Columnas

Desde la silla
22.02.2019
Mirada Literaria
Un corazón roto puede volver a latir
22.02.2019
Xochitl Martínez
Por: Xochitl Martínez
xochitl3m@hotmail.com
Mirada Literaria

Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón /EDITORIAL DUOMO NEFELIBATA

 

En este mes de febrero que muchas personas celebran el Día del Amor y la Amistad llegó a mis manos un título de la casa editorial Penguin Random House así como la oportunidad de entrevistar a su autora.

Se trata de una de las novedades literarias que llegan a México por medio de la Editorial Duomo Nefelibata, ya que desde España esta novela espera encontrar a lectores que ayudar.

Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón es una novela de la escritora Rocío Carmona, originaria de Barcelona, quien en entrevista habla acerca de esta historia que es para todos los públicos, en la que se percibe su inconfundible estilo para quienes ya la conocen.

Rocío deja por un momento la literatura juvenil para centrarse en un relato con personajes más maduros y en el que se abordan temas más serios sin dejar de lado la parte divertida de las situaciones de vida.

La trama se concentra en Mia, una mujer que ha terminado su relación con Alex, tiene el corazón roto y no sabe cómo seguir adelante. Mia enfrenta su duelo y pasa por todas las etapas desde la negación hasta la depresión y la reinvención de sí misma.

Es una novela que habla de la aceptación del dolor, las segundas oportunidades y cómo sanar las heridas amorosas en un texto realista e intimista con el que cualquiera se siente identificado.

En palabras de la autora, explica “Mia es una chica joven de 34 años, que de repente, se ve en un momento de la vida, que sufre una ruptura bastante complicada, porque no solamente es la persona con la que quería compartir su vida, sino que es su mejor amigo desde hace muchos años y esta persona la deja de una forma un poco traumática, a la vez, pierde su trabajo y entonces ella se encuentra viviendo un duelo muy profundo.

La novela trata de explicar con las fases del duelo por las que atraviesa Mia, un aspecto de viaje interior, sobre todo, de encontrarse a sí misma haciendo este viaje, la persona que ella es, con sus deseos, sus intereses genuinos, sus pasiones, o sea, para todo esto tenía que atravesar primero un dolor muy profundo y una serie de emociones y situaciones que le producen mucha tristeza e incomodidad”.

 

Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón /EDITORIAL DUOMO NEFELIBATA

 

¿Cómo surge esta novela?

“La idea de escribirla surgió a partir de una experiencia personal, un duelo en particular de una ruptura complicada, empecé a investigar sobre el tema y leí mucho al respecto, me enteré de cosas bastante interesantes. Hay mucho espacio para buscar nuevas relaciones, pero poco se habla del desamor y de lo que yo creo es más importante, que antes de lanzarse a una relación de pareja, es importante tener una buena relación con uno mismo, porque vamos a relaciones tratando de encontrar cosas que a nosotros nos faltan y se las pedimos al otro, y esa es la fuente de muchos mal entendidos y fracasos de pareja”.

 

¿Cómo podemos a través de esta novela, entender este duelo?

“Yo descubrí al escribir esta novela que hay muchas similitudes, en realidad, desde el punto de vista biológico en la química de nuestro cuerpo cuando vivimos cualquier proceso de pérdida, en términos médicos cuando a alguien se le rompe el corazón las personas experimentan los mismos síntomas que tendría al tener un infarto de miocardio, sin los peligros que entraña un ataque al corazón, pero el dolor es exactamente el mismo. He estudiado que la química que segrega nuestro cuerpo cuando estamos viviendo un proceso de duelo por una ruptura o por cualquier otra pérdida, que suponga algún tipo de trauma fuerte, es prácticamente la misma de una persona que su pareja o un ser querido ha fallecido.

Creo que cuando hay emociones intensas de cualquier tipo, hay algo en nuestro interior que se está moviendo, me parece que es una oportunidad fantástica de conexión con uno mismo y de autoconocimiento porque esto nos lleva a crecer, y creo que debemos darnos a nosotros mismos el espacio necesario para poder vivir estos procesos de cualquier tipo de pérdida”.

 

Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón /EDITORIAL DUOMO NEFELIBATA

 

¿Cómo fue tu proceso creativo?

“En total escribiéndola tarde cerca de año y medio, casi dos años, es una novela que fue muy orgánica viviendo conmigo todos mis procesos, y de vez en cuando paraba y buscaba más información, leí todo lo que explica Elisabeth Kubler Ross acerca del duelo, las etapas que estructuran la novela; luego por mi trabajo como editora de libros de psicología, desarrollo personal y de espiritualidad, pues ya tenía todo un bagaje de lectura en esta línea, de crecimiento personal y supongo que de alguna manera me fui fijando un poco más en ciertos temas que tocaban esto y aparecen en el libro cositas de personas que son fruto de esas lecturas, hay autores que de alguna manera tocan el tema de la autoestima o del amor propio, o del duelo”.

 

En tus novelas anteriores, las mujeres son las protagonistas y el amor como hilo conductor ¿qué quieres plasmar en tus novelas o historias?

“Siempre me estoy haciendo -desde que empecé a escribir, yo creo que antes-, la misma pregunta. Yo me pregunto acerca del amor porque me parece algo muy significativo en la vida de las personas, algo que nos marca profundamente, y desde hace años, me estoy preguntando acerca de ese amor, de cuán importante es, de cómo es una relación amorosa que nos enriquezca y creo que con cada novela me voy acercando más a lo que para mí es una respuesta adecuada. Creo que en esta novela hay una idea muy diferente del amor, de la que uno podría encontrar en las primeras porque uno también va madurando, va teniendo otras experiencias y va teniendo otras informaciones, entonces tengo la sensación de que en esta novela hay una idea que la relación es mucho más consciente, más enriquecedora, basada en la madurez personal, en el hecho de que uno debería poder acercarse a las relaciones cuando ha hecho todo un proceso de autoconocimiento y de maduración para poder aportarle algo a la otra persona, y a la vez, no pedirle a la otra persona cosas que no le corresponde dar.

Y por qué mujeres, me interesa y me va a seguir interesando cada vez más el mundo de lo femenino, yo he leído siempre muchas novelas con grandes protagonistas mujeres y es actualmente de lo que me interesa hablar. También en mis novelas hay grandes papeles secundarios masculinos, suelen aparecer, pero siento que me resulta más cercano y mucho más fácil escribir acerca de la psicología de un personaje femenino y estoy en una etapa en la que me estoy interesando muy directamente por todo lo femenino, intuyo que en novelas posteriores esto va a ser una constante, y de hecho, puede que sea más intenso, hay cosas muy interesantes en el mundo de la mujer y literariamente me parece que a mi particularmente me da mucho campo, mucho de sí para poder desarrollar”.

 

¿De dónde surgió el decálogo?

“En realidad ese decálogo es un paratexto, digamos, no es un texto que pertenezca a la novela, porque Mía no da consejos, es un texto que surgió por parte de la editorial a raíz de la lectura, las editoras estaban absolutamente entusiasmadas con el texto y cuando nos encontramos por primera vez, me presentaron el manuscrito subrayado lleno de post-its y de pequeñas notas adhesivas y tuvieron la idea de poder ofrecer al lector de una manera fresca para trasmitir que esta novela, a pesar de que habla de temas muy serios, es una novela en la que hay mucho sentido del humor, hay momentos de todo, y quisieron hacer estos 10 consejos que si que surgen de las vivencias de la protagonista de la novela”.

 

Decálogo para curar corazones rotos /EDITORIAL DUOMO NEFELIBATA

 

¿Cuál es su mensaje principal?

“Hay varios, pero podemos escoger un par, yo creo que hay una invitación al lector y a la lectora a respetarse, a dejarse en paz, a respetar sus tiempos, a no pretender estar listo antes de tiempo para superar una situación así, y luego también hay una invitación muy clara a utilizar este momento, si es que es donde están o cualquier otro momento en que haya una emoción intensa, para conectar profundamente consigo mismos, con la idea de que se enamoren de sí mismos, que se permitan tener una historia de amor consigo mismos dándose todo lo que necesitan, dándose tiempo para conocerse, para saber qué es eso que necesitan y a partir de esa plenitud personal y esa riqueza poder entonces ir al encuentro de otra persona para tener una relación en la que haya un intercambio desde la igualdad. Llenar nuestros huecos y no pedírselo a los demás, y a partir de ahí, es como las relaciones pueden ser realmente felices, conscientes y plenas”.

 

Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón /EDITORIAL DUOMO NEFELIBATA

 

¿Qué aprendiste como escritora?

“Para mí ha sido un viaje porque al estar tan cercano a mi propio proceso, creo que hay una autenticidad en el texto, es la novela que he escrito en la que menos artificios había, es una obra literaria, no es mi vida, pero hay una cercanía en cuanto a campo sentimental y una vulnerabilidad que yo hasta ahora no me había atrevido a mostrar en una novela. Mis novelas siempre las he ambientado muy lejos de donde yo vivo y es la primera novela que sitúe en mi ciudad (Barcelona), y no pareció algo casual que por primera vez me atreví, porque en esta historia había tanto de mi que tenía todo el sentido que también estuvieran mis rincones. Es la novela que más testimonios he recibido de personas que les está ayudando mucho y se han sentido muy identificadas, creo que es precisamente por este viaje personal que ha sido un poco paralelo al de la escritura de la novela”.

 

¿Algo más que quieras agregar?

“Me gustaría explicar que aunque hablemos de temas muy serios con momentos de todo, si está hecho con una voluntad muy clara de mostrar a las personas, que los procesos de duelo son así, si nos permitimos estar muy presentes en todo lo que estamos sintiendo, nos podemos dar cuenta de que hay algunos momentos de ligereza, de risa. He tratado de que la novela sea como yo creo que es la vida, como creo que sean los duelos de verdad y quizá me gustaría hacer con esta novela una invitación para de nuevo ir hacia adentro, ir hacia uno mismo para darse cuenta de que todo eso que estamos buscando afuera en otra persona deberíamos de estar buscándolo adentro porque adentro tenemos todos esos recursos, que los lectores puedan también hacer esa reflexión y que ahí encuentren una pequeña inspiración para que puedan hacer el mismo viaje”.

 

Rocío Carmona /CORTESÍA