Columnas

El buen comer
25.02.2020
HAUTE COUTURE S/S 2020: SIN LÍMITES (Vol.1)
Fashiorama
25.02.2020
Álvaro Valadez
Por: Álvaro Valadez
alvaro@gentebien.com.mx
HAUTE COUTURE S/S 2020: SIN LÍMITES (Vol.1)

 

La cereza del pastel, así es como se puede definir lo que representa la Semana de la Alta Costura para la industria de la moda no sólo en Francia sino a nivel global. Un microcosmos de infinita creatividad, sublime belleza y exquisito trabajo artesanal, exclusivo para apenas unas cuantas centenas de clientes pero que afortunadamente todavía podemos admirar gracias a los desfiles que se realizan los meses de enero y junio durante la Haute Couture Fashion Week en París. Hace unas semanas las poco más de 20 casas de moda que ostentan el título de Haute Couture, presentaron sus colecciones para la temporada Primavera-Verano 2020, siendo sin duda la despedida de Jean Paul Gaultier el evento más emotivo y significativo de esta edición. La Alta Costura al igual que la vida, consiste en apreciar el valor del tiempo pero sobre todo, en entender que la belleza sublime se encuentra en los detalles. Lo esencial es invisible a los ojos.

 

Valentino, mundo de ensueño.

 

En su más reciente entrega para Valentino, Pierpaolo Piccioli mostró una colección inspirada en Carl Jung y la exploración del subconsciente a través de los sueños, con elementos surrealistas propios de un mundo fantástico como al que permanentemente nos transporta el diseñador italiano. Prendas ultra femeninas y sofisticadas en clores contrastantes, moños, holanes y accesorios oversize, hicieron de los 73 looks de Valentino una oda a la sensualidad para una mujer fuerte y madura como la top model Stella Tennant, quien abrió el show recordándonos que la belleza es atemporal. Un trabajo impecable y exquisito que va más allá de las tendencias y la novedad.

 

Givenchy, un nuevo romance.

 

Cartas de amor y un jardín de flores, nada más romántico para crear una colección de Alta Costura que emocione y haga vibrar a mujeres y hombres por igual. Eso fue lo que logró Clare Waight Keller con su nueva propuesta para Givenchy, una sinfonía de amor inspirada en las cartas entre Vita Sackville-West y Virginia Woolf. Las modelos se transformaron en “bouquet de flores” andantes. Delicadeza y romanticismo en tiempos de caos.

 

Giambattista Valli, la fabulosa vida.

 

Rompiendo cualquier tradición en la Alta Costura, Giambattista Valli optó por mostrar por primera vez su colección con una presentación abierta al público en el espacio Jeu de Paume en el Jardín de las Tullerías, dejando de lado los elitistas desfiles. Un total de 34 fastuosos vestidos inspirados en el estilo de vida del jet set de los 60´s y 70´s y sus veraneos en la Costa Amalfitana. Jackie Onassis como una de sus musas seguramente portaría estas creaciones de estratosféricos volúmenes que ejemplifican lo mejor del maximalismo contemporáneo. Excentricidad y lujo total.

 

Iris Van Herpen, mar adentro.

 

La mezcla perfecta entre tradición y tecnología, arte y ciencia, eso es el resultado de las creaciones de Iris Van Herpen. Esta temporada la diseñadora holandesa tituló su colección “Mares Sensoriales”, en donde su obsesión por el movimiento y la forma alcanzó nuevas escalas al tener al océano como infinita fuente de creación. Además del mar y sus enigmáticas creaturas, las ilustraciones anatómicas del neurocientífico español Santiago Ramón y Cajal también sirvieron para desarrollar nuevas técnicas y siluetas que resultan posibles gracias a nuevas tecnologías y a la visión de esta artista que no deja de sorprender al mundo. La Alta Costura se reinventa y mira hacia el futuro sin temor ni límites.