Columnas

Life style
16.04.2020
Breve historia del lápiz labial
Personal Stylist en PSMI
16.04.2020
Breve historia del lápiz labial

ILUSTRACIONES: ISTOCK GETTY IMAGES

 

Labiales, un símbolo de la belleza femenina -con siglos de historia- que desde los egipcios y romanos han pasado por incontables procesos para llegar a ser como los conocemos hoy en día.

Existen miles de mujeres en el mundo: las hay rubias, apiñonadas, incluso de piel fría o cálida pero todas y cada una de nosotras tenemos algo en común; -aunque algunas nos maquillemos con más frecuencia que otras- no podemos negar que todas !contamos con un labial en la bolsa!

 

 

Comencemos con el siglo XVI donde se empezó a implementar el labial con una consistencia muy similar a lo que conocemos hoy en día. La Reina Isabel I llevaba siempre una piel pálida característica de la época y unos labios rojos que eran fabricados a partir de cera y pigmentos naturales como el betabel y algunas plantas.

Transcurrieron algunos años hasta que en 1880 se instauro el primer instituto y fábrica de cosméticos en el cual el labial era más bien una pomada hecha de manteca y pigmento rojo natural, de esta forma ya era comercializado a todas las mujeres; más tarde Maurice Levy transformo esa pomada en una barra sólida y la unió a un recipiente que permitía deslizar la barra de arriba hacia abajo gracias a una pequeña palanca, algo muy práctico sin duda.

 

 

Sin embargo, esta innovación tardo en popularizarse, ya que no todas las mujeres tenían conocimiento de ella. Fue hasta el año 1919 en que Avon saco al mercado una barra de labios con los primeros envases metálicos listos para su distribución la cual resulto en el desenfreno de la invención de muchas otras marcas.

Allá por 1923 en Tennessee, James Bruce Mason Jr. patentó el primer labial con mecanismo giratorio como lo conocemos hoy en día. Durante la segunda guerra mundial el labial se volvió icónico gracias a las primeras sex symbols y a todas las actrices de Hollywood.

 

 

Han transcurrido muchos años desde la segunda guerra mundial y la industria cosmética ha avanzado enormemente pero nosotras las mujeres seguimos portando una cierta sensualidad al llevar un color en los labios, que nos hace sentir empoderadas, sexis y diferentes.

 

 

Ahora que ya conoces la historia detrás de ese labial que llevas a diario en tu bolso, pórtalo con el orgullo de saber todo lo que tuvo que pasar a través del tiempo para que puedas tenerlo ahora sobre tus labios.