Columnas

Life style
09.02.2021
Cyclus
#DeGeneración
09.02.2021
Cyclus

FOTO: PINTEREST

 

Después de tanto tiempo sin exponer mis pensamientos en esta columna, creo correcto recordar la idea que inspira a #DeGeneración. Esos "cambios", diferencias y/o similitudes entre generaciones sufridas a lo largo de la historia. Comenzando desde la necesidad de matar animales para sobrevivir, hasta generar leyes que les brindan, a los animales, derechos para ser valorados como humanos. Las guerras y muertes ocasionadas por las ganas de obtener territorios que hasta la fecha siguen existiendo incluso en las fiestas familiares. Hombres en la antigüedad usando vestidos en su día a día, hasta ahora que es necesario sea una celebridad la que pose en las portadas de revistas con falda y guantes, para romper "estándares" o estereotipos de género; que desde hace aproximadamente 60 años se intentaron eliminar con las creación de las prendas unisex.

 

Para escribir la columna, suelo basarme en el núcleo social/familiar. Pero en esta ocasión, después de sufrir las consecuencias del encierro por la pandemia, las decisiones tomadas por todos, sentir más apretada la soga al cuello al pensar en el futuro que se aproxima y de ver la nueva producción de Pixar, Soul, con la intención de tomar un respiro.

 

VÍA: GIPHY.COM

 

Me quedé pensando, de ser cierta la reencarnación ¿qué tanto hemos avanzado de manera personal a través de las generaciones en las que hemos vivido? Entonces recordé el libro que les recomendé en la edición que lleva por nombre, el mismo que esta, su bonita sección: De Generación. El libro "Muchas vidas, muchos maestros", en el que el psiquiatra y escritor Brian Weiss narra de manera detallada el proceso de su paciente Catherine; quien a través de sesiones hipnóticas experimenta algunas regresiones que muestran el origen, de la mayoría de sus traumas actuales; adquiridos a lo largo de sus vidas pasadas, en otras eras, en otras generaciones. 

 

Todos nos sabemos un gusto, un trauma o algún conocimiento del que no estamos seguros en qué momento lo adquirimos; incluso conocemos leyendas sobre manchas en nuestra piel que nos muestran cómo fue el final de una vida pasada; o sobre la conexión inmediata con otras personas por ser alguien que viene a continuar su historia con nosotros. 

 

Anne Hathaway, su esposo y Shakespeare: Esta es la (extraña) teoría que los une a los tres: https://www.vogue.mx/estilo-de-vida/articulo/anne-hathaway-y-su-esposo-adam-shulman-reencarnacion-de-shakespeare

 

Estamos terminando el segundo semestre de un año difícil. Yo estoy comenzando mi tercera década en este plano y los tiempos se han modificado bastante, pero seguimos repitiendo patrones de conducta que solo nos están llevando al mismo lugar. Dejemos de pensar por un momento en los cambios de generación en generación, sin tampoco irnos a los cambios de vida en vida. Pensemos simplemente en los cambios de cada ciclo en nuestra vida. 

 

Según significados.com “El ciclo de vida del ser humano está dividido dentro de estas etapas básicas generales definidas como nacimiento, juventud, adultez y vejez", Explicando que los primeras dos son aquellas en donde aprendemos con la ayuda de nuestros mayores a ser sociales, sustentables e independientes. Seres totalmente listos para las últimas dos etapas de nuestra vida, en las cuáles, devolveremos lo aprendido a nuestros sucesores. Pero no podemos olvidar los ciclos dentro de estos ciclos como el escolar, el social, el familiar y el que nos hace cortar el cabello y/o pintarlo para poder demostrar que lo hemos cerrado. Incluso hay quienes creen que darle una vuelta al sol crea un ciclo que se renueva cada 365 días en nuestro cumpleaños.

 

VÍA: GIPHY.COM

 

No cabe duda que cualquier persona que busca un cambio, es comúnmente vista como un loco, un anarquista, la oveja negra, y hasta como egoísta, el abogado del diablo. En pocas palabras el enemigo. Pero seamos honestos, es momento de curarnos, de crecer, de cerrar ciclos, de dejar ir, pero sobre todo, de aprender. 

 

Somos seres sumamente frágiles en muchos aspectos y en estos tiempos "tan" modernos, tanto mental como emocionalmente nos estamos descuidando bastante. Al grado de tener que aclarar o justificar todo lo que se expresa y/o siente, explicando específicamente que no generalizas, y demostrando que estás a favor pero al mismo tiempo en contra. Esto es gracias al crecimiento académico-mental que hay en las generaciones actuales, pues parece una guerra entre "adultos mayores", burócratas, que quieren demostrar quien tiene el mayor conocimiento contextualizado del asunto a tratar. Y no está mal, debo aclarar, por el gran enriquecimiento que se le entrega a quien está dispuesto a escuchar, sin esperar su momento para replicar. Pero todo esto nos obliga a no tomarnos todo "tan a pecho" o mejor dicho, no tomar todo de manera personal.

 

Mejor hagamos un auto enjuiciamiento y crezcamos, ¿qué tanto has cambiado por ti y para ti?, ¿qué tanto has cambiado desde tu último cumpleaños, desde tu graduación o el truene?, ¿estás siendo feliz? El mundo está por retomar su rumbo pero, ¿y tú? ¿ya sabes cuál es el tuyo?