Columnas

El buen comer
23.03.2020
Tiempos de cambio
#YoMeQuedoEnCasa
23.03.2020
Aracely Aguilera
Por: Aracely Aguilera
aracely@gentebien.com.mx
Tiempos de cambio

FOTO: INSTAGRAM @A.L.T.E.R_

TEXTO: ARACELY AGUILERA

 

El 2020 nos ha obligado a detenernos, parar todo, vacaciones, escuela, trabajo y hasta una simple salida al cine. Una cuarentena es un momento obligado de reflexión pero en ocasiones podemos prepararnos para eso, por ejemplo cuando es una cirugía o un parto, tenemos el tiempo de saber que estaremos en cuarentena. Esto nos ha tomado por sorpresa pero como ocurre en todos los acontecimientos de la vida, la diferencia es nuestra actitud, un cambio drástico que nos guste o no, debemos enfrentar de la mejor manera.

Las mamás tenemos una gran labor. Tratar de contagiar en casa una actitud positiva ante esto, que es el hecho de involucrarte más que nunca en las tareas de tus hijos porque el home school es el único recurso que tenemos para que sigan aprendiendo. Cuando recibí por una plataforma todo el trabajo que debíamos hacer me espanté un poco, pero de manera organizada y con mucha paciencia hay que tratar de entender los temas junto con tus hijos. Es ideal establecer horarios para que la jornada sea más llevadera. Con un joven de secundaria y una niña en primaria, les plantee a mis hijos que por las mañanas, en el tiempo de escuela, nos pondríamos a estudiar, con su espacio de descanso y finalmente por las tardes ver películas o entretenernos con juegos de mesa. Espero que podamos seguir con esa rutina.

 

También es la oportunidad para integrarlos a las labores de la casa, hacer limpieza de cuartos, acomodar la ropa, ver cada espacio que requiere un cambio y que en otras ocasiones por prisa, lo dejábamos para después.

Vivíamos tan acelerados, siempre corriendo de un lado a otro. Esta desaceleración también es un aprendizaje para tomar decisiones con calma, sentarnos a la mesa como familia para platicar, integrarlos en la preparación de alimentos, hacer de la cocina un espacio en común para disfrutar porque en ocasiones solo era entrar y salir sin tener ni tiempo para la sobremesa.

Ha ocurrido también un fenómeno interesante con la interacción de los vecinos, a cuántos de ellos no conocemos, ni jamás cruzamos palabras con ellos. Me ha pasado en estos días que los más próximos a mi casa se acercan a platicar sobre sus trabajos, si ya han comprado la despensa suficiente para no salir, sobre qué están haciendo en su casa, pero no con esa prisa de siempre que tenían solo de subir a su carro, sino con tranquilidad, como si tuvieran ganas de escuchar y platicar.   

 

Todo problema es una oportunidad y en esta ocasión nos está obligando a reflexionar. Cuidar a la familia y volver a la esencia que son los nuestros, la importancia de la salud y retomar el control de nuestras vidas. Esperemos que todo vuelva a la normalidad y que la economía de todos se vaya recuperando. Comparto la idea de apoyar al comercio local y que al hacernos de nuestras compras diarias acudamos a quienes tienen de ese pequeño negocio su mayor ingreso para vivir. Es tiempo de ayudarnos, de cambiar, de agradecer, de compartir y de cuidar nuestro planeta.

Los que quizá estén felices en este momento son las mascotas, ha sido el momento para dedicarles el tiempo que necesitan porque mucho tiempo que pasamos fuera trabajando, ellos solo están en casa con la ilusión de vernos llegar. Es una alegría tenerlos en casa y poder disfrutarlos sin la prisa de salir.

El 2020 nos está dando un reto muy grande a todos, poniendo en juego nuestra paciencia y tolerancia. Tú, ¿cómo lo estás viviendo?

 

FOTO: INSTAGRAM @A.L.T.E.R_