Columnas

Desde la silla
30.04.2020
Inteligencia emocional
Café con letras
30.04.2020
Aracely Aguilera
Por: Aracely Aguilera
aracely@gentebien.com.mx
Inteligencia emocional

FOTOS: ISTOCK GETTY IMAGES

 

Si como adultos nos cuesta manejar la frustración, imagínense lo que significa para un niño. Creo que esta cuarentena la hemos ido llevando poco a poco, pero cuando se cruzan fechas importantes como un cumpleaños, ya sea el nuestro o de un ser querido, festejos ya establecidos como el Día del Niño o incluso como pasó con las “vacaciones” de Semana Santa y Pascua, nos podemos sentir no solo desanimados sino enojados.

Mi hija me decía que no era justo lo que estaba pasando porque quería celebrar el Día del Niño con un paseo con sus compañeros de la escuela, su regalo, ver a sus amigos, pastel o fiesta… días que han sido difíciles porque ya no tiene ganas de hacer tarea porque se siente aburrida. La verdad la entiendo, ni yo tengo ganas de seguir con las tareas, pero esto debe continuar, así que trato de animarla porque de alguna manera las actividades escolares también son una distracción para pasar el día y además, al volver, es mejor que hayan practicado, leído y tratado de ir al corriente con las materias, aunque nunca será lo mismo que con el apoyo de los maestros.

 

 

Desde hace mucho tiempo entendí que sacar 10 en la escuela no asegura el éxito en la vida. Más que conocimientos, para salir adelante se requiere de Inteligencia Emocional y vaya que eso está sirviendo ahora. Sacar un 10 ahorita es lo de menos, pero saber sobrellevar los cambios de la vida y adaptarse, es mucho más importante. Yo no quiero hijos de 10, eso me queda claro, prefiero niños que busquen alternativas creativas para continuar o salir de un problema, que digan cómo se sienten, que de lo que tengan en casa puedan construir y pasar sus días de la mejor manera, dejar de ser tan cuadrados porque se sufre más cuando la vida te obliga a cambiar y tú te rehúsas.

Muchos entramos en shock cuando hay cambios pero es parte de la vida. Queremos llevar un guión establecido pero, ¿qué crees? Ese no lo escribimos nosotros. Me reconozco como una persona cuadrada que se ha ido transformando, me considero disciplinada y constante, pero me asusta no poder adaptarme, entonces intento aprender observando a otros cómo lo hacen, preguntado mucho, buscando nuevas maneras de hacer y sobre todo, no paralizándome, porque a todos nos puede pasar.

Si no sabes, pregunta; si no lo encuentras, sigue buscando; si no entiendes, inténtalo de nuevo y si te caes, levántate. No hay otra forma más que intentar una y otra vez. Si no sabes de tecnología métete a un curso o acércate a personas más jóvenes que tú; y cuando tú sepas algo, también enseña y comparte. Decir “no sé hacerlo o no entiendo” puede dar pena pero es peor quedarse atorado en esa duda.

Vienen fechas importante como el Día del Niño y ya buscaremos la manera de hacerlo divertido, preparando comida especial, viendo películas, organizando una mini albercada o cocinando su pastel favorito; llámale a los cumpleañeros que no puedes ver y piensa que pronto, cuando esto pase, habrá mucho qué celebrar, veremos a nuestros amigos con más gusto y esta sensibilidad, no hará más conscientes de nuestras emociones.

 

 

Una fecha más es el 10 de mayo, que para muchos será difícil si es que no pueden ver a su mamá o bien, las que se estrenan con esta fecha este año y no pueden celebrar. Aunque sea así, vale la pena despertar con ánimo, lucir un bonito vestido y arreglarle, solo para ti, para animarte y recordarte que no es necesario tanto derroche ni aplauso de los demás, todo está dentro, ¡anímate en tu día y sonríe para ti! Ya con la oportunidad de estar cerca de los tuyos es más que suficiente.  Con un poco de maquillaje, tu sonrisa y una buena actitud, será un día especial.   

Finalmente, les quiero comentar sobre un texto muy interesante que puede darnos una perspectiva de lo que realmente es estar aislado. El libro Solo de Richard E. Byrd relata en primera persona lo que vivió este almirante, quien pasó seis meses en el invierno antártico donde habla de su soledad y la lucha por sobrevivir en un medio tan hostil soportando altas temperaturas y sin esperanza de ser rescatado hasta la primavera. Para mí, es una manera de darnos cuenta que tenemos mucho a favor.