Columnas

Life style
01.10.2020
El corazón de Nueva York
Fashiorama
01.10.2020
Álvaro Valadez
Por: Álvaro Valadez
alvaro@gentebien.com.mx
El corazón de Nueva York

FOTO: TOM FORD

 

La ciudad de Nueva York históricamente ha sido una de las ciudades más vibrantes en la escena artística y cultural goblal, además de ser el epicentro de la moda en Estados Unidos.

Sin embargo, el resplandor de la ciudad de los rascacielos parece no iluminar con la misma intensidad que hace algunos años. Crisis económica, contextos políticos y sociales volátiles, sumados a una pandemia que ha puesto a todos de cabeza, son sólo algunas de las razones que han debilitado el poderío de Nueva York como capital creativa y de la moda.

A pesar de esto, la “Gran Manzana” se mantiene de pie y afronta las dificultades de estos tiempos, así lo pudimos comprobar la semana pasada con el arranque de #NewYorkFashionWeek para la temporada Primavera/Verano 2021. Conceremonias de premios, desfiles en vivo ypresentaciones online, Nueva York nos confirmó que si bien no se encuentra en su mejor estado, su corazón aún late y su pulso da señales de vida.

 

 

La Semana de la Moda dio inicio con los “Oscares de la Moda”, los premios del Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos (CFDA) que desde el año 1981 reconocen a lo mejor de la moda estadounidense. Esta edición en lugar de una fastuosa gala -como era habitual- y apegándose a la austeridad que vivimos, en lugar de 11 premios se entregaron sólo 6 y todos de manera digital. Tom Ford -Presidente del Consejo- anunció a los ganadores y la mayor sorpresa fue que en 3 de las categorías los ganadores fueron diseñadores afroamericanos con firmas relativamente nuevas y pequeñas, que si bien son muy populares en estos momentos, carecen del reconocimiento global a diferencia del resto de los nominados.

El premio Diseñador del Año fue para Kerby Jean-Raymond por su firma Pyer Moss (colección masculina) y la uruguaya Gabriela Hearst (colección femenina). En la categoría de Diseñador de Accesorios la presea fue para Telfar Clemens de la marca Telfar, como Diseñador Emergente fue reconocido Christopher John Rogers y de la escena global, Pierpaolo Piccioli de Valentino se llevó el premio al Diseñador para mujer y Kim Jones (Dior Homme) para hombre.

 

Un grupo de ganadores con la mayor diversidad jamás vista en esta ceremonia, en donde ya sea de manera genuina o por ser políticamente correctos, abren paso a una nueva generación de creadores más plural y dinámica. Inmediatamente después de esta celebración, arrancó #NYFW con muy pocos desfiles presenciales realizados en tan sólo 3 días, tal como el de Jason Wu quien mostró una colección inspirada en Tulum y en unas vacaciones de ensueño en tiempos de confinamiento.

Christian Siriano también optó por hacer un desfile en el jardín de su casa en Connecticut a manera de picnic, en donde colaboró con Sarah Jessica Parker en el calzado. El cierre del show de Siriano a cargo de la top model Coco Rocha -quien tiene más de 6 meses de embarazo- incluyó meterse a la alberca con todo y su vestido de noche que pesaba más de 20 kilos.

 

Los contados desfiles que se realizaron fueron al aire libre, con menos de 40 invitados y con todas las medidas sanitarias posibles. Además, firmas como Monse, Rebecca Minkoff, Tom Ford, LaQuan Smith, Marchesa, Anna Sui, Christian Cowan y Rodarte, dieron a conocer sus colecciones a través de sus redes sociales, dejando en claro que en la mayoría de los casos la opción es y será la ropa para el día a día sin grandes riesgos o complicaciones. La apuesta de todas y cada una de la marcas estadounidenses es por la supervivencia comercial y por la funcionalidad que exige nuestra realidad.

Queda claro que la fantasía, la energía y el glamour del viejo Nueva York está en pausa, pero al igual que todos, la esperanza de un mejor futuro es lo que nos mantiene fuertes. Nueva York no ha muerto, su corazón aún late.