Columnas

El buen comer
22.01.2018
SOMOS LA MISMA VOZ
#YAESTIEMPO
22.01.2018
Álvaro Valadez
Por: Álvaro Valadez
alvaro@gentebien.com.mx
SOMOS LA MISMA VOZ

Hace un par de semanas mencionaba en mi primera columna del año que este 2018 sería un año complejo en términos políticos y sociales. Dos ejes de la vida cotidiana que resultan cruciales y contrario a lo que muchos pensarían son dos elementos importantes para la industria de la moda. Así, en la pasada entrega de los premios Golden Globes que otorga la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, vimos como en la alfombra roja las celebridades hicieron de la moda y el glamour, las herramientas perfectas para lanzar un contundente mensaje acerca del abuso, el acoso, la marginación y la falta de representación; problemas que se viven no sólo en la industria del entretenimiento sino en todos los ámbitos profesionales.

Con la campaña Time´s up (Ya es tiempo) -que se suma al movimiento Me Too (Yo también)- liderada por actrices como Natalie Portman, Eva Longoria, Reese Witherspoon, Salma Hayek y Emma Watson; todas las personalidades vistieron de negro e hicieron de este color la bandera que consolida a este movimiento social. Una lucha y un diálogo que se ha extendido a otras áreas y sectores de la sociedad, tal como está ocurriendo en la moda y específicamente en el modelaje.

La semana pasada The New York Times, publicaba en sus páginas un artículo que acusaba a los reconocidos fotógrafos de moda Mario Testino y Bruce Weber de acosar y molestar sexualmente a varios modelos. Estas acusaciones se suman a las realizadas el año pasado por varias modelos hacia Terry Richardson, otro popular fotógrafo reconocido por sus imágenes crudas e hipersexualizadas.

En el caso de Richardson, los rumores acerca de su comportamiento inapropiado no resultan nuevos. En el año 2010, el documental Picture Me retrataba la vida de la súper modelo Sara Ziff, en donde se lanzaron las primeras señales de alerta contra el aclamado fotógrafo estadounidense, creador de campañas para Valentino, Aldo o Diesel.

Sin embargo, los casos de Mario Testino y Bruce Weber, no sólo sacuden hoy a toda la industria de la moda y el modelaje, sino que abren el panorama del movimiento Time´s Up para entenderlo como un problema que afecta a mujeres y a hombres. Tanto Testino como Weber son dos de los fotógrafos favoritos de publicaciones como Vogue, V Magazine y Vanity Fair; ambos aunque han negado categóricamente las acusaciones han sido vetados del grupo editorial Condé Nast (Vogue, GQ, Glamour, W Magazine, etc.) mientras se esclarece la situación; además de haber perdido millonarios contratos publicitarios con firmas como Ralph Lauren, Michael Kors y Stuart Weitzman.

Ante esta situación, Condé Nast acaba de publicar un nuevo código de conducta y protocolo en sus producciones fotográficas para garantizar un ambiente sano de trabajo para toda persona que forme parte de los shootings. El nuevo reglamento incluye contratar modelos mayores de edad y en caso de que sea un menor, que asista con una persona que l@ vigile; además queda prohibido hacer uso de bebidas alcoholicas en el set y el uso de lencería, traje de baño o desnudos, deberá ser previamente aprobado por la agencia y su modelo.

Como ya declaraba la propia Anna Wintour, editora en Jefe de Vogue América y amiga íntima de Testino: “Estamos con las víctimas de abuso, debemos ser un espejo de nosotros mismos y preguntarnos si estamos haciendo todo lo que debemos para proteger a quienes trabajan con nosotros y evitar que suceda cualquier conducta inaceptable”. No se trata de hacer una cacería de brujas, una guerra de sexos, ni que comience la lluvia de acusaciones que sólo promueva la polémica o incite al puritanismo. Es momento de hacer conciencia y ser personas más justas, críticas y exigentes con nosotros mismos y con nuestro entorno. Se trate de la industria del entretenimiento, la moda, la política o el entorno que sea; el mensaje es claro y contundente: Usemos nuestra voz y no permitamos ninguna injusticia. Seamos el cambio. #TimesUp #YaEstiempo