Columnas

Athletics
19.07.2017
‘Su majestad’
19.07.2017
‘Su majestad’

Grandes deportistas han marcado épocas y resulta complicado comparar o elegir uno sobre otro, pero sin duda hay nombres que destacan y al hablar de ellos reflejan la historia de una disciplina y ese es el caso del tenis. A sus 35 años, Federer se reinventó una vez mas. En una época de grandes nombres donde pudiéramos mencionar a Pelé, Maradona, Messi, CR7, Michael Jordan, Michael Phelps, Usain Bolt, entre otros, aparece la figura de Roger Federer para muchos el mejor tenista de todos los tiempos. Ha ganado dos Grand Slams en 2017, incluidos dos masters 1000 y un ATP 500, algo que para los expertos del tenis parecía imposible, incluso lo habían llamado viejo y más después de que sufriera una lesión en la rodilla que lo llevó a tener que intervenirse quirúrgicamente en 2016.

Lejos de esa realidad, Federer ha rejuvenecido, hoy en día juega su mejor tenis y cual vino, pasan los años y juega mejor. Después de muchos años como claro dominador del tenis, llegó a su superficie favorita sin absolutamente nada que perder y con la frescura del pasado y con un tenis intacto venció rivales a diestra y siniestra sin conceder un solo set algo que no pasaba desde hace más de 40 años para coronarse campeón por octava vez en el All England Club de Londres. El único tenista en lograr dicha hazaña fue Bjorn Borg en 1976. Imposible hablar de retiro cuando los números lo avalan, 93 títulos incluidos 19 grandes, demuestran que su majestad seguirá escribiendo páginas doradas por un par de años más.


Ver jugar a Roger Federer es un deleite absoluto, más sobre su superficie favorita. Sin duda los amantes del tenis lo aman tanto como los mismo aficionados que no conocen tanto del deporte, de alguna u otra manera le fueron aplanando el camino para soñar con ganar este título de Grand Slam, dejando en el camino a Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray. No fue la final más atractiva... quizá no. Pero lo que si es una realidad es que aunque el rival hubiese sido otro y no Marín Cilic el resultado habría sido el mismo.


Larga vida al rey del tenis, ojala que el tiempo nos permita verlo y, sobre todo, a este nivel tan alto que ha podido mantener por tantos y tantos años.