Columnas

Life style
02.04.2019
Calvin Klein: borrón y cuenta nueva
Fashiorama
02.04.2019
Álvaro Valadez
Por: Álvaro Valadez
alvaro@gentebien.com.mx
Calvin Klein: borrón y cuenta nueva

 

La moda estadounidense se encuentra en un proceso de reestructuración consecuencia de una crisis de identidad que le ha quitado el brillo y que durante décadas hizo de Estados Unidos –específicamente de Nueva York- sede de la vanguardia y las tendencias no sólo de moda, sino sociales y culturales a nivel global.

 

 

La incertidumbre, el caos y la polarización que se viven en Estados Unidos desde la llegada de Donald Trump a la Presidencia, parecen haber hecho estragos en la industria de la moda sumado a los caprichosos y cambiantes hábitos de consumo del estadounidense promedio.

 

 

Atrás quedó la gloriosa era de finales del siglo XX en donde la moda All-American resplandecía con nombres como Donna Karan, Calvin Klein, Ralph Lauren, Perry Ellis, Todd Oldham o Isaac Mizrahi, y en donde la Quinta Avenida de Nueva York era la calle insignia del lujo en nuestro país vecino.

 

 

Tan sólo en los últimos meses firmas como Gap, Ralph Lauren, Henri Bendel y Lord & Taylor han anunciado el cierre de sus flagship stores en la Quinta Avenida, decisión a la que se han sumado recientemente Calvin Klein, Tommy Hilfiger y Versace.

 

 

En el caso de Calvin Klein, esta decisión viene tras el despido de quien fuera el Director Creativo de la marca desde el año 2016, el multipremiado y reconocido diseñador belga Raf Simons. Desde su llegada a este “monstruo” de la moda estadounidense, Simons fue el encargado de la línea de lujo que normalmente vemos en New York Fashion Week, y a la cual renombró como Calvin Klein 205W39NYC. Simons quien venía de un gran éxito al frente de Dior, es uno de los personajes más respetados y aplaudidos de la industria de la moda internacional, algo que finalmente no garantizó el alza en las ventas de la línea principal de Calvin Klein y que culminó con su despido antes de que terminara su contrato de tres años dentro de la firma propiedad del conglomerado PVH.

 

 

Las colecciones, las campañas y el cambio de identidad originado por Simons durante los casi tres años al frente de Calvin Klein 205W39NYC, implicaron una inversión de casi 70 millones de dólares que si bien fueron aplaudidos por la crítica y por una ola de celebridades de primer nivel como Nicole Kidman o Lady Gaga, no lograron el pronóstico de ventas deseado por la compañía.

 

 

Así, en las últimas semanas PVH y Calvin Klein no sólo anunciaron la salida de Raf Simons y el cierre de su mítica tienda en la Avenida Madison, sino el cierre total de esta línea. Lo anterior implica el despido de más de 50 empleados en Estados Unidos, otros 50 en Milán y no más desfiles en New York Fashion Week.

 

 

A partir de ahora la firma se concentrará en regresar a su “origen” que es el sportwear, la ropa interior, los accesorios y los jeans. Como lo mencionaba en días pasados Emanuel Chirico CEO del grupo PVH Corp., “cuando cometes un error, hazlo rápido y sigue adelante.

 

 

Eso es lo que hemos hecho. La mejor respuesta que hemos visto hasta ahora con esta nueva estrategia es la campaña con Shawn Mendes. La reacción del consumidor parece estar de regreso a donde nuestro marketing y publicidad han estado de manera consistente en el pasado.” Es cierto, la visión crítica, inteligente, compleja y sobre todo relevante e interesante que planteó Raf Simons acerca del sueño americano que representa Calvin Klein en una industria y una sociedad colapsadas, no encaja ni es bienvenida en estos tiempos. Make America Great Again.