Columnas

El buen comer
22.06.2017
¿Cuál es mi misión de vida? ¿Cómo la consigo?
Todos merecemos ser felices
22.06.2017
Ana Karen Díaz García
Por: Ana Karen Díaz García
Akdiazg89@gmail.com
¿Cuál es mi misión de vida? ¿Cómo la consigo?

 

¿Me siento estancad@ laboral y económicamente? ¿Quiero conseguir un trabajo? No, lo que buscamos conseguir es la abundancia. La abundancia es tu vibración, es tu paz, es lo que te va abrir puertas; un trabajo puedes ir y no disfrutarlo, hacer corajes y tener preocupaciones, con los enojos y corajes privan a la mente de gran parte de su poder lo cual termina dañando al alma.

 

Todos merecemos ser felices, sin importar lo que creas que hayas hecho bien o mal, todos tenemos un don, un regalo que venimos a dar a este mundo, es ese algo que te inspira y de cierto modo inspira a lo demás, recuerda que tu misión es única, y si tu estas intentando copiar a alguien o algo, entonces estas limitándote a ti mismo. Nunca es tarde para conectar con esa misión que por default ya vive en ti, si tu estas leyendo esto, no importa la clase social, edad, sexo, raza, que tan brillante o no pienses que eres, solo es cuestión de darle permiso de expresarse, siempre recuerda que Dios nos dio libre albedrío y hay que permitirnos conectarnos con esa fuente de amor y de felicidad, con ese talento; en el momento que logras conectar con con ese regalo y comienzas a utilizarlo, sea lo que sea que hagas lo vas a hacer con total amor, y, cuando el amor es tu instrumento su consecuencia natural es la paz.

Recuerda que la vocación de vida no necesariamente tiene que ser en el trabajo, puede ser como padre, como tío, como hermano, o una vocación laboral sin duda, no toda misión de vida tiene que ver con cuanto te pagan, la vocación de vida no tiene que ver con lo que haces, tiene que ver con lo que eres, sea lo que hagas hacerlo con gracia y con dicha. Todos hacemos un esfuerzo por sacar nuestro trabajo adelante, pero ojo, no es con sacrificio, esa es una idea que viene del ego, pensar que tengo que sacrificarme de alguna manera para conseguir algo, simplemente lo merecemos, solo es cuestión de permitirnos ser abundantes, de darle espacio al éxito; siempre recuerda que el estado natural del ser es de abundancia.

Una de las formas con la que yo me conecté con mi misión de vida, fue tan sencillo como todas las mañanas al levantarme, pedir que mi vida fuera de bendición a otras personas, y no necesariamente uno tiene que ser famoso, conferencista, político, etc. Era saber que justo ahí donde me encontraba , primero tenia que ser feliz. En el momento en el que me permití ser feliz, la vida trajo hacia mi situaciones por las cuales yo tenía que reafirmar esa felicidad que estaba viviendo, si yo vivía a la defensiva, claro que lo único para lo que me estaba preparando era para ser atacada.

 

Decidí tomar las riendas de mi vida y poner la vida a mi favor, agradeciendo todo lo que me estaba costando trabajo, para mi, para mi corazón, para mi mente. Tenia el mismo patrón de conducta de enojarme, de creer que la vida era injusta y claro la vida tenia que traer a mi situaciones de injusticia para reafirmar esa injusticia de la que yo tanto hablaba y estaba viviendo.

 

Hoy puedo reafirmar día con día el agradecimiento en el que estoy viviendo y las cosas que ahora me pasan sé que no son errores, son aprendizajes de los cuales sigo aprendiendo que solo tengo que agradecer.

 

Pide ir a un lugar donde tus talentos sean valorados y eso sin duda va traer a ti paz, felicidad, plenitud y por ende abundancia.




Cargar
más columnas