Columnas

Desde la silla
22.11.2018
Mirada Literaria
La llama de la esperanza
22.11.2018
Xochitl Martínez
Por: Xochitl Martínez
xochitl3m@hotmail.com
Mirada Literaria

Mónica Oceguera /CORTESÍA

 

La flama me llama es un libro de la editorial Rodrigo Porrúa que llegó a mis manos por su propia autora, Mónica Oceguera, una mujer clara, alegre y con una chispa positiva que te contagia con tan solo escucharla.

Éste es su segundo libro, que lo presentará oficialmente en unos días, cuatro años después de Príncipes multicolores y ninguno azul, su primer libro.

De una manera digerible, entretenida y con el humor que caracteriza la cotidianeidad de las relaciones, el título ofrece historias humanas y con una gran esperanza sobre las relaciones de pareja que surgen vía Internet, por medio de una aplicación que se lleva en el celular.

Son relatos que narran todo tipo de encuentros, desde los más dispuestos hasta las decepciones pasando por el romance, sexo, amistad, amor, pasión, decepción, perversión y desviaciones.

Cada una de estas historias es tan única como las personas, en común tienen que buscan a alguien con quien ‘emparejarse’, con quien salir, quien las escuche, les de amor, les haga compañía, les haga vivir un momento de profundo placer, alguien que les ofrezca esa anhelada llama en su corazón.

Tras divertirte leyendo estas historias, también hay un instante de reflexión acerca del ¿por qué las personas buscan encontrar a ‘alguien’ por medio de estas aplicaciones? ¿Cómo las relaciones que surgen por esta vía de comunicación no siempre tienen un final feliz?, asimismo, hay una realidad, existen muchas personas en situaciones similares, que buscan encontrar a ‘alguien’ especial para enamorarse, apasionarse, y quizá, ¿por qué no? hasta compartir el resto de su vida.

En entrevista con Mónica Oceguera, esto fue algo de lo que compartió sobre La flama me llama.

 

La flama me llama /EDITORIAL RODRIGO PORRÚA

 

¿Por qué te interesó escribir sobre el tema de las relaciones de pareja en Internet?

“Porque cuando escribí el primer libro, yo no sabía de la existencia de esta aplicación. En el primer libro cubro varios sitios de Internet, en los que tienes que llenar formularios. Termino el libro y tenía un programa de radio, donde la gente hablaba, al descubrir Tinder en un viaje, le pedí a la gente que me escuchaba que estuviera en Tinder, si le gustaría compartirme sus historias, y mucha gente quiso”.

 

Son bastantes relatos, de todo tipo, divertidos o es el tono que les das ¿platícame de este proceso?

“Me inscribí en un curso en la Sogem, que se llamaba Del humor al erotismo, mi tono de escritura es humor negro, sarcasmo, pero tengo una venita de curiosidad para ‘encuerar’ a la gente y a los protagonistas, entonces me metí a ese curso y es el que me autoriza a escribir dos, tres relatos subidos de tono. Además del hecho de que el libro esté ilustrado con obra del artista Juan de la Cruz, que pinta erotismo, se hace una buena mancuerna”.

 

Se muestra a diferentes personas, adultos contemporáneos que buscan una relación, un afecto, alguien con quien salir, pero ¿cuál fue el motivo para escribir estas historias?

“Yo escribo para gente de mi edad en adelante, estoy celebrando mis 50 con este libro. Me metí a Tinder porque soy una persona “sola”, tuve que hacer un estudio de mercado, hay veces que te gustaría con quien ir al cine, a una boda, intercambiar puntos de vista. Para mí, cada día hay más divorciados, y ésta es una herramienta más para conocer a alguien. La probé en otros países donde son menos moralistas sobre buscar pareja por estos medios y me tocó salir con un par de gentes que realmente necesitaban un oído, una escucha. Hay veces que la tienes que hacer hasta de terapeuta y algo puedes aconsejar al otro, es llenar una soledad que a algunos les ‘pega’ más que a otros, yo la lleno escribiendo, haciendo el jardín, pero mucha gente se hace como Tinder Serial, porque ninguna de las historias del libro tiene un final de éxito”.

 

Mónica Oceguera /CORTESÍA

 

¿Cómo fue tu acercamiento con las personas para que te contaran su historia tan íntima y transformarla en una situación con humor?

“En el primer libro, al final convoco yo a la gente a que si tienen historias que me gusten contar en su búsqueda de relaciones, estoy abierta y doy ahí mi correo electrónico, por ahí me empezaron a llegar historias. Incluso tuve comunicación con un guionista de cine, quien se interesó en llevar mi libro a la pantalla grande y vamos en un segundo desarrollo del guión. Cuando lo enfoque a Tinder hice la convocatoria por el radio, me hablaba tanto gente extraña como amistades, entonces me disfracé de reportera y les invitaba un café o una cena, fui a dedicarles el tiempo para escuchar y anotaba, ya que tenia la historia se las presentaba y les preguntaba cómo te quieres llamar y me decían sus nombres de cómo hubieran querido llamarse. Fue una aventura ‘padre’ escuchar a la gente, yo veía que se desahogaban y terminaban agradeciéndome”.

 

¿Qué fue lo que encontraste como escritora al hacer estas historias?

“Me encontré con crítica del tema abordado, como que no le gusta a la gente que trate el tema tan ligeramente, pero existe. Incluso un par de amigos me dejaron de hablar. Sé que no hay un libro de este tema de un autor mexicano hasta el día de hoy, hay nueve en el mercado, siete son de Estados Unidos y dos de autores españoles, pero los nueve son como una guía o un manual de cómo usar Tinder, entonces lo mío no es un manual, son historias reales ya tocadas de una manera jocosa”.

 

¿Qué aprendiste de esta experiencia del proceso de hacer este nuevo libro?

“Aprendí que es una manera sana de distraerte, de desahogarte, de ‘terapearte’ y me sigue gustando, aprendí que estoy bien, que logro divertir a la gente y hacer ver algo triste como es la soledad, de una manera divertida y arriesgarse si quieren a conocer a alguien.

La portada del libro para mí es ‘yo me estoy desnudando ante ti Tinder y te estoy diciendo “estoy sola”, y agarro el teléfono y veo a quien me encuentro igual que yo, en mis mismas circunstancias’. Aprendí que estar solo no es malo, aprendí que existen aplicaciones para ayudar, que hay maneras de divertirse sin necesidad forzosamente de decir tengo una pareja. Hay mucho aprendizaje de escucharme a mi misma y de escuchar a la gente. Ya tengo material para un tercer libro, pero ese si solo lo voy a subir a Internet”.

 

Cada historia tiene un reflejo humano de esas ganas de encontrar a alguien, refleja con humor como una esperanza, ¿Cuál es tu mensaje para los lectores?

“Si, un anhelo, una esperanza. Y el mensaje es si necesitas estar con alguien, tú sigue buscando, porque si hay, uses Tinder o no lo uses, es decir, no te cierres a conocer a alguien realmente, el consejo es darte la oportunidad a ti y dásela al otro de por lo menos dos citas antes de decir ‘esta persona no me gusta’”.

 

¿A quién va dirigido el libro específicamente?

“Es la personas de 40 a 70 años, gente que todavía quiera buscar pareja o que no le guste andar solo, que ya esté sano de lo que le pasó antes, gente sola que quiera compartir”.

 

Después de la presentación de FIL ¿Qué sigue?

“Firme con la editorial Rodrigo Porrúa y ellos tienen la distribución en toda la República del libro, estará en todas las librerías y ellos organizarán otras presentaciones, no existe una agenda, pero sí pretendo ir a otros lugares. Además los libros los pueden encontrar en la Sogem”.

 

¿Cuáles son tus siguientes proyectos?

“Me gustaría subir el tercero en línea, entonces me pondría de plan terminarlo, que son las historias del primer libro que la editorial me hizo sacar del primero porque iba a quedar muy gordo, entonces ya tengo 15 historias del tercer libro, subirlo en línea seria el plan para el próximo año, porque no puedo dejar en el cajón tanta historia tan interesante”.

 

Mónica Oceguera

Es una mamá orgullosa de sus dos hijos, uno es ingeniero y el otro está en la universidad, que descubrió en escribir una terapia relajante.

Estudió Comercio Internacional, trabajó con su papá desde los 14 años y su sueño era tener hijos y cuidar su casa, nunca pensó en ser escritora y lo hizo al cerrar un ciclo a través de una terapia después de su matrimonio. Actualmente, es perito traductor, su actividad formal y profesional, se dedica a la traducción legal de documentos, y la escritura se ha convertido en su pasatiempo.

 

Mónica Oceguera /ALFONSO RUIZ CISNEROS

 

Mónica Oceguera

Facebook: Monica Oceguera Autor, Príncipe multicolores y ninguno azul

Twitter: @principemulticolores

E-mail: monicaoceguera@yahoo.com.mx

 

La flama me llama

Presentación en FIL 2018

Salón E, Área Internacional

30 de noviembre, 17:00 hrs.