Columnas

Life style
10.10.2019
Agresión pasiva
Por: Alexa Cara
10.10.2019
Agresión pasiva

 

Hoy les quiero hablar acerca de un tema que tocamos en una respiración a la que asistí y que me inspiró a escribir. Se trata de la agresividad pasiva, esa que no es tan evidente y que no es tan fácil de descubrir y actuar en consecuencia. Los dos tipos de agresiones pasivas más fuertes son la sobreprotección y la indiferencia pues en la primera el mensaje (inconsciente) es que “tú no puedes, que necesitas ayuda y que eres tonto” y en la segunda el mensaje es “no existes”. Estos mensajes son los que más afectan a una persona en su vida adulta pues crece con las alas cortadas y colgándose de los demás porque cree que solo no puede y que siempre necesita que lo ayuden o bien crece sin hacer nada por miedo a fracasar porque no cuenta con la seguridad suficiente para hacerlo, en cambio la persona con la que fueron indiferentes crece buscando ser visto a toda costa, por buenas o malas razones pero visto y con la creencia de que no es merecedor de atención.

 

 

 

Otras formas de agresividad pasiva son los famosos albures o la carrilla que por fuera puede ser chistoso pero por dentro puede afectar mucho a la persona. Cuando una persona tiene una herida de humillación lo primero que hará será burlarse de él mismo antes de que otros puedan hacerlo y lo haré en forma de burla “chistosa”. Tenemos que tener mucho cuidado cuando hacemos bromas o tiramos carrilla porque aunque la persona por fuera se ría y parezca que no le afecta puede ser que le estés dando donde más le duele.

 

 

Ahora hablemos de las formas de agresividad de nosotros a nosotros mismos porque nos enfocamos muchoo en lo que el otro me hace, en cómo me agrede y en la víctíma que soy de mi agresor pero no nos damos cuenta que nuestro principal agresor somos nosotros y si vivimos siendo agredidos por otros es solamente un reflejo de nuestra agreción interna. Las formas de auto-agresión pueden ser muchas como:

  1. No ir al baño cuando tienes ganas
  2. No desayunar e irte al trabajo
  3. Desvelarte
  4. No creer en ti
  5. Criticarte constantemente
  6. Estar con personas tóxicas
  7. Vivir con culpa
  8. Decir que sí cuando quiero decir que no
  9. Ser workaholic
  10. No darme tiempo de descanso
  11. Mintiéndome
  12. No cumpliendóme mis promesas
  13. Autosabotaje
  14. Haciendo cosas que ya se me generan caos
  15. Drogas y alcohol

 

Estas son solamente algunas pero te invito a que pienses en todas esas acciones o pensamientos que haces o tienes en tu día que son agresivas para tu mente, tu cuerpo, tu autoestima, tu paz, tu dignidad, etc. Y prgeúntate tambien esto : ¿Cómo te sentirías si alguien más te tratara como tu te tratas a ti mismo? ¿Estarías encantado con esa persona? ¿Querrías seguir a su lado? ¿Estarías harto y enojado? ¿Querrías salir corriendo?

 

 

Estas preguntas te ayudarán a hacer un análisis de si estás siendo agresivo o no contigo y el detectar lo que haces para agredirte te ayudará a dejar de hacerlo. Una forma muy sencilla que te puede ayudar y te comparto es que pienses si eso que vas a hacer, decirte o pensar de ti, se lo dirías, harías o pensarías de la persona de más amas ¿A la persona que más amas le dirías que siga trabajando a las 2:00am y que no descanse? ¿Le darías de comer chatarra? ¿La criticarías cuando esta triste y le dirías que qué tonta, que cómo pudo haber hecho eso?  ¿Le darías las llaves del carro estando alcoholizada?

 

 

Así que ya lo sabes, de ahora en adelante detecta cuando estés siendo agresivo contigo y si te cachas siéndolo piensa en qué harías con una persona que amas profundamente y ponte a hacerlo contigo ¡No falla!