Columnas

Life style
19.01.2018
Año Nuevo, propósitos nuevos
Comprometámonos por una buena causa
19.01.2018
Ale Sierra
Por: Ale Sierra
ale@alesierra.com
Año Nuevo, propósitos nuevos

Hoy en la mañana, entre mensajitos y voice notes de Whatsapp con una amiga, su camino –y nuestra plática– se vieron interrumpidos por una camioneta que atropelló a un señor en moto, le valió ver si vivía o moría y se largó. No digo “se fue” porque literalmente se largó sin voltear atrás. Mi amiga y otras personas que iban pasando se bajaron a ver que pasaba con el señor, ayudarlo y llamar a una ambulancia. Afortunadamente el motociclista estaba bien, algunos trancazos seguramente, pero se iba a recuperar. Más que el shock de que alguien maneje tan mal y atropelle civiles por la vida, el verdadero impacto es como a la gente no le importa la persona de al lado. No a toda, claro está, quiero pensar que ni siquiera a la mayoría, pero a mucha sí y creo que de esta situación viene el famosísimo “por eso estamos como estamos”.

 

 

Y creo que le podemos echar la culpa a mil cosas, al gobierno, al clima, a los transgénicos y hasta al gluten… pero la verdad de las cosas es que en gran parte depende de nosotros mismos. Los grandes cambios empiezan con los actos más chiquitos. Siento que en la mayoría de los casos, ni siquiera es que la gente sea tan mala como lo es indiferente. La indiferencia es la actitud que genera el “por eso estamos como estamos” y mil otras veces el “ahorita lo hago” que nunca llega, también es gran causante de esto. Así que, aprovechando que es enero y que todos estamos emocionados con los inicios y los propósitos de 2018… creo que es buena idea agregar uno a la lista. Entre el primero Hacer ejercicio y el séptimo Visitar más a mi abuelita, creo que podemos incluir *Hacer algo por los demás.

 

 

Creo firmemente en que sí todos hiciéramos algo por alguien más, de manera regular, este sería un mucho mejor mundo. Lo más padre de todo es que mucha gente tiene ganas de ayudar, de verdad que lo veo por todos lados… nada más que a veces no sabemos ni por dónde empezar, o a veces empezamos y no le seguimos. Y no le seguimos porque a veces nos ponemos metas gigantes, y finalmente, acabamos haciendo nada, así que creo que empezando por lo chiquito es como podemos hacer la diferencia.

Aunque sería lo más increíble de todo el mundo, no pensemos en erradicar nosotros solos la pobreza de la noche a la mañana, pero si en darle de comer al señor que pide dinero en la esquina; no en fundar una A.C si tienes un trabajo de tiempo completo, pero sí en ser parte de una y ayudar algunas veces al mes; no en ir a construir casas a Oaxaca pasado mañana si no puedes dejar a tus hijos solos, pero sí en donar a la asociación que lo hace; no donar todo el dinero con el que mantienes a tu familia a encontrar la cura del SIDA, pero si en dar 100 pesos al mes a quienes apoyan a los que viven con esta enfermedad.

 

 

Si cada uno de nosotros se comprometiera con una causa, de verdad que tendríamos una ciudad –y un mundo– muy diferente. Podemos traer en nuestros coches cajitas con sándwiches y botellas de agua, y cuando alguien nos pida dinero, mejor darle comida. O hacer bolsitas con productos de higiene y repartirlas en los altos. Meternos a la página de la Cruz Roja y donar la cantidad que nos sea posible una vez al mes a diferentes causas. Comprometernos con una asociación e ir una vez al mes a ayudar, o mejor aún, una vez por semana. Lo que nos sea posible tomando en cuenta que tenemos trabajos, familias y amigos, pero sí con el compromiso de ayudar, aunque pensemos que es poco lo que podemos hacer, ese “poco” ayuda millones.


 

Y aunque mañana no nos convirtamos en la Madre Teresa de Calcuta, tal vez si en personas que no son indiferentes a las necesidades y bienestar de los demás, que son amables y empáticos, cívicos y honestos, que ayudan una vez por semana o mínimo una vez al mes a alguna causa o persona, y que desde su trinchera contribuyen para la creación de un mundo mejor. Hay que intentarlo, este 2018 merece ser un año lleno de cosas buenas, y en gran medida depende de nosotros que así sea.

Hay muchísimas asociaciones, les dejo algunas páginas de las que conozco por si quisieran ‘echarles un ojo’ y ayudar de la manera que puedan, cuando les sea posible.