré sobre las aguas pero lo que sí sé es que cada vez será más fácil y más rápido me daré cuenta de las cosas.

En esta ocasión me tocó darme cuenta de que me estaba peleando con ese sentir y yo lo que quería era sentirme bien y punto, entonces recordé que la única puerta de salida era sentirlo, era abrazarlo y permitirme no estar bien en ese momento. Me di el permiso de ser vulnerable y de sentir cada emoción, de entenderla y de sacarla de mi sistema a través de la escritura, vaciarme por completo de todo eso que estaba en mi mente y en mi corazón que me estaban bajando mucho la energía y me generaban mucha ansiedad.

 

 

Vivimos en una sociedad en la que el sentirse mal o no estar bien no es muy bien aceptado puesto que confronta al de en frente con su propias sombras. Cuando vemos a alguien llorando lo primero que decimos es “ ya no llores”, “ no te sientas mal”, “todo estará bien” y queremos a toda costa que la persona ya se sienta bien y aunque una parte sí es porque queremos a esa persona y queremos su bien mayor, hay otra parte inconsciente que le molesta y le incomoda muchísimo ver eso, especialmente cuando no lo tenemos trabajado o no somos capaces de expresar nuestras emociones puesto que nos refleja  esa necesidad que no hemos sido capaces de cumplir.

 

 

Cuando vemos una persona llorando, deberíamos sentirnos felices por esa persona porque está sacando toda esa tristeza de su cuerpo, está evitando enfermarse y está expresando su dolor de una forma sana, pero es muy curioso como al ver llorar a alguien hacemos todo para que deje de hacerlo pero si vemos a alguien en la peda, hasta las chanclas y sacando su tristeza de una forma muy insana, le aplaudimos, se nos hace divertido y hasta le pasamos la botella para que “se desahogue”.

Como seres humanos no podemos sentirnos hiper bien todo el tiempo, somos emocionales, nos suceden cosas en la vida y por mas trabajado, en consciencia y leído que estés, las circunstancias te van a afectar, la diferencia es cómo respondes a ellas, pero de que duele, de que te vas a sentir triste, vas a tener miedos, habrá momentos en los que no sabrás para dónde, etc, seguirá pasando.

 

 

Lo importante es saber reconocerte vulnerable y dejar de pelearte con las emociones “feas”, esas que no nos gustan, que nos incomodan y que no queremos sentir bajo ninguna circunstancia. Abrazarlas hará que se vayan más facil, sin resistencia, sin caos, sin sufrimiento puesto que el dolor y el sufrimiento son muy distintos.

Deja de apagar temporalmente esas emociones con medicinas, con alcohol, drogas, azúcar, relaciones, etc, y date el permiso y la oportunidad de sentirlas y de sentirte de la chin%&@ de vez en cuando, pero ojo, nunca te quedes ahí y no lo hagas desde el papel de víctima sino desde la responsabilidad y el amor propio.

Te comparto algunas formas de vaciarte sanamente y vivir estos momentos con mucho amor propio:

-Escribe tus emociones, sin pensarlo tanto y sin juicio

-Haz ejercicio y ponle la intención de liberarte de esas emociones

-Llora y llora todo lo necesario sin limitaciones, sin pena y sin victimismo

-Háblalo: cuando hablamos las cosas que nos atormentan les quitamos mucho poder y las liberamos.

-Toma una almohada, escribe en un papel todo eso que te atormenta, tus miedos, heridas o lo que sientas en ese momento, pégaselo a la almohada y abrázala muy fuerte hasta que te sientas en paz con eso.

-Báñate con sal para limpiarte de toda esa energía negativa y después con miel para darle mucha dulzura a tu ser.

El punto es que esas emociones se muevan y que no se estanquen en ti, no evadir, ni menospreciar tus emociones con frases como: “Ay pero pues los de siria no tienen para comer y yo llorando”, “No es para tanto, al ratito se me pasa”, “Se ma hace una tontería sentirme así por eso, bye”.

 

Mejor síentelas, abrázalas y déjalas ir. Así irás más ligero por la vida, mas sano y mas feliz.