Columnas

El buen comer
20.09.2017
Salsa Cátsup, el mitigador de sabores más popular
La alimentación saludable para los más pequeños
20.09.2017
Salsa Cátsup, el mitigador de sabores más popular

Si eres mamá tienes que leer esto.

Hice esta publicación, ya que hace unas semanas tuve un paciente de 11 años que fue a consulta acompañado de su mamá para buscar una alimentación saludable y moderada en azúcares, debido a que había ganado peso en los últimos años, ya saben, comer bien para estar bien.

Cuando empiezo a preguntarle sobre qué le gusta comer normalmente en su día a día me percate que todos sus alimentos venían acompañados de grandes cantidades de “salsa de tomate” más conocida como cátsup, la mamá de mi paciente desconocía realmente el contenido nutricional de este producto que nunca falta en su casa.

Les dejo un ejemplo de un día normal de este chiquitín:

DESAYUNO: Huevos con CÁTSUP, fruta y leche.

COMIDA: Filete de pescado con CÁTSUP, sopa de verduras, agua fresca y papas cocidas con CÁTSUP.

CENA: Salchipulpos con CÁTSUP o Sincronizadas con jamón, queso, CÁTSUP, mayonesa y Mostaza.

Su mamá estaba preocupada por el pastel, los jugos, la leche con chocolate y todo este tipo de alimentos que es sabido tienen montón de azúcar, pero el niño las consumía una o dos veces por semana.

Mi paciente es un niño que hace ejercicio y come “saludable”, a su mamá le parecía extraño que por consumir rara vez pastelitos el niño se hubiera disparado en peso, pero en verdad ella no tenía idea que la cátsup tal cual era azúcar, ella creía que era una excelente fuente de “jitomates mezclados para su niño”, pero todas las comidas saludables que ella le daba dejaban de serlo en cuanto se le agregaba toda esta mezcla de azúcar con colorante rojo.

Es normal que los niños coman azúcares de vez en cuando, pero es importante saber que hay alimentos que aunque no sean de repostería contienen mucha azúcar y tampoco deben de comerse a diario y menos en cada tiempo de comida.

La cátsup es uno de los primeros alimentos que prohíben en personas diabéticas, que sufren de gastritis o úlceras. Es uno de los alimentos industrializados más vendidos y más dañinos, su publicidad es engañosa como la mayoría de los productos nocivos a la salud. Lo peor es que los niños son los consumidores número uno de este alimento.

Muchos piensan que son un montón de jitomates cocidos, batidos y envasados pero no es así, ponte a revisar una etiqueta nutrimental y verás el contenido de azúcar que tiene. Cada cucharada de salsa cátsup contiene cuatro gramos de azúcar, muchas veces los niños o adultos dan tres o cuatro ‘apachurrones’ a la cátsup y esto, créanme, puede llegar a los 20 gramos de azúcar por comida.

La Cátsup está cargada de jarabe de alta fructuosa, uno de los principales causantes de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, contiene muchos conservadores, sal, colorantes y aditivos.

No les digo que jamás la vuelvan a consumir, pero si les aconsejo que mejor no la compren, no la tengan en la despensa para que no la utilicen constantemente y cuando vayan a algún restaurante, si tu niño te la pide o a ti se te antoja consúmela moderadamente, así no crearan adicción a este tipo de azúcares escondidas que solo ayudan a disfrazar los alimentos.

Consume jitomate natural y haz salsas caseras como buen mexicano, unas sin chile para los pequeños y unas picantes para ti.

Tengo sobrinos y sé que es todo un tema convencer a los pequeños de comer ciertos alimentos sin poner algo dulce encima y es una forma muy fácil de convencerlos que se coman el pollo, pescado e incluso el arroz, pero en vez de lograr que consuman alimentos saludables logramos mitigar los sabores de estos buenos alimentos poniéndoles esta carga de azúcar. No acostumbremos a los niños de la manera fácil.

Les dejo abajo una receta casera de salsa tipo cátsup que es una excelente opción, recuerden que entre más natural sea su alimentación, más saludable estarás tú y todos los que quieres.

Ingredientes de salsa cátsup casera:

· Medio kilo de jitomates, ponerlos a hervir y retirar la piel 

· 5 cucharadas de vinagre de manzana o vinagre blanco 

· 1/8 de cebolla blanca bien cocida 

· ½  diente de ajo (opcional puede ser fuerte para los pequeños)

· 2 hojas de laurel

· Jengibre y clavo (si buscas un sabor más fuerte, yo no le pongo)

· ¼ raja de canela (pueden ponerle más si buscan un toque más dulce, la canela no contiene calorías)

· 2 cucharadas de azúcar mascabado o de azúcar blanca (esto es una cantidad razonable)

· Sal y pimienta al gusto

Licua los jitomates previamente hervidos sin cascara con la cebolla y el ajo, dejarlos en una cazuela sin prender por 15 minutos.

Hervir en otra olla el vinagre, la vara de canela, laurel, sal, pimienta y verter esa mezcla a la de los jitomates, agregar el azúcar y mezclar.

Hervir esta mezcla por media hora a fuego bajo, colarlo para retirar el exceso de agua y obtener una buena consistencia.

Deja enfriar, refrigerar y tapar.

Dura aproximadamente un mes en un recipiente de vidrio tapado y ¡Adiós colorantes!